miércoles, 8 de junio de 2011

Punto de inflexión en Siria

Por si algunos todavía eran reacios a creerlo, los últimos acontecimientos demuestran a las claras que el régimen sirio está dispuesto a morir matando. Después de Deraa, Homs y Latakia, ahora parece que le ha tocado el turno a la localidad norteña de Yisr al-Sugur, donde el régimen asegura que han sido asesinados más de un centenar de militares en varias emboscadas.

Todo parece indicar, por el contrario, que el descontento entre los militares va en aumento y que muchos de ellos no están dispuestos a obedecer las órdenes y disparar a los manifestantes pacíficos e indefensos. Según diversas fuentes de la oposición y activistas de los derechos humanos, más bien se trataría de un motín en toda regla que marcaría un punto de inflexión en la crisis siria. Aunque no hay datos que así lo confirmen, el Ejército sirio podría estar empezando a replantearse su alianza con el régimen, tal y como sucediera previamente en Túnez, Egipto o Yemen. ¿Merece la pena seguir asesinando a los civiles sirios para defender la cleptocracia de los Asad?
No debe olvidarse que en el pasado los militares han tenido un gran protagonismo en la vida política siria. Desde la consecución de la independencia siria en 1943, el Ejército ha jugado un papel central en la vida siria interviniendo en varias ocasiones para desalojar por la fuerza a varios presidentes. En 1949, un año después de la nakba palestina, se registraron nada más y nada menos que tres golpes de Estado militares. No todos ellos tenían una vocación panarabista. Por el contrario: algunos de los más eminentes golpistas sirios eran partidarios de la alianza con el bloque occidental y de estrechar vínculos con EEUU. Citaremos tan sólo algunos ejemplos, como el de Adib Shishakli (1949), el de Abd al-Karim al-Nahlawi (1961) o el (fallido) del propio Rifaat al-Asad (1984). ¿Podría ocurrir ahora lo mismo? En mi opinión sí, todo ello a pesar del control que el clan Asad ejerce sobre las principales unidades militares y los servicios de inteligencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario