lunes, 6 de junio de 2011

¿Diálogo nacional sirio?

La pasada semana se reunió la oposición siria en  Antalya. Una vez terminada la reunión es hora de extraer conclusiones. Durante dos días, los diferentes partidos y personalidades opositoras se reunieron en la vecina localidad turca de Antalya para debatir la hoja de ruta para acelerar la caída del régimen sirio. El encuentro sirvió para trazar un programa de acción conjunta, pero también para mostrar las grandes carencias de la oposición, cuyo único elemento de cohesión parece ser la voluntad de poner fin a la dictadura de los Asad.

El régimen sirio intentó hacer todo por torpedear la reunión, aunque sin mucho éxito. Mandó a la acostumbrada tropa de mujabarat para tratar de 'fichar' y atemorizar a los reunidos y reunió a sus acólitos en los alrededores para que mostraran su apoyo al presidente Bashar al-Asad. Un día antes anunció una amnistía general de todos los encarcelados antes del 31 de mayo y su voluntad de entablar un diálogo nacional con "todas las fuerzas nacionalistas para intercambiar ideas" en torno al futuo de la viad política, económica y social siria, tal y como informaba el diario Al-Hayat. Dichos movimientos fueron recibidos con gran excepticismo, dadas las credenciales del régimen, incluso por Turquía, un aliado central que en los últimos años que cada vez pone más distancias con Damasco.
Por su parte, el diario al-Sharq al-Awsat señaló que la oposición siria reunida en Antalya había demandado "la dimisión inmediata de Bashar al-Asad y la entrega del poder a su vicepresidente". Asimismo rechazó enérgicamente cualquier tipo de injerencia o intervención extranjera. El comunicado final insistió en que los reunidos "estaban comprometidos con la salida de Bashar y la caída del régimen".

Los opositores acordaron crear un Comité Consultivo y una Asamblea Provisional encargada de enmendar la Constitución, así como celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias en el plazo máximo de un año, pero no hubo consenso en otros asuntos en otros asuntos. Parte de los asistentes eran partidarios de centrarse en la situación actual en el interior del país, mientras que otros consideraban necesario abordar la fase post-Bashar. Como era de esperar, también hubo intensos debates entre quienes defendían una estricta separación entre Estado y religión y los que defendían una mayor presencia del Islam en la Siria post-Bashar, según informa Al-Hayat.

El comunicado también resaltó que "el pueblo sirio se compone de numerosas etnias, entre ellas la árabe, la kurda, la caldeo-asiria, la circasiana y la armenia y todas ellas tiene idénticos derechos", lo que debería contemplarse en la nueva Constitución siria. También invitó a instaurar un sistema pluripartidista, una vez que el Baaz dejase de ser "el partido líder de la sociedad" (como recoge el artículo 8 de la actual Constitución").

No hay comentarios:

Publicar un comentario