jueves, 30 de junio de 2011

Obama abandona a Afganistán

El analista Víctor de Currea-Lugo publicaba hace unos días en el diario El Espectador esta reflexión sobre los planes de la Administración de Obama de retirar paulatinamente sus tropas del país asiático. El artículo tenía el esclarecedor título "Afganistán: malo irse, peor quedarse". Demoledor el dato de que el 97% del PIB afgano está ligado a la presencia militar extranjera en el país. ¿Qué pasará cuándo la mayor parte de los militares occidentales abandonen el país? No hace multa mucha imaginación para saberlo...

"Casi diez años después de la ocupación de los Estados Unidos a Afganistán, en el marco de la guerra contra el terror, pareciera que los Estados Unidos no saben qué hacer. Con la excepción de la muerte de Bin Laden (que sucedió en Pakistán), la guerra contra el terror, el control de Afganistán, y una larga lista de metas, implícitas o explícitas, no han tenido éxito.

Nuevas metas como la lucha contra la producción de opio, o el establecimiento de normas y prácticas democráticas, tampoco se han cumplido. La agenda ha cambiado estrepitosamente: de construir un Afganistán democrático y próspero, los Estados Unidos y sus aliados se conforman con crear una policía y un ejército afgano que cubra la salida de las tropas extranjeras y que trate –por lo menos que trate- de mantener a raya a los Taliban, la producción de opio y a los señores de la guerra. Los pocos logros de la cooperación se reducen a educación básica y atención primaria, programas que tampoco han llegado a todo el país.

Durante el período 2001-2006, el triunfalismo casi que insinuaba la extinción de los Taliban, pero esos avances no se acompañaron de políticas sociales, ni de construcción de democracia. Karzai, presidente impuesto desde 2001, perdió todas las oportunidades de hacer de Afganistán un país más decente: su poder depende de los señores de la guerra, entre los que se encuentra su hermano. El país es, según un antiguo ministro de finanzas, un “Estado fallido narco-mafioso”, donde la corrupción campea.
obama-afghanistan-2
En ese panorama, la conclusión era obvia: el resugir Taliban. En 2008, los Taliban ya hacían presencia en el 72% del territorio con un gran poder militar. Drogas, impuestos a los comerciantes locales, obras de reconstrucción, y hasta las contribuciones de los donantes internacionales han enriquecido a los diferentes grupos armados.

El gasto total de los Estados Unidos en la guerra ha sido de 2 mil millones de dólares al día. En un informe del Senado sobre la evaluación de la ayuda de los Estados Unidos a Afganistán (junio 8 de 2011, considerado el reporte más completo en esta materia) muestra que el 80% de los recursos de ayuda, a través de la agencia USAID, son gastados en el sur y el oriente de Afganistán, sólo el 20% ciento va al resto del país; y ese 80% se destina principalmente a proyectos de corta duración.

Pero el problema es que la guerra es ahora la fuente de ingresos del país (sin contar el opio). Actualmente, el 97% del PIB de Afganistán deriva de los gastos relacionados con la presencia militar extranjera y la comunidad de donantes, por lo cual el país podría sufrir una severa depresión económica, cuando las tropas extranjeras se retiren.

La agenda ideal pasaría por aceptar que el Afganistán de hoy no es aún una nación, sino que dentro de este territorio existen y conviven distintas tribus; entender la relevancia de sus fuertes lazos con Pakistán (de donde llegan tanto bienes como males) y reconocer que la gran cantidad de civiles asesinados por las fuerzas de ocupación, solo han servido para “alimentar” a los Taliban.

Colombia ha mirado a Afganistán como campo de aprendizaje: Es curioso el “intercambio” de experiencias: Colombia envió militares para que enseñaran allá la mecánica del fracasado “Plan Colombia” para erradicar cultivos ilegales, y trata de incorporar aquí la famosa estrategia de “winning heart and minds” (ganar corazones y mentes) que ha fracasado en Afganistán.

Entonces, si los Estados Unidos se retiran, se afecta la economía y el país podría caer de nuevo en manos de los Taliban y de los señores de la guerra, si se quedan, el país seguiría condenado al caos de los últimos diez años. Malo si se van, peor si se quedan".

miércoles, 29 de junio de 2011

Revoluciones árabes y cambios de paradigmas

El Centro de Educación e Investigación para la Paz (CEIPAZ) acaba de publicar su anuario "El mundo a la deriva: crisis y pugna de poder", coordinado por su directora Manuela Mesa, que puede descargarse gratuitamente en versión pdf.
Mi contribución lleva el título "Las revoluciones árabes: hacia un cambio de paradigma" (páginas 105-119). A continuación recojo algunos de sus extractos:
"Sin duda una de las principales lecciones de las revoluciones árabes es el cuestionamiento del paradigma de la excepción islámica, según el cual Islam y democracia son irreconciliables. Igualmente importante es que las revoluciones hayan sido esencialmente movimientos no violentos, lo que nos obliga a destacar el valor de la resistencia civil como medio para poner fin a los sistemas autoritarios y asentar la democracia.

En las últimas décadas se ha venido insistiendo en que el mundo árabe islámico no puede desarrollar una sociedad civil debido a la impermeabilidad de dichas sociedades a los procesos de secularización, condición ineludible para la existencia de un pluralismo intelectual y político (Gellner, 1996). Otra razón que explicaría esta supuesta excepción islámica sería la imposibilidad de separar poder espiritual y poder terrenal (Lewis, 1996). Esta lectura culturalista y determinista no coincide, sin embargo, con la situación sobre el terreno y con la eclosión de organizaciones, asociaciones y movimientos de diversa índole registrada en el conjunto del mundo árabe.

La sociedad civil no ha dejado de crecer durante las tres últimas décadas, lo que cuestiona que el Islam sea incompatible con el desarrollo de una sociedad civil autóctona. Desde 1980 hemos asistido a la proliferación de organizaciones privadas sin ánimo de lucro, asociaciones de defensa de los derechos humanos y de desarrollo comunitario, fundaciones científicas o caritativas, organizaciones femeninas, sindicatos profesionales, círculos de licenciados universitarios y, sobre todo, ONG, cuyo número se estima hoy en cerca de 125.000 en el conjunto de los países árabes cuando en 1960 no alcanzaban las 10.000. Posiblemente la suerte de las revoluciones populares hubiera sido diferente de no existir este caldo de cultivo.

De hecho no hay nada en las sociedades islámicas que las haga incompatibles con la democracia, los derechos humanos, la justicia social o la gestión pacífica de los conflictos, como pretenden quienes defienden la existencia de una excepción islámica. Asef Bayat, profesor de la Universidad de Leiden, denuncia a quienes plantean una lectura literalista de los textos sagrados islámicos, ya sea desde una óptica orientalista o desde un prisma religioso ultraortodoxo, y consideran que conceptos como el de ciudadanía, libertad y tolerancia no tienen cabida en el mundo árabe. En su opinión, “no hay nada intrínseco en el Islam, o en cualquier otra religión, que la haga inherentemente democrática o no democrática, pacífica o violenta” (Bayat, 2011: 43).

