viernes, 31 de diciembre de 2010

Reducción de la violencia en Iraq

Buenas noticias para cerrar este aciago 2010, aunque sean relativas y, sobre todo, en comparación con los años anteriores. El Iraq Body Count (IBC), institución que contabiliza las muertes violentas en Iraq, considera que este año ha sido el menos violento -3.976 muertes de iraquíes- desde la invasión de EEUU en 2003. En estos siete años el IBC contabiliza entre 99.285 y 108.398 víctimas iraquíes.

La cifra de este año, aún siendo elevada, es un 15% menor que la registrada en 2009: 4.680 muertes. Estos datos evidencian que los registros alcanzados en 2006 y 2007 -los peores años del enfrentamiento sectario- se han dejado atrás. Para el IBC, el dato muestra que el conflicto iraquí se está convirtiendo en uno de baja intensidad.
Cuando comparamos el número de víctimas diarias por ataques suicidas y con coche bomba, la reducción también es notable: 7,3 en 2010 comparados con los 16 de 2006 o los 21 de 2007.
Deaths per day from vehicle bombs
El número de los iraquíes muertos por armas de fuego o por ejecuciones se ha reducido de una manera mucho más nítida. De los 56 muertes al día de 2006 o las 40 de 2007 se pasa a menos de cuatro en 2010.
Deaths pre day from gunfire / executions
El informe también considera a Bagdad (en gris en el gráfico de abajo) y Mosul (en rojo) como las ciudades más conflictivas. Mosul, ciudad con 1.800.000 habitantes (frente a los 6.500.000 de Bagdad) ha registrado más muertes que la propia capital iraquí. Hay que tener en cuenta que los kurdos pretenden convertir a dicha ciudad en parte del Kurdistán iraquí y, por ello, han llevado un proceso de desarabización en el curso del cual la población árabe (independientemente de su confesión cristiana o musulmana) ha sido expulsada.
El IBC concluye que "la tendencia dentro del año para 2010 es algo más esperanzadora: el final de las misiones de combate de Estados Unidos el 31 de agosto de 2010 fue seguida por una inmediata reducción en el número de civiles muertos entre agosto y septiembre, y los niveles menores han continuado en los meses del invierno".

jueves, 30 de diciembre de 2010

Las cofradías sufíes en Siria

Uno de los cables de la Embajada de EEUU en Damasco que mencioné ayer presta una especial atención a la instrumentalización del Islam por el régimen sirio. Como el asunto de la cooptación de las cofradías sufíes es bastante poco conocido, me permito retomar unos cuantos párrafos de un artículo que publicaré próximamente en un monográfico de la Revista CIDOB d'Afers Internacionals dedicado al Islam político y coordinado por el profesor Ferran Izquierdo.

En los últimos diez años se ha registrado en Siria una islamización horizontal que pone en tela de juicio la imagen de Siria como un muro de contención frente al islamismo. El régimen baazista ha optado por una islamización otorgada esponsorizando a diversas cofradías sufíes con la intención de reducir al máximo la exposición del país al fenómeno yihadista. Por otra parte se ha mantenido la ilegalización de los Hermanos Musulmanes, aunque a la vez se han desarrollado contactos directos con ellos que han permitido la liberación de cientos de presos políticos y el retorno de decenas de exiliados.

Tras la irrupción del nacionalismo árabe en la década de los cincuenta y la llegada al poder del Baaz se dio una revitalización de las cofradías sufíes o yama`at como reacción tradicionalista ante la expansión del ideario secular. Estas cofradías, que centran su acción en el terreno espiritual intentando convertir a los fieles en modelos de piedad, habían conseguido sobrevivir porque, como dice Paulo Pinto, las autoridades las consideraban “una simple reliquia folklórica que desaparecería con la modernización de la sociedad”, gracias a lo cual consiguieron esquivar el férreo control que el Estado autoritario imponía a toda actividad religiosa.

Tras el bombardeo de Hama en 1982 para sofocar la revuelta islamista, el presidente Hafez al-Asad cooptó a las personalidades más destacadas del Islam sufí y esponsorizó sus actividades aunque permitiéndoles conservar su autonomía. El Islam sufí tenía un valor añadido, ya que no era militante como el de los HHMM. Es más: el régimen sirio y el movimiento sufí tenían un enemigo común: el salafismo wahhabí que consideraba al sufismo un ‘anatema’ (takfir) y una ‘innovación’ (ibda`) ajena al Islam que debía ser combatida.  
Pese a que el régimen sirio nunca ha intentado producir clérigos baazistas, tampoco ha escatimado esfuerzos a la hora de cooptar a las cabezas visibles de las influyentes cofradías sufíes. Como destaca Pierret, “dada la sistemática represión de activistas islámicos, los clérigos suníes han ocupado una posición hegemónica en la escena religiosa siria. Al respaldar activamente al régimen, algunos de estos clérigos (ulama) han sido capaces de monopolizar el acceso a las instituciones y a los medios de comunicación oficiales siguiendo el ejemplo del gran muftí Ahmad Kaftaru y del kurdo Said Ramadan al-Buti”, todo ello sin sacrificar su credibilidad entre los círculos religiosos y sin perder su base social de apoyo.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Wikileaks XVIII: Siria y las caricaturas de Mahoma

El País, en su edición de ayer martes, analizaba tres nuevos cables procentes de la Embajada de EEUU en Damasco en los que se analizaba el origen de las manifestaciones que tuvieron lugar el 4 de febrero de 2006 en Damasco tras la publicación de una docena de caricaturas de Mahoma por el diario danés Jyllands-Posten. De la lectura de los tres cables (1, 2 y 3) se deduce que el régimen sirio habría promovido dichas manifestaciones en las que se atacaron las embajadas de Noruega, Dinamarca, Suecia y Chile. Según El País, "la jugada tenía un doble objetivo. Ante Occidente, el Gobierno sirio justificaría la ausencia de libertades como único freno a los islamistas. Ante los musulmanes, Damasco emergería como protector de la dignidad religiosa".
    El artículo, firmado por Maite Rico, prosigue de la siguiente manera:
    "En el caso de Siria, la estrategia fue cuidadosamente calculada, a tenor del testimonio que un influyente religioso suní brinda al encargado de Negocios estadounidense, Stephen Seche, el 6 de febrero de 2006. Días antes de los incidentes, explica, "el primer ministro [Mohamed] Naji al Otari ordenó al gran muftí [máxima autoridad religiosa] que diera directrices muy duras a los imanes que predicaban el viernes en las mezquitas de Damasco, sin fijar ningún límite al tipo de lenguaje que debían emplear". "El muftí, jeque Hasún, cumplió la orden". Aquel viernes, 2 de febrero, las condenas a las caricaturas y a los Gobiernos nórdicos retumbaron en las mezquitas damascenas. El sábado 3, la plaza Al Rawda, "área de seguridad" donde están las principales embajadas, apareció sembrada de gigantescas pancartas religiosas, algo impensable sin el respaldo de las autoridades. El día 4, Damasco fue escenario "de los peores disturbios de los que se tenga reciente memoria". La embajada describe la quema de la legación noruega y la destrucción del edificio que albergaba las sedes de Dinamarca, Chile y Suecia. "Cuando preguntamos cómo es que el Gobierno había fracasado tan miserablemente en proteger las instalaciones diplomáticas", escribe Stephen Seche, el jefe de protocolo sirio "minimizó los daños" y alegó que el Gobierno "no esperaba las protestas ese día".

    Las fuentes sondeadas por la embajada son unánimes. El Gobierno estaba detrás de lo ocurrido: hablan del "sermón" escrito en los despachos oficiales, de convocatorias vía sms, de autobuses cargados de manifestantes... Es probable, conceden los diplomáticos estadounidenses, que la protesta se saliera de control. Pero "el régimen de minoría alauí parece haberse beneficiado de los disturbios, aumentando su legitimidad". Por un lado, "permitió que los suníes descargaran su ira" en un asunto "visceral y populista", apareciendo como el "defensor de la dignidad islámica". Por otro, las protestas reforzaron el mensaje "recurrente" del régimen sirio a la comunidad internacional: "Esto es lo que ocurrirá si permitimos una verdadera democracia y los islamistas llegan al poder".

    En manos del partido Baaz desde 1963 -y de la familia El Asad desde 1970-, el Gobierno "juega con el tema del islam con una estrategia diseñada para apuntalar el régimen". Hace concesiones, como permitir la apertura de tres bancos islámicos o aprobar la sharía (ley islámica) en la Universidad de Alepo, y al mismo tiempo restringe las actividades de los radicales, sobre todo, los Hermanos Musulmanes. Para ello cuenta con el gran muftí, el moderado Ahmed Hasún. "Algunos contactos creen que el régimen está jugando con fuego. Pero hasta ahora parece que mantiene el control", señala la embajada".

    martes, 28 de diciembre de 2010

    HRW: Discriminación contra los palestinos

    Hace unos días, Human Rights Watch publicó un demoledor informe de 166 páginas sobre la situación de los palestinos bajo la ocupación israelí bajo el título Israel/West Bank: Separate and Unequal Treatment of Palestinians in the Occupied Palestinian Territories en el que se denunciaba que "los palestinos hacen frente a una discriminación sistemática meramente por causa de su raza, etnia o nacionalidad, que les priva de electricidad, agua, educación y acceso a las carreteras, mientras los colonos judíos disfrutan de todos lo beneficios que provee el Estado. Mientras los asentamientos israelíes florecen, los palestinos bajo control israelí viven en un túnel del tiempo: no sólo viven separados y en situación de desigualdad, sino que incluso son expulsados de sus tierras y de sus hogares".
    El informe denuncia que la población palestina está seriamente discriminada y privada de sus necesidades más elementales.Además, identifica prácticas discriminatorias que no tienen justificación legítima en término de seguridad llegando a la conclusión de que existen dos sistemas diferentes: uno para los colonos y otro para la población ocupada. El informe reclama a Israel que ponga fin a estas violaciones de los derechos palestinos y se retire de los asentamientos erigidos en los Territorios Ocupados y demanda a EEUU y la UE, y a sus empresas, que sean complices de la política colonizadora que viola el Derecho Internacional. Human Rights Watch pide a EEUU penalice a Israel restando 1.400 millones de dólares (de los 2.700 que recibe anualmente), estimación de la cantidad que el Estado hebreo invierte en sus políticas colonizadoras.

