jueves, 19 de mayo de 2016

Irán y el eje chií

El número de mayo-junio de la revista Política Exterior incluye mi artículo "Irán y el eje chií", hecho al alimón con Cristina Casabón, donde se repasa la proyección regional de Teherán en Oriente Medio y el Golfo Pérsico y su rivalidad con Arabia Saudí, uno de los aspectos clave que explica la intensificación del sectarismo en la región y la agudización de la conflictividad. Aquí os dejo unos extractos, que corresponden al principio y al final del artículo.

Algo está cambiando en Oriente Próximo. Los años de aislamiento de Irán han llegado a su fin y su plena rehabilitación parece ser tan sólo una cuestión de tiempo. A pesar de que el régimen iraní no ha modificado un ápice su política exterior ni ha promovido una reforma interna, las sanciones occidentales contra el régimen de los ayatolás han empezado a levantarse de manera gradual. Este giro se explica aludiendo a varios factores, entre ellos el creciente peso de Teherán en el tablero regional  y el acuerdo sobre el programa nuclear iraní. La rehabilitación iraní está siendo acompañada por una intensificación de las tensiones con Arabia Saudí. La rivalidad entre ambos países no ha dejado de incrementarse desde que EE UU derrocó a Saddam Husein, decisión que rompió los equilibrios regionales, colocó a Bagdad bajo la órbita de Teherán y desató una ola de violencia sectaria sin precedentes cuyas réplicas todavía se dejan sentir hoy no sólo en Irak, sino también en Siria y Yemen.