Uno de los hechos más relevantes de las revoluciones populares árabes es que, desde un primer momento, los manifestantes han apostado por la no violencia y no se han replanteado su posición a pesar de la fuerte represión de la que han sido objeto. La idea de que la resistencia civil y el activismo no violento podrían contribuir a asentar la democracia y el buen gobierno en el caso de darse las condiciones adecuadas, tal y como ahora parece ocurrir, ha ido calando en las sociedades árabes en el curso de las últimas décadas y, de manera especial, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001...

Además del carácter no violento de las revueltas debe destacarse la importancia que han tenido las nuevas tecnologías a la hora de movilizar a las poblaciones árabes hasta el punto de que es pertinente hablar de ciberrevueltas. Facebook y Twitter han tenido un peso esencial al convocar las manifestaciones y reclutar a nuevos activistas. Como advirtiera Habib Battah, “el reciente desarrollo de productos relacionados con Internet, telefonía móvil y nuevas tecnologías está proporcionando un nuevo espacio donde las opiniones políticas y los comentarios de la gente no se encuentran sujetos al estrecho control del Estado” (Battah, 2008: 87). Dichas tecnologías han permitido sortear la censura y una cierta libertad de expresión a la hora de abrir debates públicos sobre ciertos tabúes políticos, en particular a través de los blogs.

Como señalan North y Rockwell, “las fuerzas de la oposición ahora están conectadas, no organizadas. Esto no había ocurrido antes en la historia. Las masas pueden comunicarse con gente similar tras pagar un ordenador y una conexión a internet” (North y Rockwell: 2011). No obstante, la penetración de internet es todavía limitada en el mundo árabe (un 21 % según Internet World Stats) por lo que no debe infravalorarse el papel jugado por Al-Yazira, que es el medio predilecto de los árabes para acceder a una información veraz. Las cadenas por satélite y, ahora, las redes sociales han sido capaces de romper el monopolio estatal sobre la información".

martes, 28 de junio de 2011

Llamamiento escritores sirios

Hace unos días, un grupo de cien escritores sirios emitió un manifiesto de condena contra el régimen y de solidaridad con el pueblo sirio que está sufriendo una cruenta represión. Otros autores se han sumado al manifiesto, entre ellos Paul Auster, Russell Banks, John Berger, Juan Goytisolo, Elfriede Jelinek, Marie N'Diaye y Cees Nooteboom. Debido a la violenta naturaleza del régimen, la identidad de los firmantes no se ha hecho pública para evitar represalias contra ellos o sus familiares.

A continuación reproducimos el Manifiesto:

"Nosotros, escritores sirios, respaldamos el llamamiento de nuestros compañeros cineastas a sus homólogos en el resto del mundo y lo enviamos a los escritores, poetas y críticos literarios alrededor del mundo para pedirles que lo respalden firmándolo.

Hoy, los ciudadanos pacíficos sirios están siendo asesinados por reclamar sus derechos humanos elementales y libertades.

Es el mismo régimen corrupto y despótico que ha encarcelado a sus ciudadanos durante décadas y les ha privado de su libertad y su dignidad, el que ahora está destruyendo sus vidas y sus sueños.

Nosotros, escritores sirios firmantes de este llamamiento, creemos que no es posible una reforma que no ponga fin inmediato al control de las fuerzas de seguridad sobre las vidas del pueblo sirio y a la inmunidad de la que disfrutan, que no clausure las prisiones políticas y que no libere a todos los prisioneros políticos.

Desde aquí hacemos una llamamiento a todos los escritores del mundo para que denuncien el asesinato de los civiles sirios, que reclamen un inmedito fin de las matanzas y que declarecen su solidaridad con el pueblo sirio y con sus sueños de justicia, igualdad y libertad".

Por favor, enviad vuestra firma y vuestro nombre, profesión y nacionalidad a appel.syrie@mediapart.fr

lunes, 27 de junio de 2011

Acuerdo España-Israel

El Comité de Solidaridad de la Causa Árabe recoge el Acuerdo sobre Información Militar Clasificada entre España e Israel aprobado el 15 de abril por el Congreso español. Viene siendo una constante que cuando más se empeña Israel en negarse a la autodeterminación del pueblo palestino y a la creación de un Estado palestino soberano e independiente, más recompensas recibe de los países europeos. A continuación algunos extractos de la información:

"No es un acuerdo ‘técnico’, ni neutral. Se hace con una potencia ocupante, con actuaciones encausadas de crímenes contra la humanidad y que al profundizar la colonización persigue la aniquilación de la causa palestina. Además, en el Acuerdo se hacen concesiones y se trata con ‘normalidad’ una legislación interna israelí que es racista y considera ‘israelí’ a Territorios Ocupados y ajustado a la legalidad [israelí] la vulneración de los derechos humanos.

En la Comisión de Asuntos Exteriores y después en el Pleno del Congreso de los Diputados se tramita la aprobación del Acuerdo relativo a la protección de información clasificada entre el Reino de España y el Gobierno del Estado de Israel/el Ministerio de Defensa israelí.

La Ministra de Defensa Chacón, que ha firmado ya nuevos Acuerdos militares con Israel, a pesar de que es una potencia ocupante y rechaza la legalidad internacional, no hace caso del Código de conducta en el comercio de armamento con Israel y refuerza su industria con la compra española de ingenios bélicos, es la que ha promovido reforzar los acuerdos militares, en este caso en el plano de información clasificada. La hipocresía y el doble rasero se hacen evidentes, porque Israel maltrata y mata a población civil continuamente. Desde hace muchos años.
Netanyahu y ZP
Argumentos contra el acuerdo:
-Israel tiene leyes 'internas' -que se admiten en este protocolo que consideran israelíes a territorios conquistados, Jerusalén, colonias, etc., con lo que 'contratistas' y Ejército que tengan su sedes en los Territorios Ocupados o que hayan contribuido a actividades delictivas -desde el punto de vista del derecho internacional- como el Muro, colonias -y el Ministerio de Defensa Israelí es parte activa de esos crímenes de lesa humanidad y violaciones de Resoluciones- serán tratados 'normalizadamente' por las autoridades españolas, cuando debieran perseguirse judicialmente a esos contratistas o militares por esas actividades e incumplimientos internacionales. (artículo 3, 7º)
Además,
-Israel no ha firmado el Tratado Penal Internacional.
-Israel tiene bombas atómicas y no firma el Tratado de no Proliferación Nuclear.
-Israel no deja que haya inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica.
-Israel incumple Resoluciones de las Naciones Unidas.
-Israel incumple las diferentes Convenciones de Ginebra
-Israel ha conquistado, ocupa y retiene diversos territorios árabes, Líbano, Siria, Palestina
-Israel altera demográficamnte los territorios conquistados, Golán, Jerusalén, las colonias, expulsando a los palestinos. No acepta que vuelvan los refugiados a sus hogares.
-se apropia de recursos hídricos.
-hay cerca de 500 check point que atrapan a los palestinos y destruyen su economía y vida.
-mantiene ilegalmente bloqueado a Gaza y amenaza a lasFlotillas humanitarias que intentan romper el bloqueo.
-ha construido un Muro dentro de la ocupada Cisjordania, que la Corte Internaciopnal de La Haya ha considerado ilegal y reclama su destrucción e indemnización a los que han sufrido expropiaciones y daños. Este Muro se ha construido por empresas que muchas veces son de las colonias.
-Israel tiene leyes racistas, sobre ciudadanía, la del Fondo Nacional Judío, contra Al Nakba,... contra su minoría árabe palestina.
-En España y en otros países hay demandas judiciales contra Israel y sus autoridades políticas y militares por crímenes contra la humanidad y que el aparato judicial israelí no lleva a cabo investigaciones porque admite como información ‘independiente’ las propias investigaciones del Ministerio de Defensa Israelí, fuera de toda lógica, al ser el Ministerio de Defensa Israelí y su Gobierno parte inteersada en evitar que sus miembros sean encausados".