    Al convertir en inhabitables las comunidades palestinas (privándolas de servicios elementales, frenando el desarrollo, imponiendo severas condiciones de vida, expropiando los territorios adyacentes, bloqueando el acceso a las carreteras y a los campos de cultivo, denegando el acceso al agua y a la electricidad, prohibiendo la construcción de viviendas, escuelas o clínicas o demoliendo viviendas), las políticas discriminatorias israelíes están forzando a las palestinos a abandonar sus poblaciones. Según el informe, el 31% de los habitantes de Jerusalén Este y las zonas C (bajo exclusivo control israelí) se ha visto obligado a abandonar sus hogares desde el año 2000.

    El informe se detiene en el caso de Jubbet al-Dhib, una aldea próxima a Belén. Como resultado de las políticas israelíes, sus 160 residentes únicamente pueden acceder a ella por un camino de 1.5 km. que deben obligatoriamente recorrer a pie, dado que existen obstáculos tanto a su salida como a la entrada en la carretera principal. Los niños deben andar varios kilómetros para poder acudir a la escuela y tiene que estudiar con velas, ya que la población carece de electricidad. Las autoridades israelíes han impedido la llegada de ayuda internacional y la instalación de placas solares. Todo ello a tan sólo 350 metros del asentamiento de Sde Bar, fundado durante el primer mandato de Benjamin Netanyahu, que tiene todas las comidades de la vida moderna.

    lunes, 27 de diciembre de 2010

    Wikileaks XVII: El programa nuclear sirio

    Esta mañana el diario El País publica el cable dedicado la noticia del ataque contra una supuesta planta nuclear siria en septiembre de 2007. El artículo, firmado por Juan Carlos Sanz (anterior corresponsal en Jerusalén), se reproduce a continuación:

    La diplomacia estadounidense tardó más de siete meses en informar abiertamente a sus aliados de uno de los incidentes armados más graves de la última década. La destrucción en un bombardeo aéreo israelí de una planta nuclear secreta en el desierto del este de Siria pudo haber sido el detonante de una nueva guerra en Oriente Próximo en septiembre de 2007. Aparentemente, el silencio y la contención de las partes evitaron el estallido de un conflicto. En la etapa final de la Administración del presidente George W. Bush, la secretaria de Estado Rice da la orden a todas la Embajadas de informar a los Gobiernos aliados sobre los pormenores del ataque: "La hemos aplazado porque nuestra principal preocupación ha sido evitar un conflicto". Esa era la orden de Condoleezza Rice a sus embajadas

    Siria aseguró ante Naciones Unidas que la instalación atacada por Israel en 2007 estaba destinada a la fabricación de armas convencionales. Pero la entonces secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, decidió destapar el ataque en abril de 2008, para forzar al régimen del presidente Bachar el Asad a aceptar la presencia en su territorio de los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) de la ONU. Al airear los hechos, Rice intentaba también sentar las bases para alejar a Siria de la órbita Corea del Norte, que había supuestamente suministrado la tecnología para transformación el uranio en plutonio: material clave en la construcción de armas atómicas.

    En la etapa final de la Administración del presidente George W. Bush, la secretaria de Estado Rice da la orden a todas la Embajadas de informar a los Gobiernos aliados sobre los pormenores del ataque. EE UU confirma así que "el 6 de septiembre de 2007 Israel destruyó un reactor nuclear en Siria que estaba siendo construido de forma clandestina, presuntamente con ayuda de Corea del Norte. La planta se hallaba en Al Kibar, en una región desértica del este de Siria", según el despacho diplomático. Ni Siria, que se refería hasta entonces a una incursión fallida de la aviación israelí en su espacio aéreo, ni Israel, que se limitó a negar la existencia del incidente, habían llegado tan lejos y habían preferido echar tierra sobre lo ocurrido.

    En vísperas de que el caso de Al Kibar llegue a manos del organismo de control nuclear de la ONU en Viena, el cable diplomático de EE UU insiste en denunciar que Siria "ha violado las condiciones exigidas por el TNP [Tratado de No Proliferación Nuclear, suscrito por Damasco], y los acuerdos con el OIEA (...), ya que el reactor había sido diseñado para la producción de plutonio dentro de un programa de armas atómicas". Washington destaca también que "Siria ha completado los trabajos para desescombrar el lugar del ataque y destruir las pruebas existentes, y ha construido un nuevo edificio sobre el mismo lugar".
    Condoleezza Rice instruye a todos los diplomáticos estadounidenses para que justifiquen que la información se ofrezca con más de siete meses de retraso. "La hemos aplazado porque nuestra principal preocupación ha sido evitar un conflicto". El ataque "amenazaba con desestabilizar la región y [la planta] se encontraba a pocas semanas de entrar en funcionamiento: una operación militar habría sido mucho más complicada con la presencia de material radiactivo".

    Washington facilita en su informe los detalles básicos de la operación, que enmarca dentro del peligro de proliferación nuclear en Oriente Próximo. "La instalación atacada por los israelíes era un reactor nuclear del mismo tipo que el construido en Yongbyon, en Corea del Norte (...) y no estaba diseñado para uso pacífico, sino para producir plutonio". Siria aseguró entonces ante Naciones Unidas que la instalación atacada por Israel en 2007 estaba destinada a la fabricación de armas convencionales, y que los restos de uranio localizados por inspectores del OIEA podrían haber sido arrojados junto con las bombas de Israel.

    "Las artimañas y mentiras sobre lo ocurrido tras el ataque israelí", explica en poco diplomáticos términos el cable del Departamento de Estado, "prueban que había algo que ocultar, ya que las pruebas fueron destruidas". Tras sostener que Israel actuó en defensa propia al lanzar un ataque más allá de sus fronteras contra una planta nuclear que "amenazaba su existencia como país" -una política habitual de la Administración Bush- , el Departamento de Estado advierte: "No podemos permitir que las armas más peligrosas del mundo caigan manos de los regímenes más peligrosos (...) y debemos impedir la proliferación de las armas de destrucción masiva".

    Las mismas armas de destrucción masiva que el Ejército de EE UU no pudo hallar en Irak parecían estar ocultas al otro lado de la frontera siria. El informe emitido por los inspectores nucleares de la ONU un año después de que se difundiera el cable diplomático sobre el ataque de Al Kibar, parece dar la razón a Rice: "Las características del complejo (...) guardan una gran similitud con las de un reactor nuclear, una situación que debe ser urgentemente investigada".

    sábado, 25 de diciembre de 2010

    El belén de Leo Bassi

    En su última producción que puede ver en La Tabacalera de Lavapiés en Madrid, el cómico y bufón italiano Leo Bassi se pregunta "¿qué pasaría si J. C. naciera hoy en Palestina?" y monta un belén del s. XXI, en el que José, María y Jesús son sometidos al día a día de la ocupación.
    Este es el texto que ha elaborado Bassi para la exposición:
    "Desde hace ya muchos años, cuando llegan las Fiestas Navideñas y la ciudad se llena de los belenes tradicionales, no puedo evitar pensar en la terrible contradicción entre lo que ahí esta simbolizado, y la atroz realidad de la Palestina de hoy. Últimamente, con el fin de cualquier tentativa de la comunidad internacional de encontrar una solución para proteger los derechos de los Palestinos, estas escenas de paz y de inocencia con pastores, artesanos humildes que viven felizmente en pequeñas casas pseudo-orientales me parecen de un cinismo atroz. Es el ejemplo perfecto de la doble moral en la cual todo Occidente se ha escondido para no asumir la responsabilidad de las injusticias que su sistema protege.

    El Belén de Lavapiés, con sus tanques, helicópteros, checkpoints vigilados por cientos de soldados, colonos ilegales, destrucciones de hogares y olivos arrancados… Sin olvidar la presencia obsesiva y amenazante del muro gigante, es un pequeño acto político para decir que no todos somos ciegos.

    Hasta el día de Reyes, en nuestra Palestina en miniatura, vamos a narrar la historia alternativa de José y María y su hijo que nace, por desgracia, bajo una ocupación militar extranjera.

    Por último, he querido ofrecer este Belén al barrio de Lavapiés de Madrid, por representar símbolo esperanzador de una sociedad multicultural y tolerante que siempre se ha puesto del lado de la víctima y del oprimido. Un barrio vivo, humano, creador y libre que, ojalá, podría transformarse en un modelo por la Paz en Palestina".

    viernes, 24 de diciembre de 2010

    Wikileaks XVI: Assange sobre los cables de Israel


    El director de Wikileaks, Julian Assange, ha concedido una entrevista al programa "al-ray wa-l-rai al-ajar" de la cadena qatarí Al Jazeera. Como no podía ser de otra manera, una de las preguntas más esperadas fue cuándo se difundirán en su totalidad los cables procedentes de la Embajada de EEUU en Tel Aviv (asunto al que dedicamos la entrada Wikileaks XII: ¿Dónde están los cables de Israel?).Hasta el momento sólo han sido difundidos menos de medio centenar de los 3.700 cables existentes.

    En su respuesta (minuto 1 de la entrevista), Assange indica que en los próximos seis meses serán difundidos no sólo todos los cables procedentes de la Embajada en Tel Aviv y el Consulado en Jerusalén, sino también todas las conversaciones de los responsables israelíes con interlocutores norteamericanos independientemente de donde se celebren.

