lunes, 29 de agosto de 2016

Combatiendo la narrativa del ISIS

Hace unas semanas publiqué en el diario El País este artículo sobre la narrativa del ISIS: "La furia apocalíptica del ISIS". Lo recupero ahora en mi blog, que tengo demasiado abandonado debido a otros compromisos editoriales. En otoño de 2016 habrá nuevo libro y, espero, que también en primavera de 2017. Los temas son una sorpresa, pero adelanto que tocan temas de actualidad.

Dos años después de proclamar su califato, el autodenominado Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés) sigue siendo un gran desconocido. A pesar de los ríos de tinta que se han vertido sobre sus atrocidades, poco o nada se sabe sobre su ideología. Si bien es cierto que la creciente presión militar de la que es objeto le ha hecho perder una parte significativa de sus dominios en Irak y Siria, también lo es que todavía queda mucho camino por recorrer a la hora de combatir su narrativa.

Dabiq 15 Break The Cross 
Como otros grupos yihadistas, el ISIS comulga con la doctrina wahabí que realiza una interpretación literal de los textos sagrados islámicos, defiende un estricto monoteísmo y pretende erradicar toda práctica considerada desviada. Hace un siglo, la dinastía saudí no dudó en recurrir a la yihad para imponer el wahabismo a la población del reino, que desde su nacimiento se ha regido por el principio de “promoción de la virtud y prohibición del vicio”. Todos aquellos que se negaron a aceptar el wahabismo o se enfrentaron a los Saud fueron tachados de apóstatas, incluida la propia dinastía hachemí que descendía de Mahoma y gobernaba la ciudad sagrada de La Meca.