viernes, 24 de junio de 2011

Retrato de los refugiados iraquíes

"Waiting room" es el nombre del comic que la norteamericana Sara Glidden realizó sobre la situación de los refugiados iraquíes en territorio sirio. De recomendable, aunque lineal, lectura. De hecho no acabo de entender las similitudes que algunos (entre ellos el diario Público) le encuentran con la iraní Marjane Satrapi, la autora de Persépolis, mucho más incisiva y certera en su retrato de la sociedad iraní antes y después de la Revolución Islámica de 1979.

jueves, 23 de junio de 2011

¿Por qué calla el mundo ante la situación en Siria?

Amnistía Internacional ha lanzado una campaña con el nombre ¿Por qué calla el mundo ante la situación en Siria? para presionar a las autoridades sirias para que detengan el baño de sangre contra su población y para que se investiguen las violaciones de los derechos humanos perpetradas por el régimen. Sólo tienes que firmarlo!

Ibrahim (nombre ficticio), albañil de 31 años, fue disparado por las fuerzas de seguridad sirias mientras participaba en una manifestación el pasado 3 de junio en la ciudad siria de Jebel al-Zawyah. Como él, miles de personas salieron a la calle a protestar pacíficamente ese día, pero el ejercito abrió fuego contra la multitud e Ibrahim cayó herido en el suelo. Luego, las fuerzas de seguridad se lo llevaron a un edificio cercano: “Me preguntaron: ¿quién es tu Dios? Alá, contesté. No, tu Dios es Bashar, me gritaron. Entonces me golpearon por detrás de la cabeza y perdí el conocimiento. Me desperté entre unos árboles y alguien me trajo al hospital”. Después de su liberación, Ibrahim llegó a Turquía, donde está siendo tratado de su herida mientras se pregunta: ¿Por qué calla el mundo? ¿Por qué nos dejan solos?

Ibrahim tuvo suerte. Desde que comenzaron las protestas, en Siria han muerto más de 1100 personas a manos de las fuerzas de seguridad. Se ha detenido a miles, y muchos permanecen recluidos en régimen de incomunicación. Los que consiguen huir, tratan de escapar a Turquía, en cuyas fronteras se encuentran atrapadas más de 7.000 personas solo en la provincia de Hatay, según las autoridades turcas. La realidad es que podrían ser muchas más; hasta 10.000 personas se agrupan en la frontera siria, esperando poder regresar a sus hogares o cruzar a Turquía.

Mientras miles de personas tratan de abandonar el país, las que permanecen en Siria continúan bajo la represión del presidente Bashar al-Assad. Especialmente preocupante es la muerte de varios menores de edad que participaban en manifestaciones. En los últimos días han salido a la luz grabaciones en vídeo de dos nuevos casos de adolescentes muertos tras sufrir palizas y heridas de bala. Es el caso de Thamer al Sahri, de 15 años, cuyo cadáver fue devuelto a su familia después de más de diez días desaparecido. En el cuerpo de Thamer se aprecian heridas de bala y la falta de un ojo y varios dientes. Según los informes, también tenía fracturado el cuello y una pierna.

Las manifestaciones para exigir reformas en Siria comenzaron en febrero de 2010 y desde mediados de marzo las fuerzas de seguridad sirias han llevado a cabo una campaña de violencia contra los manifestantes. Más de 1100 personas han muerto, incluidos más de 80 menores de edad. Se ha detenido a miles de personas, muchas de las cuales permanecen recluidas en régimen de incomunicación, bajo grave riesgo de ser torturados.

Es hora de que las autoridades sirias detengan esta sangrienta represión y que se investiguen las violaciones de derechos humanos cometidas, incluidos los asesinatos de manifestantes y las torturas de detenidos,  especialmente en el caso de menores de edad.
¡Actúa! Rellena tus datos en este enlace.

miércoles, 22 de junio de 2011

Apoyos para la Flotilla de la Libertad

La próxima semana zarpará el Gernika, el buque fletado desde España para unirse a la Segunda Flota de la Libertad que intentará llegar a la Franja de Gaza con ayuda humanitaria. Rigoberta Menchú (Guatemala), Mairead Maguire (Irlanda del Norte), Jody Williams (Estados Unidos) y Shirin Ebadi (Irán), que tienen en común haber sido galardonadas con el Premio Nobel de la Paz, han hecho llegar al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon una carta en la que condenan el bloqueo de la Franja de Gaza por parte de las autoridades israelíes y  demandan que las Naciones Unidas garanticen la seguridad de la misma impidiendo su asalto por Israel.

A continuación, transcribimos el texto íntegro de la carta:

"Estimado señor secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon

Le escribimos esta carta para instarle a que use sus buenos oficios para apoyar las necesidades humanitarias de la gente de Gaza. Desde nuestro punto de vista, usted puede apoyar a la gente de Gaza mediante dos acciones clave:

En primer lugar, nombrando a un representante para que inspeccione y selle posteriormente el cargamento de los barcos de la Segunda Flotilla de la Libertad, asegurando de esta forma al Gobierno israelí que los barcos transportan ayuda humanitaria como juguetes, suministros médicos, cemento y material educativo.

Igualmente importante, también le urgimos encarecidamente a que use su autoridad para hacer un llamamiento a todos los gobiernos para que garanticen la seguridad de las personas que embarquen en la Segunda Flotilla de la Libertad. Nos hemos sentido muy decepcionadas al saber de sus recientes esfuerzo para persuadir a miembros de diferentes gobiernos para que impidan que la Segunda Flotilla de la Libertad lleve ayuda humanitaria a Gaza.

Le urgimos a que reconsidere su postura y anime a los diferentes Estados a prestar apoyo y a pedir a Israel que no use la fuerza contra legítimas iniciativas humanitarias llevadas a cabo por la sociedad civil para ayudar a parar el sufrimiento de la gente de Gaza, que afronta una crisis humanitaria de consecuencias devastadoras.
La Segunda Flotilla de la Libertad, organizada por 14 organizaciones nacionales y coaliciones internacionales y con más de 1.500 ‘pasajeros de la libertad’ zarpará este mes hacia Gaza. Navegando con el espíritu de promover los derechos humanos, la prosperidad y la responsabilidad social, el objetivo de la Flotilla es aliviar la crisis humanitaria de las personas que viven en Gaza.