    Assange confirma que algunos de cables secretos se centran en la guerra de 2006 contra Hezbolá y Líbano y contienen informaciones "sensibles". También indica que algunos de los cables se centran en el asesinato del dirigente islamista palestino Mahmud al-Mabhuh en Dubai por parte del Mossad y en las ramificaciones internacionales de las compañías de seguridad israelíes, aunque Assange no pofundiza demsiado en la materia alegando que no ha leído los 250.000 cables.

    Assange negó haber realizado ningún pacto secreto con Israel para obviar los cables que pudieran poner en peligro la seguridad israelí, como había difundido previamente la página al-Haqiqa: "No hemos tenido ningún contacto directo o indirecto con Israel, pero suponemos que los servicios de inteligencia israelíes observan de cerca lo que hacemos... Los servicios de inteligencia israelíes no han hecho ningún intento para acercarse a nosotros, aunque han intentado acercarse a ex miembros de nuestra organización".

    jueves, 23 de diciembre de 2010

    Wikileaks XV: ¿Negociar con Siria?

    Tras el fracaso de la estrategia aislacionista adoptada por la Administración de George W. Bush, Barack H. Obama se inclinó por reconocer que Siria ocupaba un lugar central en las políticas de Oriente Próximo y que no se podría alcanzar un acuerdo de paz palestino-israelí ignorando los intereses de Damasco. A partir de 2009, podemos ver cómo altos representantes de la nueva administración demócrata visitan la capital siria para departir con su presidente Bashar al-Asad, al que le siguen demandando que se distancie de Irán y Hezbolá como condición ineludible para recuperar el Golán.

    En un encuentro, el 10 de junio de 2009, entre Fred Hof (ayudante del enviado especial para Oriente Medio George Mitchell) y varios responsbles israelíes de los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa los interlocutores israelíes intentan convencer al diplomático norteamericana que "Siria sólamente está interesada en un proceso de paz que le conceda legitimidad internacional". Esta consideración es, cuanto menos, sorprendente dado el manifiesto rechazo del Gobierno de Netanyahu a devolver el Golán que Israel ocupa desde 1967. Amos Gilad, por su parte, "denominó los vínculos sirio-iraníes como 'un matrimonio de convenciencia', que posiblemente podría romperse en el caso de que se firmase un acuerdo de paz con Israel que contemplase incentivos por parte de EEUU".
    Para Gilad, "las negociaciones con Siria pueden tener éxito, porque Irán tiene una matrimonio de convenciencia con Siria. Gilad cree que Siria estaría mucho más cerca de sus hermanos árabes y del resto de la comunidad internacional si se le ofreciera la oportunidad. Gilad subrayó que tanto los iraníes como los árabes suníes desprecian a la minoría gobernante alawí de Siria -recordó que Sadat solía referirse a los alawíes como 'paganos'- y dijo que a los iraníes les gustaría deshacerse del régimen de Asad en el momento apropiado. Gilad señaló que Siria no informó a Irán de su reactor nuclear, que fue construido por entero con la ayuda de Corea del Norte, y tampoco informó a Irán de sus avances en las conversaciones de proximidad con Israel. Además, dijo, los Altos del Golán han permanecido como el frente israelí más tranquilo, lo que evidenciaría que Siria puede mantener sus compromisos siempre que estos sean claros".

    Hof también se encontró con Alon Ushpiz, subdirector general del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, quien le preguntó si EEUU estaba realmente interesado con la paz con Siria o se trataba de un mero movimiento táctico para "presionar a los palestinos en las negociaciones.mejorar las relaciones con el mundo árabe y ganar influencia ante Siria". El responsable israelí mostró su "excepticismo ante las intenciones de Siria de abandonar su alianza con Irán a cambio de alcanzar la paz".

    Lo interesante de estas afirmaciones, y otros similares, es que ponen de manifiesto que la máxima "territorios por paz" ha sido abandonada por completo y, ahora, se exige además que Siria modifique sus alianzas regionales. De tal manera, el nuevo principio negociador es: "paz a cambio de realineamiento estratégico". Si tenemos en cuenta que el actual gobierno israelí no se plantea en absoluto la retirada de los territorios sirios ocupados, la máxima quedaría como "normalización con Siria a cambio de ruptura con Irán".

    miércoles, 22 de diciembre de 2010

    Wikileaks XIV: ¿Es posible una nueva guerra sirio-israelí?

    Aunque Siria es oficialmente la segunda gran preocupación de Israel inmediatamente después de Irán, lo cierto es que en los cables de la Embajada de EEUU en Tel Aviv ocupa un lugar marginal. A los responsables israelíes les preocupa especialmente que Bashar al-Asad haya sido capaz de romper el aislamiento internacional que le impuso la Administración de Bush Jr. y que, además, mantenga su alianza estratégica con Irán y conserve su capacidad de influencia sobre Hezbolá y, en consencuencia, Líbano.

    En un cable fechado el 12 dejunio de 2007, en una etapa de gran tensión entre Tel Aviv y Damasco, el director de la Agencia de Seguridad Israelí Amos Yadlin indicó a Richard H. Jones, embajador norteamericano en Israel, que en cualquier momento podría iniciarse una guerra entre Siria e Israel y señaló el verano como fecha posible para el estallido de las hostilidades. El militar israelí comentó que "la guerra de 1967 se había desencadenado por un informe del embajador soviético que advertía de unos supuestos preparativos militares israelíes para atacar Siria".

    Para Yadlin, "algo similar podría ocurrir ahora si los rusos dijeran a Siria que Israel planeaba atacarles en el curso de un bombardeo norteamericano a Irán". Yadlin comentó que, "desde la última guerra de Líbano, Siria había entrado en un frenesí de preparativos para enfrentarse a Israel. El régimen sirio también estaba mostrando más confianza en sí mismo. Algunos líderes sirios parecían creer que Siria podría competir con el ejército israelí, pero otros era más cautos. El hecho de que ambas partes estén en alerta significa que una guerra podría desencadenarse fácilmente, incluso si ninguna parte la estuviera buscando. En respuesta a una pregunta, Yadlin afirmó que no pensaba que el régimen de Asad pudiera sobrevivir a una guerra, pero añadió que no debería ser un motivo de preocupación el mantenimiento de ese régimen del Mal".
    Pocas semanas más tarde, el 6 de septiembre de 2007, la  fuerza aérea israelí bombardeó un supuesto almacen de residuos nucleares situado en la localidad norteña de al-Kibar. Según el Washington Post, el ataque contra territorio sirio habría contado con la autorización de EEUU, que consideraba que Corea del Norte había suministrado a Siria tecnología para convertir en bombas sucias las cabezas de combate de los misiles Scud (The Washington Post, 21/9/2007). Con posterioridad, la Agencia Internacional de Energía Atómica anunció que, durante su investigación sobre el terreno llevada a cabo en junio de 2008, había encontrado restos de uranio y grafito, normalmente usados en los reactores nucleares.
    File:Imad Mughniyah.jpg
    Pocos meses después, el 12 de febrero de 2008 un coche bomba en Damasco acabó con la vida de Imad Mugniye, jefe del aparato militar de Hezbollah al que la CIA responsabilizaba del ataque contra el cuartel general de los marines americanos en Beirut en 1983 (que se saldó con 241 víctimas norteamericanas). Seis meses después, el 4 de agosto, fue asesinado en la costa de Latakia Muhamad Suleiman, uno de los principales asesores militares de Bashar y responsable del aprovisionamiento de armas a Hezbolá.

    martes, 21 de diciembre de 2010

    Wikileaks XIII: Hamas y Fatah se disputan Gaza

    Dicho y hecho. Ayer me quejaba de la escasa presencia de cables procedentes de la Embajada de EEUU en Tel Aviv y, unas horas después, Wikileaks publica, nada más y nada menos, que 12 cables en un mismo día. En las semanas anteriores tan sólo habían visto la luz 20 cables, lo que había dado lugar a conjeturas sobre un supuesto pacto secreto entre Assange y el Mossad para no publicar los más comprometidos para Israel.

    Hoy nos centraremos en los cables que tienen lugar antes y después de los enfrentamientos entre Fatah y Hamas por el control de la Franja de Gaza. En el primer cable, fechado el 11 de junio de 2007, el jefe de la Agencia de Seguridad Israelí, Yuval Diskin, departe con el embajador de EEUU en Israel, Richard H. Jones, sobre las diferencias entre Fatah y Hamas y la posibilidad de que Gaza caiga en manos de los islamistas. Diskin interpreta que "Hamas es dominante en la Franja de Gaza, pero todavía no lo suficiente fuerte como para destruir por completo a Fatah. La diferencia, según explicó, está entre la 'calidad' del aparato de seguridad de Hamas y la 'cantidad' de Fatah leal al presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abbas. Hamas es dominante en todas las zonas. En la Franja de Gaza puede ganar todos los combates contra Fatah, pero Fatah puede hacerle daño con su 'caótica' forma de luchar. Diskin señaló que parte de los miembros de Fatah estaban siendo pagados por el Consejero de Seguridad Nacional Muhammad Dahlan, mientras otros, en particular la Guardia Presidencial, son pagados por Abbas". Los primeros serían unos 500 hombres y los segundos unos 1.500.

    Este primer cable, fechado un día antes del estallido de las hostilidades entre Fatah y Hamas, recoge tres datos interesantes. Uno: que las fuerzas de Fatah en Gaza estaban "desmoralizadas por la situación general de la Franja de Gaza".  Dos: existía una nueva guardia liderada por Dahlan "que tienen un sentido de urgencia ante la situación y ante lo que hay que hacer". Tres: "Están llegando a una lucha de suma cero e, incluso, nos piden que ataquemos a Hamas. Nunca antes habíamos visto nada parecido. Están desesperados". Estas revelaciones ponen de manifiesto que Israel estaba al corriente de los movimientos de los hombres de Dahlan y sustentan la versión de Hamas, que considera que su golpe contra Fatah fue de carácter preventivo.
     