El bloqueo a Gaza está teniendo un claro impacto dañino sobre la gente de Gaza y el Programa para el Desarrollo de Naciones Unidas y otras instituciones informan sobre altos niveles de malnutrición y otros problemas de salud. Según un informe del Programa Mundial de Alimentos y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el nivel de pobreza entre la población palestina de Gaza se ha triplicado desde la imposición del bloque, con un 61% de hogares en los que no hay suficiente comida. El bloqueo ha ahogado la economía de Gaza y ha destruido los medios de vida y los hogares de la población.

Creemos que estas peticiones son acordes a la resolución 1860 del Consejo de Naciones Unidas de enero de 2009, así como de la Misión de Investigación de 2010 del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre el ataque a la primera Flotilla de la Libertad, que piden el levantamiento del bloqueo para permitir la ayuda humanitaria.

Le urgimos a hacer todo lo que pueda para apoyar esta iniciativa humanitaria internacional no violenta, para enviar a representantes de las Naciones Unidas para inspeccionar y sellar la carga y para apelar a todos los gobiernos para que permitan un viaje seguro de la Segunda Flotilla de la Libertad.

Gracias por su atención en este importante asunto. Esperamos de usted una respuesta positiva.

Sinceramente

Mairead Maguire, Rigoberta Menchú, Jody Williams y Shirin Ebadi

martes, 21 de junio de 2011

Sobre el discurso de Bashar

El presidente sirio Bashar al-Asad se dirigió ayer lunes de nuevo a la nación. Su discurso, pronunciado en la Universidad de Damasco, solo puede entenderse como una nueva burla a la sociedad siria. Una vez más repitió los mismos lugares comunes sobre la conspiración internacional para derrocar al régimen y prometió de reformas cosméticas. Los guiños a la oposición fueron ridículos: establecimiento de un diálogo nacional (que ya ha sido rechazado por los grupos opositores mientras prosiga la represión), celebración de elecciones (pero con tan sólo la participación del oficialista Frente Nacional Progresista dominado por el Baaz), amnistía general (el número de detenidos y encarcelados no sólo no se reduce, sino que se ha multiplicado en las últimas semanas) y modificación de la Constitución (para introducir cambos cosméticos). De otra parte, Bashar denunció a los "extremistas que combaten las instituciones del Estado" y también a la sociedad civil ("intelectuales extremistas y blasfemos que se están casusando el caos en el nombre de la libertad").

Cada vez me da más la impresión de que el régimen está paralizado y no tiene un 'plan b' para afrontar la revolución popular, que se ha extendido al conjunto del país. Bashar al-Asad finge no ver lo que ocurre a su alrededor. El régimen se desmorona a marchas forzadas. La brutal represión, que ya ha provocado más de 1.300 víctimas, no sólo no ha conseguido asustar a la población, sino más bien al contrario puesto que cada viernes salen más sirios a la calle para exigir la caída del régimen. Mientras tanto las fisuras empiezan a resquebrajar el habitual consenso interelitista de la alianza clánico-familiar de los Asad. Dimiten diputados y responsables políticos de las provincias más azotadas por la represión (Deraa, Homs, Latakia e Idlib), Rami Majluf (el primo del presidente, casi tan odiado como Maher) ofrece parte de su fortuna para obras benéficas (como si el pueblo se conformase con obras de caridad) y crecen los rumores sobre motines militares (no sólo en Yisr al-Shugur sino también en Qalaat al-Nu`man, lo cual requiere medidas ejemplarizantes).
Los refugiados sirios superan ya los 10.000, lo que podría generar una crisis humanitaria a nivel regional. De momento, Turquía, Líbano y Jordania han sido los países más afectados. Turquía, otrora defensora incansable de Siria, empieza a cansarse de su vecino y las relaciones podrían retroceder veinte años atrás, cuando ambos países prácticamente congelaron sus relaciones. Además de la importancia de los intercambios comerciales entre ambos países, la inestabilidad interna puede agudizar la crisis económica siria, razón por la cual el nerviosismo empieza a cundir entre las elites sirias, que interpretan que la situación actual no puede mantenerse durante más tiempo. 

Por último: una demostración más del mundo paralelo en el que vive el régimen. Bashar señaló que las fuerzas de seguridad tenían orden de detener a 64.000 personas por cometer actos vandálicos! Bashar se mostró partidario de combatir la corrupción, pero no la de su cículo familiar (los Asad, los Majluf y los Shalish) porque ésta "no se encuentra en las capas más altas de la sociedad, sino en esas más bajas".

lunes, 20 de junio de 2011

Condena a Siria

El pasado 14 de junio el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas emitió un duro informe sobre las sistemáticas violaciones de los derechos humanos por parte del régimen sirio. Ante la negativa del régimen a permitir la entrada de observadores internacionales, el informe preliminar se basa esencialmente en los testimonios recogidos por activistas de derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil y reportajes periodísticos.

El punto 4 hace un excelente resumen del comienzo de las protestas y de sus demandas: "Desde el 15 de marzo, miles de sirios han tomado parte en manifestaciones registradas a lo largo y ancho del país. En un primer momento, las reclamaciones se centraron en cuestiones como la corrupción, la discriminación, la libertad de expresión, la participación en los asuntos públicos y en la toma de decisionesy en la liberación de prisioneros políticos. Dada la reacción brutal de las autoridades sirias, las siguientes protestas no solamente demandaron diálogo y reformas en torno a estas reclamaciones, sino que además rechazaron las tácticas represivas adoptadas por las fuerzas de seguridad, reclamaron un mayor respeto por los derechos humanos fundamentales y las libertades generales y demandaron amplias reformas económicas, legales y políticas de manera urgente, en particular respecto al estado de emergencia vigente desde 1963 que permitía la suspensión de los derechos fundamentales y concedía poderes excepcionales a las fuerzas de seguridad".
Además, el informe constata "el uso de munición real contra los civiles desarmados, includos el empleo de francotiradores desde las azoteas de edificios públicos y el despliegue de tanques en áreas densamente pobladas por civiles", lo que ha provocado una gran mortandad: 1.100 víctimas. También denuncia las detenciones arbitrarias a escala masiva de más de 10.000 personas, muchos de ellos defensores de los derechos humanos, activistas políticos y periodistas, todo ello con el objeto de tratar de silenciar las críticas contra el régimen. Muchos de los detenidos han sido torturados, algunos de ellos hasta la muerte. En las ciudades asediadas se ha impedido la libertad de movimiento de la población, se ha restringido la distribución de alimentos y se ha impedido el acceso de sus habitantes a los servicios sanitarios.

Por todo ello, el Consejo de Derechos Humanos interpreta que una misión de Naciones Unidas debería investigar sobre el terreno la sistemática violación de derechos humanos y que los culpables sean juzgados por los crímenes que han cometido.

jueves, 16 de junio de 2011

Fuego sobre el Marmara

¿Quién no se acuerda del ataque contra la Flotilla de la Libertad? El Mavi Marmara fue el barco asaltado por las tropas de elite israelíes. El resultado es por todos conocido. El documental "Fuego sobre el Mármara", producido por TeleSur, reproduce los acontecimientos.

miércoles, 15 de junio de 2011

La debilidad del régimen sirio

The Economist publica un artículo titulado "The tide may slowly be turning against president Bashar Assad" en el que destaca que el equilibrio de poder está cambiando rápidamente en contra del régimen y que el factor tiempo juega en su contra. El artículo considera que las protestas se están extendiendo e intensificando por el conjunto del país (incluidas las tercera y cuarta ciudades en número de habitantes: Homs y Hama).

En uno de sus fragmentos señala: "La primera de las dos grandes cuestiones es si la revuelta llegará a Damasco y Alepo, la capital y la segunda ciudad sirias, que han permanecio relativamente, aunque no completamente, tranquilas. La segunda cuestión es si las fuerzas de seguridad, sobre las cuales se erigió el régimen tras el golpe de estado de Hafez al-Asad, permanecerán leales. Si los rangos medios y bajos del ejército, integrados mayormente por la mayoría suní que comprende el 75% de la población,´empiezan a volverse en contra de los altos oficiales (entre los cuales predomina la minoría alawí, el 10% de la población), entonces el régimen podría empezar a demoronarse. Los acontecimientos del 5 de junio en la ciudad de Yisr al-Shugur, cerca de la frontera noroeste con Turquía, sugieren que esto puede estar empezando a ocurrir".
De otra parte, Syria Today entrevista a Patrick Seale, uno de los mejores conocedores de la realidad siria, que considera que "sin una solución política, el país está en riesgo de caer en una guerra civil con una quiebra de la ley y el orden, asesinatos arbitrarios y un permanente peligro de conflicto sectario. Si tal situación se diera, todos sufrirían sin ninguna excepción. De ahí que sea esencial una solución política". Para que se de este diálogo, Seale considera imprescindible la  liberación de presos políticos, la interrupción de la represión, la derogación efectiva de las leyes de emergencia, el fin del sistema monopartidista, el combate contra la corrupción y el enjuiciamiento de los corruptos, así como garantizar la libertad de expresión y la independencia de la judicatura.

lunes, 13 de junio de 2011

Victoria histórica del AKP

El AKP se ha impuesto en las elecciones legislativas turcas. Su victoria ha sido contundente: 326 de los 550 escaños de la Asamblea Nacional. El diario Hurriyet considera que, con esta victoria, se abre "una nueva página para Turquía". Erdogan es el tercer dirigente en la historia de la moderna Turquía en superar el 50% de los votos. Únicamente Adnan Menderes y Süleyman Demirel lo lograron previamente en 1950, 1954 y 1965, en una época en la que el CHP disfrutaba de una situación cuasi monopolística en la escena política turca.
A continuación reproducimos el editorial de El País: "Limitada victoria". Parece ser que se aceptan los argumentos de la oposición turca en torno a la existencia de una agenda oculta para acabar con el Estado laico e islamizar la república:

"Recep Tayyip Erdogan ha logrado una incontestable victoria electoral que le sitúa en el Parlamento con mayoría absoluta y le abre el camino hacia un tercer mandato. Las urnas han otorgado de nuevo la confianza a este islamista moderado bajo cuya batuta Turquía ha triplicado su economía, pero han limitado su capacidad de maniobra al hurtarle la supermayoría que necesitaba (más de 330 escaños sobre un total de 550) para acometer un cambio constitucional hacia un Estado presidencialista sin tener que negociar con la oposición.
Parece evidente que el electorado turco no ha echado en saco roto las advertencias del principal partido de la oposición, el socialdemócrata laico CHP, sobre las ocultas intenciones de Erdogan de perpetuarse en el poder y erosionar la preciada laicidad del Estado. Tampoco ha debido pasar inadvertido el juego sucio que se ha instalado en esta campaña electoral y cuyo principal sospechoso es, precisamente, el partido de Erdogan, el único que no ha quedado salpicado por el escándalo de los vídeos sexuales. Las formaciones más perjudicadas por dichos vídeos han sido justamente el CHP (su líder, Deniz Baykal, tuvo que dejar paso al renovador Kemal Kilickaroglu en plena campaña) y el ultranacionalista MHP, que de no haber alcanzado el 10% de los votos habría quedado fuera del Parlamento y de sus escaños se habría beneficiado fundamentalmente el AKP. Los resultados electorales de ambas formaciones de la oposición, segunda y tercera fuerza política respectivamente, garantizan una limitación de poderes hacia Erdogan que dificultarían la puesta en marcha de esa agenda oculta que el MHP dice tener el primer ministro.

Una de las primeras tareas de Erdogan serán demostrar sus intenciones al respecto y acometer nuevas reformas capaces de desbloquear las negociaciones de adhesión con la UE, que el propio líder islamista logró abrir en 2005 y sobre las cuales Francia y Alemania tienen graves reticencias. Que, hoy por hoy, 60 periodistas sigan en la cárcel (más que en China) o que Layla Zana, una nacionalista kurda, haya sido condenada a 15 años de cárcel por hablar en kurdo ante los parlamentarios no son las mejores credenciales para un país que, a pesar del creciente rechazo de la opinión pública hacia Bruselas, sigue aspirando a formar parte de la Unión Europea".

jueves, 9 de junio de 2011

La contrarrevolución saudí

Hoy el diario El País publica un artículo que analiza el papel de Arabia Saudí como freno a las revoluciones árabes. Su título es "La contrarrevolución del Golfo" y lo firma Ana Echagüe, investigadora de FRIDE. Un papel similar desempeño también en las décadas de los cincuenta y los sesenta, en esta ocasión de manera concertada con EEUU, para evitar el avance del movimiento panarabista.