    El segundo cable, fechado el 12 dejunio, recoge una conversación entre el embajador Jones y el director de la Agencia de Seguridad Israelí Amos Yadlin. Ese mismo día empezaron los enfrentamientos entre Fatah y Hamas por el control de la Franja de Gaza. Yadlin no pareció estar muy preocupado por lo que ocurría en Gaza y, de hecho, indicó que "Gaza ocupaba el puesto cuarto en la lista de amenazas de Israel, precedida por Irán, Siria y Hezbolá". Además consideró que las hostilidades podrían haber contado con "el consentimiento tácito" del liderazgo de Hamas en el exterior, aunque añadió que "no creía que hubiera existido una decisión política premeditada por parte de Hamas para destruir a Fatah en Gaza". De nuevo se confirmaría la tesis de que Hamas úncamente habría movido sus fichas para evitar ser derrocada.

    Aunque en ningún momento se pueda deducir que EEUU o Israel conocieran o tomaran parte en la semana trágica palestina, lo cierto es que el mismo día 12 de junio Yadlin y Jones ya planifican el día después a la expulsión de Fatah de Gaza. De hecho, el diplomático norteamericano señala a su interlocutor israelí que "si Fatah decidiera dar por perdida Gaza, habría llamamientos para que Abbas erigiese un régimen distinto en Cisjordania". Yadlin manifestó a su vez que "tal situación complacería a Israel, dado que las Fuerzas de Defensa Israelíes tratarían a Gaza como un país enemigo en lugar de tener que comportarse con Hamas como un actor aestatal. Añadió que Israel podría trabajar con un régimen de Fatah en Cisjordania". El hecho de que la conversación tenga lugar el mismo día del choque entre Fatah y Hamas demostraría que ambos países estaban al tanto de lo que iba a ocurrir y que, de hecho, coordinaban los pasos a dar una vez que Fatah fuera derrotada en la contienda. EEUU alentaría la creación de un nuevo gobierno palestino 'moderado' (es decir: más próximo a su órbita) e Israel tendría las manos libres para golpear con saña a una Franja de Gaza bajo control de Hamas, como finalmente hizo tras declararla 'entidad hostil'.

    lunes, 20 de diciembre de 2010

    Wikileaks XII: ¿Dónde están los cables de Israel?

    Las revelacciones de Wikileaks prosiguen, eso sí con cuentagotas. De los 251.287 documentos del Departamento de Estado, por ahora tan sólo se han difundido, según informa su portal, 1.788. Aunque las revelaciones de los cables realizadas hasta el momento son suficientemente sabrosas, empiezan a plantearse cuestiones sobre por qué algunos países apenas han resultado más dañados que otros por las informaciones y por qué en unos casos más que otros las revelaciones han colocado en una situación comprometida a sus dirigentes.
    En los últimos días está creciendo el rumor de que Julian Assange podría estar reteniendo algunas informaciones sensibles que atañen a Israel. Hace unos días, el diario israelí Haaretz se hacía eco de los rumores sobre un posible pacto secreto entre el fundador de Wikileaks y el Mossad, pero echaba balones fueras al considerar que, una vez más, se trataba de "teorías conspirativas" destinadas a ensuciar el buen nombre de Israel. Estos rumores se han difundido a través de varias webs, entre ellas Veterans Today, Indybay y, sobre todo, Al Haqiqa (una web siria). 
     logo
    El artículo del Haaretz señala: "Al Haqiqa, una web en lengua árabe, añade más detalles de la conspiración citando a voluntarios descontentos de Wikileaks y sugiere un 'acuerdo secreto' entre Assange y el Mossad, cerrado en Ginebra, para no publicar ningún documeno que 'pueda dañar la seguridad o los intereses diplomáticos israelíes'". Al Haqiqa advierte que la mayor parte de los documentos comprometedores estaban relacionados con las guerras lanzadas por Israel contra Líbano y la Franja de Gaza en 2006 y 2009. La información del diario israelí cita a Remy Ourdon, periodista de Le Monde, que considera que "no se ha publicado todo aún... Hay ciento de miles de cables y muchas sorpresas por llegar".
    Por su parte, Indymedia señala: "En el mundo de la política, desgraciadamente, las cosas nunca son tan inocentes como parecen. De acuerdo con nuevas revelaciones, Assange habría alcanzado un acuerdo secreto con Israel antes del Cablegate, que podría explicar por qué las filtraciones "son buenas para Israel", como el primer ministro israelí señalara". La información también se basa en el mencionado artículo de Al Haqiqa, firmado por la periodista israelí Lea Abramovich, que cita a ex trabajadores de Wikileaks (entre ellos su portavoz Daniel Domscheit-Berg) que abandonaron la organización en desacuerdo con "la falta de transparencia" y "la autocracia" de Assange.
    Image
    Según el medio sirio, el creador de Wikileaks se habría encontrado con varios miembros del Mossad a principios de 2010 en Ginebra para purgar los textos referidos a las guerras contra Gaza y Líbano, todo ello a cambio de obtener financiación para Wikileaks. Así se explicaría la falta de cables relaccionados con estos cruciales acontecimientos en esas fechas. Sea cual sea la realidad, sorprende que se hayan revelado ya más de más de 170 cables de la Embajada de EEUU en Madrid y apenas 20 de la Embajada de EEUU en Tel Aviv (la mayoría relacionados con Irán y su programa nuclear, pero ninguno que ponga en un compromiso a Israel). Debe recordarse al respecto que existen 3.620 procedentes de Madrid y otros 3.194 de Tel Aviv.

    viernes, 17 de diciembre de 2010

    El Barómetro de Elcano

    El Real Instituto Elcano acaba de publicar su último barómetro, una encuesta que se realiza tres veces al año y que se centra en las relaciones internacionales y la política exterior española. El BRIE nº 45 contiene varias sorpresas, entre otras el deterioro de la imagen de Marruecos en la sociedad española tras la destrucción del campamento Gdim Izik. Nuestro vecino sureño se encuentra en el punto inferior de la tabla de países con peor imagen, sólo superado por Irán. Incluso Israel queda por encima. El 80% de los encuestados considera que Marruecos vulnera los derechos humanos y el 39% defiende la independencia del Sáhara (por un 25% que se conforma con una amplia autonomía dentro del Reino alauí).
    Valoración media de países en una escala de 0 a 10
    La mitad de los entrevistados también considera necesaria la salida de las tropas españolas desplegadas en Afganistán y Líbano. Además interpretan que dichas misiones son sumamente peligrosas, equiparando prácticamente la situación existente en estos países (sin tener en cuenta que un país se encuentra en guerra y otro no, al menos por ahora):
    Apoyo a la retirada completa de las tropas españolas en las misiones en el exterior
    En cuanto a las amenazas externas, la crisis financiera ocupa el primer lugar, seguida del terrorismo internacional, el desarrollo de armas nucleares por Irán, el fundamentalismo islámico, el calentamiento del planeta o la inmigración ilegal:
    Percepción de amenazas. Crisis

    jueves, 16 de diciembre de 2010

    Wikileaks XI: Mubarak II de Egipto

    El 14 de mayo de 2007, la Embajada de EEUU en El Cairo emite un despacho confidencial (07CAIRO1417) sobre las posibilidades de que Gamal Mubarak, hijo del actual presidente Hosni, acabe asumiendo la presidencia de Egipto. Tras leer el informe queda claro que EEUU podría estar interesado en la llegada de Gamal Mubarak al poder, dado que la elección de algún miembro de la 'vieja guardia' (Omar Soleiman y Amro Musa incluidos) tan sólo retrasaría la necesaria renovación generacional del régimen, por otra parte indispensable para garantizar la estabilidad del país a medio y largo plazo y, por supuesto, para prolongar en el tiempo la alianza entre Washington y El Cairo.
    gamal - AP - November 28, 2010
    El sumario del informe dice textualmente: "A pesar de las incesantes discusiones, nadie en Egipto sabe con certeza quién sucederá a Mubarak o cómo se desarrollará el proceso de sucesión. El propio Mubarak parece haberse confiado a Dios y a los servicios de seguridad militares y civiles para garantizar una transición ordenada. En el actual contexto político, los pretendientes más probables son Gamal Mubarak (con cada vez un mayor peso dentro del gobernante Partido Nacional Democrático), el jefe de los servicios secretos Omar Suleiman, el secretario general de la Liga Árabe Amro Musa o algún militar de alto rango todavía por conocer. Quienquiera que se convierta en el próximo presidente egipcio será más débil que Mubarak. Una vez que asuma su puesto, su principal prioridad será ganarse el apoyo popular. Por eso tenemos que esperar que el nuevo presidente adopte una retórica antiamericana en sus primeras comparecencias públicas en un intento de demostrar sus credenciales nacionalistas al público egipcio y que, posiblemente, ofrezca una rama de olivo a los Hermanos Musulmanes, tal y como hicieron otros presidentes egipcias al comienzo de sus mandatos".

    El artículo 84 de la Constitución establece que, en caso de fallecimiento de Hosni Mubarak, el nuevo presidente debe ser elegido en un periodo máximo de 60 días, lo que aconseja dejar el tema de la sucesión bien atado para evitar contratiempos de última hora. El artículo 76 señala que todo partido que tenga al menos un 3% de representación en la Asamblea del Pueblo y en el Consejo Consultivo podrá proponer un candidato presidencial. Se entiende, pues, el afán del régimen egipcio en cerrar las puertas de las cámaras a  la oposición en las últimas elecciones. El único resquicio para que surja un candidato independiente es que cuente con el aval de 250 representantes electos (al menos 65 de ellos pertenecientes a la Asamblea del Pueblo). ¿Alguien puede imaginar que los miembros del oficialista PND den la espalda a un candidato oficialista y respalden la candidatura de Muhamad Baradei o de algún candidato islamista?

    Aun sin descartar otras opciones, la Embajada de EEUU consdera que el candidato mejor situado es Gamal Mubarak, hijo del actual presidente. A pesar de que en numerosas ocasiones ha señalado que no está interesado en el puesto, su ascenso dentro del oficialista PND confirma sus ambiciones. Sus frecuentes viajes a las principales provincias del país, sus intentos por contar con el apoyo de la 'nueva guardia' del PND y sus frecuentes contactos con líderes internacionales de visita en El Cairo evidencian que no se conformará con un puesto de segunda categoría. El informe prosigue: "Parte de la elite egipcia ve su candidatura como positiva, ya que el probable mantenimiento del statu quo actual redundaría en beneficio de sus negocios y de sus intereses políticos. Dados los requerimientos legales para presentar una candidatura y la debilidad de los líderes opositores, actualmente hay pocas personalidades egipcias de talla nacional y con capital político capaces de luchar por la presidencia".

    Posiblemente el principal obstáculo en el camino hacia la presidencia de Gamal, concluye el informe, sean las Fuerzas Armadas. Desde el golpe militar de los Oficiales Libres en 1952, todos y cada uno de los presidentes egipcios han sido militares, que han sido los principales valedores de Abdel Naser (1952-1970), Sadat (1970-1981) y Mubarak (1981 hasta hoy). Gamal carece de experiencia militar (ni tan siquiera realizó el servicio militar) y su principal base de poder es su padre. Por eso, la Embajada de EEUU en El Cairo interpreta que el factor tiempo será crucial: "podría ser designado antes de la muerte de Mubarak, una tarea que sería mucho más complicada, aunque no insuperable, una vez que el faraón haya abandonado la escena y las lealtades personales hacia él hayan prescrito".

    miércoles, 15 de diciembre de 2010

    La paz según EEUU

    Como cada  año, el Saban Center for Middle East Policy de la Brookings Institution organiza su conferencia anual en la que intervienen destacadas figuras políticas de EEUU y Oriente Próximo. En su discurso, que reproduce el portal del Departamento de Estado, Hillary Clinton  abordó la situación del proceso de paz y sus perspectivas de futuro introduciendo algunos elementos novedosos sobre los planes de la Administración de Obama para lo que queda de legislatura.  

    La responsable de la política exterior de EEUU advirtió que "la continuación del conflicto fortalece a los extremistas y opositores a lo largo de la región mientras debilita a quienes están abiertos a la coexistencia y la cooperación. La radicalización de la juventud y el creciente respaldo a las ideologías violentas socava la estabilidad y la prosperidad de Oriente Próximo". Como era de esperar, también manifestó su "firme y profundo respaldo al Estado de Israel", pero afirmó al mismo tiempo que "una paz regional y global es imprescindible para salvaguardar el furuto de los israelíes".

    También hubo palabras de esperanza para los palestinos: "Vemos también a nuestros amigos palestinos y recordamos la dolorosa historia de un pueblo que nunca ha tenido su propio Estado y renovamos nuestro compromiso a ayudarles a alcanzar sus legítimas aspiraciones. La ausencia de paz y la ocupación que empezó en 1967 privan al pueblo palestino de la dignidad y de la autodeterminación, lo que es inaceptable y, en última instancia, insostenible. Por lo tanto, tanto los israelíes como los palestinos e, incluso, todos los pueblos de la región, tienen interés en poner fin a este conflito y alcanzar una paz defintiva, duradera y global basada en los dos Estados para dos pueblos".

    Eso sí, Hillary Clinton volvió a insistir una vez más en la necesidad de mantener al resto de la comunidad internacional al margen de las negociaciones considerando que Israel y la Autoridad Palestina podrían alcanzar un acuerdo por sí solas: "Durante dos años, me habéis oído a mí y a otros repetir una y otra vez que las negociaciones entre las partes son la única manera de lograr que ambas partes alcancen sus respectivas aspiraciones: seguridad y reconocimiento para los israelíes y un Estado independiente, viable y soberano para los palestinos. Esto sigue siendo válido hoy. No hay otra alternativa que alcanzar un acuerdo mutuo".

    Obviamente no hay peor ciego que el que no quiere ver, dado que Israel (y, mucho menos, el gobierno radical de Netanyahu) nunca dará luz verde a la creación de un Estado palestino en las fronteras de 1967. La única posibilidad de que surja un Estado palestino es su imposición por parte del Consejo de Seguridad de la ONU, opción que no suscita el menor entusiasmo dentro la Administración de Obama. De hecho, Clinto subrayó: "Sólo las partes en conflicto pueden resolver el conflicto. EEUU y la comunidad internacional no pueden imponer una solución".

    En otro pasaje de su discurso, Clinton consideró que los próximos meses serían cruciales para avanzar en los asuntos centrales: fronteras, Jerusalén, refugiados, seguridad y agua. Además manifestó, y esta es una novedad, que "EEUU no será un participante pasivo. Presionaremos a las partes para que expongan sin demora y de manera detallada sus posiciones sobre las cuestiones elementales de la negociación. Vamos a trabajar para reducir las diferencias haciendo preguntas complejas y esperando respuestas sustantivas.Y en las conversaciones privadas con las partes, vamos a ofrecer nuestras propias ideas y propuestas de acercamiento en su caso". Mientras las conversaciones indirectas prosigan, "profundizaremos nuestro apoyo  a los esfuerzos palestinos para erigir su Estado, porque reconocemos que un Estado palestino, logrado a través de las negociaciones, es inevitable... Las legítimas aspiraciones del pueblo palestino no serán satisfechas ni Israel tendrá unas fronteras seguras ni reconocidas hasta que se alcance la solución de los dos Estados que asegure la dignidad, la justicia y la seguridad para todos".

    Según parece, EEUU estaría presionando ahora a Israel para que detalle su posición ante una serie de cuestiones. En un artículo publicado en el diario Haaretz por Avi Issacharof se señala que el enviado norteamericano George Mitchell exigirá a Netanyahu un claro posicionamiento en torno a las fronteras del futuro Estado palestino y una detallada hoja de ruta para su consecución. Issacharof es optimista al interpretar que esta vez "no se permitirá a Neanyahu recurrir a los eslóganes como 'Jerusalén es la capital eterna y unificada de Israel' o 'el valle del Jordán en manos israelíes'. Tendrá que ofrecer una solución".

    Yo, por mi parte, soy más realista. Se puede prever que, ante estas presiones, el primer ministro israelí optará por la estrategia del calamar, lanzando balones fuera e intentando obtener todo tipo de concesiones palestinas (reconocimiento de Israel como Estado judío, renuncia al derecho al retorno de los refugiados y cesión del espacio aéreo y de los recursos hídricos) antes de dar ni un solo paso hacia adelante.
     
    Ante este escenario, la Autoridad Palestina podría replantearse su estrategia a corto plazo. Algunos analistas, como Issacharof, interpretan que la AP habría desistido de su proyecto de proclamar unilateralmente la independencia en verano de 2011 al considerar que le enfrentaría a la Administración de Obama. Quizás la apuesta palestina por conseguir el reconocimiento individual de varios países latinoamericanos (Brasil, Argentina y Uruguay entre ellos) nos aporte luz sobre cuál será la estrategia a seguir por los palestinos en los próximos meses. De hecho, el diario palestino al-Quds informaba hace unos días que el presidente Mahmud Abbas habría solicitado a la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común europea Catherine Ashton el inmediato reconocimiento del Estado palestino en las fronteras de 1967 por parte de la UE.

    martes, 14 de diciembre de 2010

    Wikileaks X: ¿Una invasión árabe a Líbano?

    Hace ahora una semana, el diario The Guardian informaba de que Arabia Saudí habría planteado crear una fuerza árabe para invadir Líbano y desarmar a Hezbolá y sacar a Líbano de la órbita iraní. Según la información, firmada por Ewn MacAskill, el ministro de Asuntos Exteriores saudí pretendería que la OTAN y EEUU respaldasen la iniciativa, tal y como podía constarse en el cable secreto 153.797 emitido por la Embajada de EEUU en Riad y difundido por Wikileaks.

    La propuesta saudí fue planteada el 14 de mayo de 2008 por el príncipe Saud al-Faisal al enviado especial norteamericano en Iraq David Satterfield, poco después de que Hezbolá lanzase un órdago al gobierno de Fuad Siniora y sacase a sus milicianos para controlar varios barrios de Beirut. Como señala la información, "el plan saudí nunca fue llevado a la práctica, pero refleja su ansiedad -así como la de EEUU- ante la creciente influencia iraní en Líbano y en otros lugares de Oriente Próximo".
     El despacho de la Embajada de Riad dice textualmente: "Saud planteó crear una 'fuerza árabe' para mantener el orden en Beirut y sus alrededores, que sería asistida en sus esfuerzos y actuaría con la cobertura de las tropas de UNIFIL desplegadas en el sur libanés. EEUU y la OTAN serían necesarias para proporcionar respaldo logístico a sus movimientos, así como cobertura naval y aérea". Esta fuerza árabe estaría inegrada por los Estados árabes de la periferia (pero sin contar, por razones obvias, con Siria, que respalda a Hezbolá) y se desplegaría con el consentimiento de la ONU.
    De no realizar este movimiento, el ministro de Asuntos Exteriores saudí interpretaba que el gobierno Siniora podría caer, lo que significaría "la toma de Líbano por parte de Irán". Para tratar de convencer a EEUU, Saud Faisal advirtió que la caída de Líbano en la órbita iraní, "junto con las actividades iraníes en Iraq y en el frente palestino, serán un desastre para EEUU y la región en su conjunto". Asimismo señaló que el plan contaba con un pleno respaldo del primer ministro Fuad Siniora, aunque Amr Musa, el secretario general de la Liga Árabe, había expresado sus reticencias.

    lunes, 13 de diciembre de 2010

    Adios a Morente

    Esta tarde nos abandonó Enrique Morente, maestro de maestros.
    Que descanse en paz


     En la Alhambra por tangos con los Habichuela

    Sancionar o respaldar a Israel

    Hace unos días el diario israelí Haaretz abría su edición digital con la noticia de que un grupo de ex estadistas europeos (entre ellos Javier Solana y Felipe González, así como el ex canciller alemán Helmut Schmidt, el ex presidente alemán Richard von Weizsacker, el ex presidente italiano Romano Prodi, el ex primer ministro francés Lionel Jospin, la ex presidenta irlandesa Mary Robinson o la ex comisaria europea Benita Ferrero-Waldner) era favorable a sancionar a Israel congelando completamente las relaciones bilaterales en el caso de que prosiga su política colonizadora en los Territorios Ocupados.
     