"Arabia Saudí no ha permanecido impasible ante las revueltas árabes. Al contrario, su respuesta ha sido inmediata y rotunda, reflejando su determinación de que los regímenes del Golfo permanezcan ajenos a este tipo de levantamiento revolucionario. El reino se ha alzado como líder de un nuevo frente reaccionario que está resuelto a abatir las demandas populares de reforma. Las herramientas son bien conocidas, ya que han sido empleadas con anterioridad en momentos de crisis política. La inestabilidad política se afronta con palos y zanahorias: dinero por un lado y restricciones del espacio político y social por otro.
El desembolso saudí para paliar cualquier esbozo de queja por parte de la población ha sido desorbitado. Los generosos incentivos financieros se estiman en un total de casi 130.000 millones de dólares (más de 180.000 millones de euros). Las medidas incluyen ayudas al desempleo, subidas salariales y un salario mínimo para empleados del Estado, bonificaciones para trabajadores del sector público y estudiantes, la construcción de 500.000 viviendas, la creación de 60.000 nuevos puestos de trabajo en el Ministerio del Interior y una nueva comisión para combatir la corrupción. Además, se han destinado unos 375 millones de dólares a las instituciones religiosas; esta aparente recompensa por su apoyo a la hora de denunciar cualquier protesta contra el régimen supone un retroceso en las políticas de reforma del rey Abdullah, que habían buscado neutralizar el poder religioso, y una vuelta al más estricto conservadurismo social.
Mientras el PIB per cápita de Egipto es un poco más de 6.000 dólares y el de Túnez está cerca de 9.000 dólares, el de Arabia Saudí está en 24.000 dólares y en alza. Los enormes ingresos procedentes del petróleo actúan como colchón ante cualquier protesta. El Estado distribuye las rentas del petróleo a cambio de que la población ceda sus derechos políticos y civiles, de ahí que no estén permitidos los partidos políticos, ni las manifestaciones, ni las organizaciones de la sociedad civil. Pero el crecimiento económico es desigual y el país se enfrenta a altas tasas de desempleo (27% para los menores de 30 años en 2009), una tasa de inflación en máximos históricos y costes de vivienda fuera del alcance de la mayoría de la clase media. El régimen ha acelerado la creación de empleo en el sector público desde 2008, pero es una batalla perdida. Cada año unos 400.000 saudíes entran en el mercado laboral, unas cantidades que ni la mayor burocracia podría absorber. Mientras medidas blandas contrarrevolucionarias como subsidios y creación de empleos públicos pueden funcionar a corto plazo, a la larga son fiscalmente insostenibles y estructuralmente nocivas. Se crea un sistema corrupto de incentivos, atrayendo a la población a trabajos bien pagados en el sector público en detrimento del sector privado y socavando así la necesaria diversificación económica.

La otra cara de la moneda han sido las medidas restrictivas. La aparente vulnerabilidad del régimen de Bahréin fue una llamada de atención que desató el miedo en los regentes del Golfo, alentándoles a cortar de raíz cualquier disidencia. Un espacio político ya de por sí estrecho se ha visto reducido aún más. Las medidas incluyen detenciones, restricciones de los medios de comunicación y la reiteración de las líneas rojas que no se pueden violar. Los arrestos se han concentrado en las provincias orientales, donde reside la mayoría de los chiíes, y fuentes de Human Rights Watch hablan de hasta 145 detenidos desde febrero. Las autoridades han reiterado la prohibición de manifestaciones y protestas públicas. Los ulemas han cooperado en este esfuerzo, avisando de que las protestas van en contra del islam. También se ha bloqueado el intento de establecer lo que hubiese sido el primer partido político del reino: el Partido Islámico de la Umma. Su llamamiento a una reforma política pacífica, dentro de unos parámetros islámicos, fue suficiente para arrestar a cinco de sus fundadores.

Las restricciones a los medios se concretaron en un decreto que prohíbe la publicación de cualquier artículo que contradiga la ley islámica, sirva intereses extranjeros o socave la seguridad nacional. Se criminaliza además la publicación de insultos al gran muftí, a miembros del consejo de ulemas o a representantes del Gobierno. También se han impuesto restricciones en los medios de comunicación electrónicos, obligando a los blogueros a obtener licencias del Gobierno y a los medios electrónicos a registrarse.

Con estas medidas parece ponerse fin a cualquier ambición de reforma albergada tras el ascenso del rey Abdullah al trono en 2005. Aunque la promesa de liberalización no se había materializado, algo de espacio político sí se había abierto en los últimos años y el enfoque del monarca en las reformas de la educación y la justicia, tradicionalmente feudos del poder religioso, parecía señalar su intención de frenar el poder de las instituciones religiosas. Ante las revueltas árabes la familia real ha vuelto a hacer uso del pilar religioso y este ha cumplido, emitiendo las fetua de rigor. Algunos pequeños gestos como el anuncio de la celebración de las elecciones municipales en septiembre de este año (pospuestas desde 2009), la liberación de algunos presos políticos o las reuniones de algunos gobernadores con activistas locales no se perciben ya como esfuerzos reformistas sino como un mero ejercicio de relaciones públicas.

Las respuestas nacionales han estado complementadas por un cierre de bandas regional. Los regímenes del Golfo no dudaron en acudir al apoyo de Bahréin y a mediados de marzo tropas saudíes y fuerzas policiales de los Emiratos Árabes entraban en el pequeño reino supuestamente bajo el paraguas de las fuerzas del Escudo Península del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Asimismo han aunado fuerzas para mediar en el conflicto de Yemen, rendir su apoyo a la intervención en Libia o para ofrecer un total de 20.000 millones de dólares en ayudas económicas a Bahréin y Omán, los dos países más azotados por protestas internas. Las invitaciones a Jordania y Marruecos a formar parte del CCG parecen diseñadas para fortalecer aun más el grupo de monarquías como contrapeso a los cambios regionales [...]".

miércoles, 8 de junio de 2011

Punto de inflexión en Siria

Por si algunos todavía eran reacios a creerlo, los últimos acontecimientos demuestran a las claras que el régimen sirio está dispuesto a morir matando. Después de Deraa, Homs y Latakia, ahora parece que le ha tocado el turno a la localidad norteña de Yisr al-Sugur, donde el régimen asegura que han sido asesinados más de un centenar de militares en varias emboscadas.

Todo parece indicar, por el contrario, que el descontento entre los militares va en aumento y que muchos de ellos no están dispuestos a obedecer las órdenes y disparar a los manifestantes pacíficos e indefensos. Según diversas fuentes de la oposición y activistas de los derechos humanos, más bien se trataría de un motín en toda regla que marcaría un punto de inflexión en la crisis siria. Aunque no hay datos que así lo confirmen, el Ejército sirio podría estar empezando a replantearse su alianza con el régimen, tal y como sucediera previamente en Túnez, Egipto o Yemen. ¿Merece la pena seguir asesinando a los civiles sirios para defender la cleptocracia de los Asad?
No debe olvidarse que en el pasado los militares han tenido un gran protagonismo en la vida política siria. Desde la consecución de la independencia siria en 1943, el Ejército ha jugado un papel central en la vida siria interviniendo en varias ocasiones para desalojar por la fuerza a varios presidentes. En 1949, un año después de la nakba palestina, se registraron nada más y nada menos que tres golpes de Estado militares. No todos ellos tenían una vocación panarabista. Por el contrario: algunos de los más eminentes golpistas sirios eran partidarios de la alianza con el bloque occidental y de estrechar vínculos con EEUU. Citaremos tan sólo algunos ejemplos, como el de Adib Shishakli (1949), el de Abd al-Karim al-Nahlawi (1961) o el (fallido) del propio Rifaat al-Asad (1984). ¿Podría ocurrir ahora lo mismo? En mi opinión sí, todo ello a pesar del control que el clan Asad ejerce sobre las principales unidades militares y los servicios de inteligencia.

martes, 7 de junio de 2011

Adonis sobre las revoluciones

El blog Puentes de Agua, realizado por el arabista José Miguel Puerta,  recoge la traducción de este interesante artículo del poeta sirio-libanés Adonís, publicado originalmente en el diario Al-Hayat el pasado 26 de mayo con el título "Diez tesis sobre las rebeliones árabes actuales". Incluimos las cinco primeras, el resto pueden consultarse en el enlace anterior.