    Este grupo de personalidades habría enviado una carta el día 10 de diciembre a las más altas instancias europeas y a los presidentes de los 27 Estados miembros condenando la política de hechos consumados israelí que, poco a poco, está haciendo imposible la creación de un Estado palestino. El artículo señala que "26 antiguos líderes europeos que desempeñaron el poder durante la pasada década han reclamado la adopción de medidas estrictas contra Israel en respuesta a su política colonizadora y a su rechazo a respetar la legalidad internacional".

    Según parece, la iniciativa europea habría sido coordinada con algunas antiguas personalidades políticas norteamericanas, que consideran que la presión exterior podría ayudar a Barack Obama a hacer frente a las resistencias internas a la creación de un Estado palestino. Los ex estadistas también pretenden apoyar la campaña palestina encaminada a ganar apoyos internacionales ante una eventual declaración unilateral de independencia, dada la negativa israelí a detener la construcción de asentamientos.

    Los líderes europeos denuncian: "Israel ha continuado la construcción de asentamientos en los Territorios Ocupados Palestinos, incluido Jerusalén Este, y rechazado negociar de manera seria la finalización de la ocupación y el establecimiento de un Estado palestino independiente y soberano. La UE siempre ha considerado que los asentamientos son ilegales, pero esta expansión colonizadora continuada y sistemática en los Territorios Ocupados, incluido Israel, por parte de Israel no ha tenido ninguna consecuencia". Por eso reclaman que la UE juegue un papel más efectivo y más activo ante EEUU e Israel. También interpretan que "la UE debería dejar claro que la decisión de reforzar las relaciones euro-israelíes y los acuerdos biliterales se congelarán a menos que Israel detenga sus actividades colonizadoras en Cisjordania y Jerusalén Este".

    La carta también exige que la UE envíe a Jerusalén Este una delegación de alto nivel, dirigida por el alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común y formada por los ministros de Asuntos Exteriores europeos, para evaluar la situación de la población palestina tras las últimas expulsiones, así como para plantear "una agenda de propuestas para detener y reverir el deterioro de la situación sobre el terreno". También se manifiesta a favor de levanar el veto europeo a la formación de un gobierno de unidad nacional palestino para reconciliar a las facciones palestinas y levantar el bloqueo sobre Gaza. Por último piden a la UE que no acepte ningún cambio unilateral en las fronteras vigentes en 1967 que vaya en contra de la legalidad internacional y que tan sólo admita mínimos cambios (siempre que sean previamente acordados entre las partes).
    Esta actitud contrasta con la defensa acérrima de Israel por parte del ex presidente José María Aznar, que desde que abandonase La Moncloa se ha distinguido como un fiel escudero de Israel. Una de sus últimas iniciativas es Friends of Israel, organización que pretende lavar la mala imagen israelí en Europa y defender a capa y espada sus políticas. En su última comparecencia dentro de este foro, el 21 de octubre en Londres, Aznar defendió, nada más y nada menos, al ejército israelí que, según él, "defiende nuestros valores, nuestro modo de vida y nuestra integridad". Aprovecho la ocasión para recordar su polémico artículo en el diario The Times titulado "Apoya a Israel. Si Israel se hunde, también nos hundiremos nosotros".

    A su vez el ex mandatario señaló que está tratando de movilizar a numerosas personalidades internacionales a favor de Israel: "Quiero formar un grupo de líderes, en principio europeos y no judíos, para que se levanten y defiendan a Israel. Para que digan no a este sinsentido que únicamente intenta socavar la posición de Israel en la comunidad internacional". Entre las personas que formarían este grupo, según Aznar, estarían Marcello Pera (ex presidente del Senado italiano), Alejandro Toledo (ex presidente del Perú) o John Bolton (afamado neocon norteamericano y ex representante de EEUU ante la ONU).

    sábado, 11 de diciembre de 2010

    Wikileaks IX: Origen de los despachos

    El diario The Guardian ofrece este esclarecedor mapa de las embajadas y delegaciones diplomáticas norteamericanas que enviaron despachos a Washington. Por ahora sólo se ha desvalado el 1% de ellos, por lo que nos quedan muchas sorpresas!

    viernes, 10 de diciembre de 2010

    Wikileaks VIII: El gran juego iraquí

    Sigo analizando los despachos publicados por Wikileaks, que aportan luz sobre cómo EEUU ve la situación de Oriente Próximo y cuáles son sus principales prioridades. ¡De los 250.000 cables del Departamento de Estado que Wikileaks asegura disponer, tan sólo se han hecho públicos hasta el momento un 1%, por lo que nos queda mucho trabajo por delante! 

    Dos cables confidenciales, fechados el 24 de septiembre de 2009, bajo el título genérico “El gran juego de Mesopotamia” analizan de manera pormenorizada las relaciones entre Irak y sus vecinos tras los atentados del 19 de agosto contra el Ministerio de Asuntos Exteriores iraquí situado en el corazón de la zona verde de Bagdad. Los informes sugieren que los ataques pretendían dificultar el proceso de normalización entre Iraq y sus vecinos y, además, advierten de que podrían haber sido planificados en Siria por líderes baazistas iraquíes coordinados con al-Qaeda. De hecho, el primer ministro Maliki condenó poco después las “interferencias” extranjeras que pretendían desestabilizar el país en los meses previos a las elecciones legislativas.
     
    El primer cable se dedica en exclusiva a las relaciones entre Siria e Iraq y apunta a una posible implicación de elementos baazistas iraquíes instalados en Siria en la planificación del atentado e, incluso, habla de la supuesta complicidad del régimen sirio, que estaría interesado en desestabilizar el país. De hecho, el informe llama la atención sobre el llamamiento a consultas tanto del embajador iraquí en Damasco como del sirio en Bagdad. En uno de sus pasajes señala: “Para Maliki, el problema es ahora considerado una amenaza existencial al Estado iraquí y su gobierno no puede tratarlo durante más tiempo como un asunto diplomático rutinario, dado el temor a que dichos ataques sean tan sólo un primer paso”. De hecho, Maliki es favorable, según el telegrama, a que EEUU adopte una posición más dura hacia Siria para que corrija su comportamiento y considera a Damasco como un vecino hostil interesado en “fomentar la violencia y promover la inestabilidad en la región”. Incluso es partidario de llevar el asunto al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

    El segundo cable analiza las relaciones de Iraq con Arabia Saudí, Kuwait, Irán y Turquía. El informe arranca señalando que “las relaciones de Iraq con sus vecinos representan un elemento crítico en sus esfuerzos para mantener la seguridad y la estabilidad, así como para normalizar su posición en el Golfo y en el conjunto de la región”. El despacho señala que “Iraq considera las relaciones con Arabia Saudí como las más complejas, dada la fortaleza económica de Riad, sus profundamente arraigadas posiciones antichiíes y la sospecha de que un Iraq dirigido por un chií implicará necesariamente mayor influencia iraní en la región. Nuestros contactos iraquíes estiman que el objetivo saudí (y, hasta cierto punto, de la mayoría de Estados árabes suníes) es aumentar la influencia suní, diluir el dominio chií y promover la formación de un gobierno iraquí débil y fracturado. Igualmente, los esfuerzos iraníes están encaminados a crear un gobierno sectario débil dominado por los chiíes, privado de voz por sus vecinos árabes, alejado del aparato de seguridad  de EEUU y estratégicamente dependiente de Irán. Ninguno de estos objetivos sirve a los intereses de EEUU”.

    Los responsables políticos iraquíes, se supone que chiíes, consideran que “las relaciones con Arabia Saudí son las más problemáticas, a pesar de que suelen ser cautos ante los funcionarios americanos, dada nuestra estrecha relación con los saudíes. Las fuentes iraquíes consideran que, a menudo, se permite circular sin trabas y sin sanciones las periódicas embestidas antichiíes de las figuras religiosas saudíes. Esa realidad refuerza la creencia de que la religión estatal de Arabia Saudí –el Islam suní wahhabi– aprueba la incitación religiosa contra los chiíes… Tradicionalmente, los saudíes han contemplado a Iraq como un baluarte suní contra la propagación del chiísmo y la influencia política iraní”.  Además acusa a Arabia Saudí de emplear su dinero y su poder mediático para respaldar a los grupos tribales suníes en Iraq y tratar de frenar a los partidos políticos chiíes, entre ellos el Consejo Supremo Islámico de Iraq (CSII) y la Alianza Nacional Iraquí (ANI).
    Por lo que respecta a Turquía, el informe advierte de la mejoría de las relaciones bilaterales y del establecimiento de un Consejo Estratégico turco-iraquí. Además constata la intensificación de los vínculos comerciales que ya superan los 7.000 millones de dólares anuales y que se espera aumenten significativamente en la próxima década. Incluso Ankara ha mejorado notablemente sus relaciones diplomáticas y comerciales con el Kurdistán iraquí, lo que supone un cambio notable respecto a las dinámicas precedentes. El principal problema entre Turquía e Iraq, además del independentismo kurdo, podría ser la distribución del agua del Éufrates. De hecho, el viceministro de Asuntos Exteriores iraquí Labid Abbawi manifestó a sus interlocutores norteamericanos que Turquía tan sólo está permitiendo la llegada de un tercio del agua necesaria para cubrir las necesidades iraquíes.

    jueves, 9 de diciembre de 2010

    Wikileaks VII: Maniobras de acercamiento entre Damasco y Washington

    Desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca se han dado varios intentos de acercamiento entre Siria y EEUU. A pesar de ello, las relaciones distan mucho de haber mejorado como prueba el rechazo del Congreso norteamericano a enviar un nuevo embajador a Damasco. La Ley de Responsabilidad Siria, que acusa al régimen baazista de respaldar el terrorismo y disponer de armas de destrucción masiva, sigue vigente y, en líneas generales, Washington sigue desconfiando de Siria, un actor que se niega a romper su alianza estratégica con Irán y a retirar su apoyo a Hezbolá y Hamas, abanderados de la 'resistencia islámica' contra Israel.

    Es sumamente interesante ver los tiras y aflojas entre las partes para comprender las razones que impiden una plena normalización de las relaciones bilaterales. Una magnífica muestra para comprender el mercadeo entre unos y otros la ofrece el encuentro del 18 de febrero de 2010 en Damasco entre una delegación norteamericana, el viceministro de Asuntos Exteriores Faisal al-Miqdad y el director de la Inteligencia General Ali Mamluk para debatir la cooperación en temas de seguridad. Los participantes valoraron la posibilidad de que Siria y EEUU colaborasen de una manera más activa en el combate contra los grupos yihadistas (en las conversaciones se emplea siempre el término takfiríes) que se infiltran en Irak por la frontera siria. Los interlocutores sirios exigieron a cambio varias contraprestaciones, entre ellas un aligeramiento de las sanciones económicas (para permitir adquirir un avión para los viajes del presidente) y el levantamiento del boicot a que Siria entre en la Organización Internacional de Comercio.  
    La infiltración en Irak de grupos yihadistas vinculados a al-Qaeda a través de la frontera siria es una preocupación común, por lo que ambos países podrían coordinarse para ponerle freno. En varias ocasiones, Mamluk recuerda que su presencia en la reunión no implica que el inicio de una cooperación en asuntos de seguridad e inteligencia entre ambos países, pero sí que podría ser un punto de arranque si en el futuro se dieran las condiciones necesarias: es decir, si existiera “un progreso en los asuntos políticos”. 

    Miqdad y Mamluk condicionaron esa coordinación a tres cuestiones: 1) Siria debería dirigir las acciones y no limitarse a detener a los terroristas buscados por EEUU; 2) una mejora en las relaciones bilaterales facilitaría la cooperación antiterrorista, ya que supone una “contradicción” la presencia de Siria en la lista de países que financia el terrorismo mientras, al mismo tiempo, se le pide que tome parte en actividades contraterroristas; 3) “para convencer al pueblo sirio de que la cooperación con EEUU les reportaría beneficios, es necesario un progreso en lo que respecta a las sanciones económicas, que incluiría repuestos para los aviones sirios y un avión para el presidente al-Asad”.

    La delegación siria apuntó que su país tenía tres décadas de experiencia a la hora de combatir a los grupos radicales como los Hermanos Musulmanes, lo que debería tenerse en cuenta. Además, Mamluk manifestó que los servicios de inteligencia sirio tenían una mayor capacidad de penetración en los grupos radicales: “En un primer momento no los atacamos ni los matamos. En su lugar, nos infiltramos en sus redes y solamente actuamos en el momento oportuno”. Efectivamente, los todopoderosos servicios de inteligencia sirios han sido capaces de frenar la irrupción del yihadismo, eso sí violando sistemáticamente los derechos humanos tal y como han denunciado numerosos informes. El viceministro de Asuntos Exteriores consideró que la lucha contra los elementos yihadistas era “una cuestión de seguridad nacional para Siria”.

    miércoles, 8 de diciembre de 2010

    Wikileaks VI: la alianza entre Siria y Hezbolá

    En un informe confidencial, con fecha del 19 de noviembre de 2009, la Embajada de EEUU en Damasco denuncia los vínculos cada vez más estrechos entre Siria y la milicia chií libanesa Hezbolá. El informe está de plena actualidad, puesto que en las últimas semanas varias voces han alertado de una segunda vuelta de la guerra de 2006. El rearme de Hezbolá podría llevar a Israel a lanzar una nueva ofensiva contra Líbano, mucho más mortífera que la registrada en 2006: “El decidido respaldo sirio al rearme de Hezbolá y, en particular, el suministro de cohetes de largo alcance y de misiles guiados, podría modificar el equilibrio de fuerzas y producir un escenario mucho más destructivo que el de la guerra de julio a agosto de 2006. Obviamente, los responsables sirios niegan esta ayuda.

    En otro momento, el telegrama noreamericano considera que “la mentalidad estratégica siria parte de la premisa de que el país podría evitar implicarse en un nuevo conflicto, tal y como ocurriese en 2006. Los líderes sirios parecen estar convencidos de que el rearme de Hezbolá aumenta las posibilidades de que Siria lleve a Israel de nuevo a la mesa de negociaciones”. A Israel no le interesa luchar en dos frentes al mismo tiempo y, por lo tanto, no atacaría a Líbano y a Siria a la vez, aunque podría lanzar operaciones localizadas en territorio sirio contra las instalaciones de Hezbolá en dicho país. Siria tampoco desearía involucrarse en la guerra, a no ser que sea atacada directamente.

    Basándose en fuentes israelíes, el informe indica que Hezbolá dispone de misiles de largo alcance (hasta 320 kilómetros) y un importante arsenal (40.000 cohetes y misiles), lo que implica “un cambio en el equilibrio militar entre Israel y su némesis norteña […]. En el caso de ser utilizada plenamente, esta capacidad representaría un salto cualitativo en el daño y el terror psicológico que los misiles de Hezbolá causaron en el norte de Israel durante la guerra de 2006”.
    La Embajada de EEUU en Damasco considera que “existen pruebas abrumadoras de que Siria no sólo está ofreciendo respaldo logístico y de otra índole en el transporte de armas, sino también es el principal proveedor armamentístico. Es más, la integración de Hezbolá en la doctrina militar siria significa que los operativos e instalaciones de Hezbolá en Siria disfrutan de un tamaño cada vez mayor”. Al mismo tiempo se reconoce que la ayuda siria a las milicias chiíes libanesas tienen una razón táctica: “Asad está más convencido que nunca que el rearme de Hezbollah es necesario para la seguridad siria y es, tal vez, un medio para que el actual gobierno israelí retome las negociaciones sobre la devolución del Golán”.

    El informe depara algunas sorpresas, entre ellas que no menciona en ninguna ocasión a Irán, la 'bestia negra' de Washington desde la revolución islámica de 1979, supuestamente el principal patrón y proveedor de armas de Hezbolá que, de la noche a la mañana, habría sido reemplazado por Siria. Entre las recomendaciones que formula está la de negociar con Damasco desde una perspectiva regional, abordando la problemática de Oriente Próximo en su conjunto e iniciando un diálogo estratégico. En definitiva, lo que se pretendería (y esto lo digo yo y no el informe) es reemplazar el ‘territorio por paz’ en el que se basó el proceso de paz durante la década de los noventa por ‘territorios por realineamiento estratégico’, ya que lo que se demanda es, en esencia, un reposicionamiento de Siria a cambio de la devolución del Golán. En consonancia con la Ley de Responsabilidad Siria, aprobada por el Congreso norteamericano en 2004, se exige como condición ineludible de cualquier futuro acuerdo la ruptura siria con su aliado estratégico iraní, pero también el cese de la colaboración con la ‘resistencia islámica’: Hezbolá y Hamas.

    martes, 7 de diciembre de 2010

    Wikileks V: la nueva política exterior turca

    Si hay algo que preocupe a la Embajada de EEUU en Ankara es el giro emprendido por la política exterior turca en el curso de los últimos años. Así se hace constar en varios cables. En un telegrama fechado el 6 de agosto de 2006 la Embajada de EEUU en Ankara muestra su temor por la nueva política exterior asumida por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en el curso de los últimos años. Los norteamericanos responsabilizaban a Ahmet Davotoglu, en el pasado consejero presidencial y en la actualidad ministro de Asuntos Exteriores, del giro experimentado por Turquía ante sus vecinos.

    El informe confidencial subraya la existencia de un abismo entre las posiciones del gobierno del AKP y el cuerpo diplomático tradicional. Desde su victoria electoral en 2002, se han sucedido los desencuentros entre unos y otros debido a las nuevas prioridades de la política exterior. Como señala el informe, “el cuerpo diplomático turco está bien formado y tiene sintonía con lo que ocurre en EEUU y Europa, pero menos con lo que acontece en la escena política doméstica”.
    Frente a ellos, el presidente Abdullah Gul, el primer ministro Tayyep Erdogan y el ministro Ahmet Dovotoglu están coartados por “su visión turcocéntrica e islamocéntrica de cómo debería funcionar el mundo”. El enfrentamiento entre la vieja y la nueva política exterior turca ha provocado frecuentes roces: se subraya, por ejemplo, la visita de Jaled Mashal a Ankara en febrero de 2006, pocas semanas después de la victoria electoral de Hamas en las elecciones legislativas palestinas, cuando el gobierno turco no informó al aparato diplomático, probablemente para que no la torpedearan.

    El gobierno turco, según el telegrama, considera que “Hamas y Hezbolá son el resultado de las erróneas políticas occidentales y una respuesta de la población desesperada, no auténticos terroristas”. Según Ankara, el diálogo con ellos, además, permitiría que se moderasen y, también, extendería la influencia turca en Oriente Próximo. El cable denuncia que Erdogan “se está dirigiendo a su propio público, a quienes dentro del partido nunca han estado positivamente inclinados hacia Israel y también a una audiencia musulmana suní más amplia a la que intenta cortejar”.
     
    Lo que deliberadamente ignoran los correos de la Embajada de EEUU en Turquía al Departamento de Estado es que Davotoglu considera que Turquía debería equilibrar sus relaciones con los países del entorno y diversificar sus alianzas para conseguir una mayor profundidad estratégica que le de un mayor peso en la escena regional e internacional. Los ejes de esta política serían: equilibrio interno entre seguridad y democracia, política de cero problemas con los vecinos, reforzamiento de las relaciones no sólo con Europa, sino también con Oriente Próximo, Cáucaso y Mediterráneo y, por último, fortalecimiento de las actividades políticas, diplomáticas, económicas y culturales con el entorno regional.