Primera tesis:
¿Qué perderían los árabes hoy si desaparecieran todos sus regímenes? La respuesta a esta pregunta define ya el valor y nivel de dichos regímenes. Lo más probable es que la inmensa mayoría de los árabes contesten: no perderíamos nada.
 
No obstante, esta misma respuesta es la que convierte a la acción por cambiar dichos regímenes en una suprema responsabilidad histórica, tanto cultural como humana. Sobre todo, el cambio no debe reducirse únicamente al aspecto político-de poder, sino que ha ser global y radical, es decir, que transforme la estructura socio-cultural sobre la que se levantan dichos regímenes. El régimen político es parte de un todo, por lo que un mero cambio en cuanto poder, y nada más, no será más que una acción superficial, y nos devolverá, más pronto o más tarde, a los mismos problemas.
 
La verdad es que la cuestión del poder ha sido, a lo largo de la historia de los árabes, su principal problema. La lucha por el poder fue siempre la causa de sus confrontaciones y guerras intestinas, y hasta de sus múltiples cismas y sectas. En ellos, el poder no emana de la gente como expresión de la voluntad popular, sino que viene de arriba, por lo que la violencia, el odio y la coacción son elementos consustanciales, casi orgánicos, de dicho poder.
 
Esto no quiere decir que los árabes no hayan conocido califas y gobernantes con realizaciones culturales y civilizadoras importantes. Pero, esto tampoco niega el carácter básico y fundamental que la lucha por el poder tiene en la historia de los árabes.
 
Existen muchos ejemplos, empezando por las guerras intestinas del islam, ya en la época fundacional, la de los califas ortodoxos [los cuatro primeros], y pasando por las épocas omeya y abasí, sin olvidar el clamoroso ejemplo ofrecido por al-Andalus. Luego, con la caída del califato otomano, el poder árabe recupera el modelo del califato con nombres y formas diferentes: «realeza», «democracia», «república», «liberalismo». Y los ejemplos de alianzas realizadas en el islam para preservar el poder, incluso con los enemigos del islam, son abundandes y bien conocidos por todos los interesados.
 
Dentro de esta obsesión por el poder, hemos visto, y vemos, especialmente a «grandes» potencias extranjeras, apoyar a este o aquel gobernante árabe para que asegure sus intereses, y a pesar de ser conscientes de la corrupción del gobierno en cuestión. Y cuando ven que la poltrona de ese poder árabe empieza a zozobrar, las mismas potencias se apresuran a desprenderse de él. Y hasta puede que intervengan militarmente para derribarlo. Para ellas, lo importante es participar en el juego del poder árabe con una sola finalidad: garantizarse el dominio sobre tal poder.
 
Palestina es una trágica muestra de la obsesión de los árabes por el poder. Los partidos palestinos, «revolucionarios» en origen, y coincidentes todos ellos en el principal objetivo de su razón de ser y en que se enfrentan a un mismo y crucial peligro, son dirigidos ante todo, sin embargo, por la idea del poder, por la lucha por el poder. Agreguemos que los problemas derivados de la lucha destructiva por el poder dentro del mismo partido, desde mediados del pasado siglo xx, no han sido, por su significado y consecuencias, menos peligrosos que los problemas generados por la lucha con el exterior colonialista (el Yemen democrático, Irak y Siria, son ejemplos de ello, aunque no los únicos).
Segunda tesis
El régimen existente en cualquier Estado árabe es, en cuanto mecanismo de poder, una variación del régimen del califato, según he indicado. Por tanto, no es un simple sistema de gobierno y hombres que gobiernan, sino, ante todo, una cultura: una cultura en el sentido amplio de contrapuesta a la naturaleza. Es religión, pensamiento, literatura, arte, valores, ética, obras, visiones de las cosas. Reducir la oposición a todo ello exclusivamente a la política, al simple hecho de derribar el sistema en tanto gobierno o poder, no es más que reducir la propia oposición. Se convierte en mero acto político: cambiar un sistema de gobierno tiránico y corrupto por otro, del que se espera que sea menos tiránico y corrupto. Digo «del que se espera», porque es imposible que el sistema de gobierno sea democrático si no se cambia toda la estructura  socio-cultural. Por ello, la oposición ha de ser político-cultural y actuar para cambiar los fundamentos sobre los que se asienta el sistema al que se opone: religiosos, sectarios, tribales, facciosos. De otro modo, la oposición no será más que otra forma del poder al que se opone.

Tercera tesis
Hoy, por efecto de las rebeliones promovidas por las jóvenes y los jóvenes, hoy, más que en cualquier tiempo pasado, es posible poner las bases de ese tipo de cambio. Un cambio que permita, a su vez, ponerse a construir una sociedad árabe nueva, una nueva vida humana árabe plenamente liberada de la cultura del poder del pasado.
 
El pasado, en todas sus variantes religiosas, políticas y sociales, no es referente. Mirar al pasado como punto de referencia, significa continuar ligados al sectarismo, al tribalismo y a todo lo que nos hace volver atrás. En el pasado, el poder procedía de arriba, como señalé: por herencia, fuese califal o regio, o por el asalto de un grupo sobre otro. El «golpe militar» representa, en la época moderna, la más horrenda, atroz y necia forma de asalto.
 
Hoy, las rebeliones árabes nos recuerdan que el poder puede construirse desde abajo: desde la calle, la gente y la vida. Y esto es algo completamente nuevo en la vida árabe. Por eso, hay que celebrarlo y preservarlo, apoyarlo, profundizar en sus principios, sumarse a ello. Se trata, eso sí, solo de una «siembra» cuya «cosecha» requiere, para que sea fructífira y creadora, una doble y simultánea lucha contra el ámbito por el que discurre el poder árabe, el de lo medieval-religioso, en sus diversas formas y entrecruzamientos, y contra la cultura que lo instituye e inculca.
 
Dentro de este marco específico en el que he dicho, y repito, que no acepto ir en una manifestación política que salga de la mezquita con proclamas políticas. La mezquita es un símbolo religioso, y salir de ella en nombre de la política, y con fines políticos, convierte ese símbolo en simple instrumento político. Y estropea, en su esencia, el pensamiento opositor civil, la acción opositora civil, y pone al frente y al mando a la religión y a la religiosidad. No me interesa la oposición si no es civil, si no es ajena a cualquier horizonte religioso.

Cuarta tesis
Con todo esto, no se hace un llamamiento contra la religión en sí, o contra la religiosidad, sino que se apela a rechazar el uso político y social de la religión.
 
El derecho del individuo a la fe y a la religiosidad es inapelable. Es un derecho que respeto y defiendo. Mas, la sociedad como un todo no se construye sobre la ciudadanía religiosa, sino sobre una ciudadanía civil.
 
Solo así se garantizan los derechos humanos, es decir, con independencia del credo, de la pertenencia, del sexo y de la raza; solo de este modo se garantiza el edificio social. Cualquier uso político de la religión es, en sí mismo, una forma de violencia: no solo contra «el cuerpo», sino también contra «el espíritu». Y es, por ello, la más despreciable forma de violencia ejercida contra el ser humano, ya que afecta a lo más profundo de su ser: a su conciencia, su libertad, su pensamiento, incluso su imaginación.