    Es evidente que esta nueva política exterior turca parte de la necesidad de revisar algunos de los postulados tradicionales de la diplomacia kemalista y, también, llenar un vacío en Oriente Próximo que ninguna potencia árabe (ni Arabia Saudí ni tampoco Egipto, obsesionadas con el desarrollo del programa nuclear iraní) parece interesado en ocupar. Aunque sus dos ejes centrales –alineamiento con Estados Unidos y adhesión a la Unión Europea– no han sido ni vayan a ser revisados, se está poniendo cada vez un mayor énfasis en la proyección natural turca hacia Oriente Próximo, que formó parte del Imperio Otomano hasta la Primera Guerra Mundial.

    lunes, 6 de diciembre de 2010

    Segunda vuelta en Egipto

    La población egipcia estaba llamada ayer domingo a las urnas para elegir a 283 de los 508 escaños que tiene la Asamblea del Pueblo (el pasado domingo eligieron a los 222 restantes). Si en la primera ronda, los datos oficilaes hablaban de tan sólo una participación del 35% (fuentes independientes rebajaron el porcentaje hasta el 15%), en esta ocasión los que se sumaron al boicot planteado por la oposición podrían superar el 90%.  
      
    Tanto los Hermanos Musulmanes como el partido liberal Neo-Wafd reclamaron el boicot ante el descarado pucherazo del pasado domingo. Al hacerlo no hacían más que dar la razón a al-Gad de Ayman Nur y a la Coalición Nacional por el Cambio de Mohammad Baradei, que desde un principio habían boicoteado las elecciones al considerar que el oficialista Partido Nacional Democrático (PND) no permitiría que ningún otro partido le hiciera sombra en el nuevo Parlamento.
      
    La mayor parte de los analistas consideran que el régimen egipcio habría decidido cerrar la puerta del Parlamento a la oposición (debe recordarse en este punto que en las pasadas elecciones 88 candidatos independientes cercanos a los Hermanos Musulmanes consiguieron escaño) debido a que el presidente Hosni Mubarak, de 82 años, pretende nombrar a su hijo Gamal, de 46, como su sucesor. Para ello necesitaría un Parlamento especialmente dócil y acallar toda voz crítica que trate de torpedear la creación de una nueva república hereditaria en Oriente Próximo. Las elecciones presidenciales de 2011 confirmarán o descartarán esta lectura.  
     Durante la jornada electoral, varios candidatos decidieron retirar sus candidaturas debido a la imposibilidad de que sus seguidores pudieran depositar el voto en las urnas. En varios centros de votación, la policía ha decidido simple y llanamente impedir que los votantes se acerquen. Diaa Rashwan, candidato del izquierdista Tagammu, ha sido secuestrado durante varias horas. Varias jueces que supervisaban el proceso electoral se retiraron de sus puestos ante la magnitud del fraude.

    Amr Hashem Rabie, un analista de Al-Ahram Center for Political and Strategic Studies, considera que las elecciones han sido una "farsa" y una mera batalla entre las distintas facciones del PND. Para Rabie, dicho partido se hará, al menos, con el 97% de los escaños de la nueva Asamblea, lo que devolverá a Egipto a la década de los noventa, cuando los partidos de la oposición boicoteaban sistemáicamente las elecciones por la ausencia de unas mínimas garantías democráticas.

    viernes, 3 de diciembre de 2010

    Wikileaks IV: Israel contra Hamas

    El cerco a Wikileaks continúa. Amazon ha expulsado a Wikileaks de sus servidores, de tal manera que se ha visto obligado a cambiar el nombre de su dominio. Desde ahora, quienes quieran consultar su archivo deberán entrar en www.wikileaks.ch. Mientras mantengan su información en abierto, seguiremos intentando desentrañar sus telegramas relacionados con el Próximo Oriente.
    Hoy pasamos repaso a los cables de la Embajada de EEUU en Tel Aviv sobre la cuestión palestina. Ofrecen información relevante, porque ponen de manifiesto que los representantes norteamericanos evitan cualquier crítica a las políticas israelíes hacia los palestinos y, además, les ofrecen su cooperación a la hora de burlar el Informe Goldstone.
    El 26 y 27 de mayo de 2009, dos congresistas norteamericanos, Ackerman y Casey, se reunieron por separado con Benjamin Netanyahu. El telegrama, que recoge el contenido de la reunión, evidencia que el respaldo de EEUU hacia la Autoridad Palestina es relativo y, sobre todo, se debe a la inexistencia de otras opciones más convenientes. Ackerman, por ejemplo, señala que “el presidente Abbas y el primer ministro Fayyad son indispensables para progresar, asegurando que tanto Israel como EEUU tendrían problemas si fuesen reemplazados. Por eso se debe hacer algo para mantenerlos en el poder. Necesitan apoyo material, pero también la promesa de un Estado. Las inversiones extranjeras en Cisjordania también ofrecerán un horizonte real”. Nótese que el destino de Gaza no parece interesar demasiado a los representantes políticos norteamericanos. Además, Netanyahu considera que Israel y la Autoridad Palestina tiene un mismo enemigo: Hamas. El informe resumen las palabras del mandatario israelí: “Un gobierno de unidad nacional sin la aceptación previa de Hamas de las condiciones del Cuarteto reforzará a Hamas”. Debemos recordar aquí que las tres condiciones del Cuarteto eran: reconocimiento de Israel, renuncia a la violencia y aprobación del marco de Oslo.


    El 1 y 2 de noviembre de 2009, el embajador Alexander Vershbow, asistente del Secretario de Defensa para Asuntos de Seguridad Interna, se reunión con varios altos cargos del Ministerio de Defensa israelí para abordar diversos asuntos, entre ellos la situación en Cisjordania y Gaza. El telegrama del encuentro muestra la estrategia israelí consistente en negar la existencia de un interlocutor válido en la parte palestina, subrayando siempre la debilidad del presidente Mahmud Abbas para evitar negociar con él y considerando a Hamas un satélite de Irán. Así, Amos Gilad considera que “Abbas no sobrevivirá políticamente más allá de 2011. Gilad añadió que Abbas está haciendo frente a un inusitado criticismo dentro de la Autoridad Palestina sobre su gestión del Informe Goldstone y que esto, unido a la obstinación de Hamas, le ha debilitado de manera considerable”. Además, los militares israelíes señalaron a su interlocutor norteamericano que las negociaciones debían centrarse en la cuestión de la seguridad (israelí, por supuesto: la palestina parece no importarles excesivamente). Eso sí, Gilad remachó que “el Gobierno de Israel tiene poco fe en el equipo negociador palestino”. Otros altos cargos militares israelíes aplaudieron la cooperación en el terreno de la seguridad y en la lucha contra Hamas.

    Aunque la Autoridad Palestina no es indemne a las críticas de los militares israelíes, Hamas se lleva la peor parte. Los militares intentan pintar la imagen de Gaza sometida a los designios de Irán y ponen especial énfasis en subrayar la supuesta cooperación militar entre Hamas y el régimen iraní. Por ejemplo, el general Baidatz señala que los islamistas palestinos estarían intentando hacerse con misiles Fajr-5 (con un radio de acción de 60 km.). El embajador Wershbow, por su parte, inquirió a los oficiales israelíes información sobre “el nivel de apoyo de Hamas, ya que la CIA estaba interesada en saber si había alguna manera de socavar el apoyo a Hamas vis a vis el proceso de paz”. Para Amos Gilad, “una de las mayores preocupaciones de Israel es el ambiente creado por las conversaciones de reconciliación [entre los palestinos]. Gilad señaló que las promesas de paz, unificación y reconciliación están creando un clima de incertidumbre poco saludable. En este sentido, Gilad consideró que el papel de Egipto a la hora de impulsar la reconciliación no era útil y, a menudo, era contraproducente”. Por último, “el embajador Wershbow mostró el respaldo de EEUU a Israel para hacer frente al Informe Goldstone y ofreció compartir la experiencia de EEUU en la investigación de incidentes en Irak y Afganistán si el Gobierno de Israel consideraba la posibilidad de realizar una investigación adicional sobre la materia”.

    El 16 de noviembre de 2009, Benjamin Netanyahu se reunió con una delegación norteamericana de alto rango como recoge el pertinente telegrama del Departamento de Estado. Además de señalar que “está preparado para negociar con Abu Mazen ahora” la creación de un Estado palestino desmilitarizado, el primer ministro israelí intenta convencer a sus interlocutores que “la Autoridad Palestina está manteniendo un boicot político y económico a Israel” (¡!) mientras que Israel hace lo posible para sostenerla ((levantamiento de cientos de obstáculos y de bloques de carreteras que habrían ayudado a que la economía palestina creciera un 7%). Otra de las obsesiones de Israel es, como todos saben, su seguridad (que no la de los palestinos, por supuesto). En este sentido, Netanyahu reconoce que “la AP está realizando un buen trabajo” en el ámbito de la seguridad, lo que quiere decir, ni más ni menos, que está combatiendo adecuadamente a Hamas: “Si pudiéramos incorporar un proceso político a la cooperación que existe actualmente en otros terrenos, entonces tendríamos seguridad, desarrollo económica y paz”. Eso sí: ni una palabra de un Estado palestino en las fronteras vigentes en 1967, como demandan las resoluciones internacionales. Al mismo tiempo, “Netanyahu urgió a EEUU para que presionara a Damasco para que interrumpa el aprovisionamiento de armas a Hezbollah” y aprobó la oferta francesa de mediar entre Israel y Siria (en sustitución de Turquía, país considerado non grato desde que protestase la masacre del Mavi Marmara).

    En los próximos días entraremos en los cables de la Embajada de EEUU en Ankara. Eso sí: si todavía permanece operativo el nuevo enlace.