Quinta tesis
Basándonos en lo precedente, la oposición debe practicar un discurso que supere los conceptos de «minoría» y «mayoría», salvo en el sentido político-democrático de unas elecciones legales y libres. Y partiendo de aquí, es evidente que no se puede construir la democracia y respetar los derechos y libertades humanas más que en una sociedad civil. Toda sociedad en la que se mezcle la política con la religión es de todo punto contraria a la democracia.
 
La religión pertenece exclusivamente al mundo privado del individuo, mientras que los derechos de la sociedad y del ser humano son públicos, civiles y sociales. La ley religiosa es, en sentido estricto, asunto del individuo religioso, no de la sociedad. Por tanto, oponerse a cualquier forma de interrelación entre la religión, de un lado, y el Estado y las instituciones sociales, sus políticas, artes y cultura, de otro, es absolutamente elemental. Carece de sentido cualquier oposición árabe, sobre todo en los países con numerosas religiones, que no adopte este principio como regla principal de su pensamiento y acción. Enjuiciar al ser humano religiosamente, es decir, enjuiciar la fe y la incredulidad, no solo es injusticia u opresión, sino que es antihumano, contrario a la humanidad del ser humano. Y lo es porque se trata de un juicio anulador, que niega los derechos y libertades del otro-diferente.
 
Una sociedad compuesta por numerosas religiones no es en la realidad civil una sociedad, en el profundo sentido humano, sino un conjunto de bloques humanos, formalmente unos al lado de otros, pero en esencia excluyentes. Por su propia naturaleza, toda norma religiosa estipula la mutua exclusión.

lunes, 6 de junio de 2011

¿Diálogo nacional sirio?

La pasada semana se reunió la oposición siria en  Antalya. Una vez terminada la reunión es hora de extraer conclusiones. Durante dos días, los diferentes partidos y personalidades opositoras se reunieron en la vecina localidad turca de Antalya para debatir la hoja de ruta para acelerar la caída del régimen sirio. El encuentro sirvió para trazar un programa de acción conjunta, pero también para mostrar las grandes carencias de la oposición, cuyo único elemento de cohesión parece ser la voluntad de poner fin a la dictadura de los Asad.

El régimen sirio intentó hacer todo por torpedear la reunión, aunque sin mucho éxito. Mandó a la acostumbrada tropa de mujabarat para tratar de 'fichar' y atemorizar a los reunidos y reunió a sus acólitos en los alrededores para que mostraran su apoyo al presidente Bashar al-Asad. Un día antes anunció una amnistía general de todos los encarcelados antes del 31 de mayo y su voluntad de entablar un diálogo nacional con "todas las fuerzas nacionalistas para intercambiar ideas" en torno al futuo de la viad política, económica y social siria, tal y como informaba el diario Al-Hayat. Dichos movimientos fueron recibidos con gran excepticismo, dadas las credenciales del régimen, incluso por Turquía, un aliado central que en los últimos años que cada vez pone más distancias con Damasco.
Por su parte, el diario al-Sharq al-Awsat señaló que la oposición siria reunida en Antalya había demandado "la dimisión inmediata de Bashar al-Asad y la entrega del poder a su vicepresidente". Asimismo rechazó enérgicamente cualquier tipo de injerencia o intervención extranjera. El comunicado final insistió en que los reunidos "estaban comprometidos con la salida de Bashar y la caída del régimen".

Los opositores acordaron crear un Comité Consultivo y una Asamblea Provisional encargada de enmendar la Constitución, así como celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias en el plazo máximo de un año, pero no hubo consenso en otros asuntos en otros asuntos. Parte de los asistentes eran partidarios de centrarse en la situación actual en el interior del país, mientras que otros consideraban necesario abordar la fase post-Bashar. Como era de esperar, también hubo intensos debates entre quienes defendían una estricta separación entre Estado y religión y los que defendían una mayor presencia del Islam en la Siria post-Bashar, según informa Al-Hayat.

El comunicado también resaltó que "el pueblo sirio se compone de numerosas etnias, entre ellas la árabe, la kurda, la caldeo-asiria, la circasiana y la armenia y todas ellas tiene idénticos derechos", lo que debería contemplarse en la nueva Constitución siria. También invitó a instaurar un sistema pluripartidista, una vez que el Baaz dejase de ser "el partido líder de la sociedad" (como recoge el artículo 8 de la actual Constitución").

viernes, 3 de junio de 2011

Siria ensangrentada

El diario El País publica hoy un editorial titulado "Siria ensangrantada" donde describe certeramente la situación de parálisis a la que se ha llegado en Siria. Hoy viernes diversas fuentes informan de la muerte de, al menos, otros 34 manifestantes. El número total de asesinados ronda ya el millar.

A continuación el editorial de El País:
 
"La oposición siria no existe como tal. No hay líderes populares y respetados, es grande la desconfianza entre activistas y en su acefalia abundan los jóvenes sin afiliación conocida. De propiciar este estado de cosas se encargó en su día Hafez el Asad, modélico asesino de su propio pueblo y padre del actual dictador, aplastando a sangre y fuego cualquier disidencia. Por eso, por su carácter inaugural, tiene importancia la reunión en Turquía de cientos de opositores para intentar forjar un frente unido contra Bachar el Asad, responsable de la despiadada represión que ensangrienta el país árabe.

Que la secretaria de Estado Clinton señale ayer que El Asad ha perdido "casi toda" su legitimidad no deja de ser un sarcasmo brutal ante una situación en la que más de 1.000 sirios han sido asesinados por las fuerzas del régimen, y muchos más encarcelados y torturados desde que comenzara en marzo la revuelta contra la corrompida dictadura alauí. Es poco probable que a causa de las sanciones simbólicas puestas en pie por Obama y la Unión Europea el déspota sirio se sienta disuadido de seguir bombardeando con sus tanques ciudades y pueblos, de eliminar con francotiradores a civiles desarmados o de ordenar matanzas masivas, como la de Deraa. Washington, único actor con capacidad para alterar decisivamente los acontecimientos, sigue viviendo por conveniencia en la mágica idea de que puede acabar abrazando el reformismo.

Bachar el Asad sobrevive políticamente contra toda dignidad porque se ha hecho indispensable para el orden de una región explosiva. Hasta Israel, enemigo declarado, o Turquía prefieren un tirano que mantenga tranquilas sus fronteras a cualquier posibilidad de anarquía o colapso en Damasco. Y, por supuesto, Jordania, Líbano, el aliado iraní o los palestinos.

En este trágico contexto, decantado del lado de los verdugos, el Consejo de Seguridad, EE UU y la UE están obligados a poner todo su peso detrás del embrionario frente opositor de Antalya, que Damasco ha intentado silenciar anunciando una amnistía para presos políticos. Las reticencias entre los propios disidentes, sus divisiones o su disparidad importan mucho menos que este primer paso hacia una conciencia de la dignidad colectiva frente al tirano. La sangre masivamente derramada lleva la revuelta siria hacia un terreno sin retorno. Las potencias democráticas no pueden defraudar esta esperanza".