lunes, 13 de diciembre de 2010

Sancionar o respaldar a Israel

Hace unos días el diario israelí Haaretz abría su edición digital con la noticia de que un grupo de ex estadistas europeos (entre ellos Javier Solana y Felipe González, así como el ex canciller alemán Helmut Schmidt, el ex presidente alemán Richard von Weizsacker, el ex presidente italiano Romano Prodi, el ex primer ministro francés Lionel Jospin, la ex presidenta irlandesa Mary Robinson o la ex comisaria europea Benita Ferrero-Waldner) era favorable a sancionar a Israel congelando completamente las relaciones bilaterales en el caso de que prosiga su política colonizadora en los Territorios Ocupados.
 
Este grupo de personalidades habría enviado una carta el día 10 de diciembre a las más altas instancias europeas y a los presidentes de los 27 Estados miembros condenando la política de hechos consumados israelí que, poco a poco, está haciendo imposible la creación de un Estado palestino. El artículo señala que "26 antiguos líderes europeos que desempeñaron el poder durante la pasada década han reclamado la adopción de medidas estrictas contra Israel en respuesta a su política colonizadora y a su rechazo a respetar la legalidad internacional".

Según parece, la iniciativa europea habría sido coordinada con algunas antiguas personalidades políticas norteamericanas, que consideran que la presión exterior podría ayudar a Barack Obama a hacer frente a las resistencias internas a la creación de un Estado palestino. Los ex estadistas también pretenden apoyar la campaña palestina encaminada a ganar apoyos internacionales ante una eventual declaración unilateral de independencia, dada la negativa israelí a detener la construcción de asentamientos.

Los líderes europeos denuncian: "Israel ha continuado la construcción de asentamientos en los Territorios Ocupados Palestinos, incluido Jerusalén Este, y rechazado negociar de manera seria la finalización de la ocupación y el establecimiento de un Estado palestino independiente y soberano. La UE siempre ha considerado que los asentamientos son ilegales, pero esta expansión colonizadora continuada y sistemática en los Territorios Ocupados, incluido Israel, por parte de Israel no ha tenido ninguna consecuencia". Por eso reclaman que la UE juegue un papel más efectivo y más activo ante EEUU e Israel. También interpretan que "la UE debería dejar claro que la decisión de reforzar las relaciones euro-israelíes y los acuerdos biliterales se congelarán a menos que Israel detenga sus actividades colonizadoras en Cisjordania y Jerusalén Este".

La carta también exige que la UE envíe a Jerusalén Este una delegación de alto nivel, dirigida por el alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común y formada por los ministros de Asuntos Exteriores europeos, para evaluar la situación de la población palestina tras las últimas expulsiones, así como para plantear "una agenda de propuestas para detener y reverir el deterioro de la situación sobre el terreno". También se manifiesta a favor de levanar el veto europeo a la formación de un gobierno de unidad nacional palestino para reconciliar a las facciones palestinas y levantar el bloqueo sobre Gaza. Por último piden a la UE que no acepte ningún cambio unilateral en las fronteras vigentes en 1967 que vaya en contra de la legalidad internacional y que tan sólo admita mínimos cambios (siempre que sean previamente acordados entre las partes).
Esta actitud contrasta con la defensa acérrima de Israel por parte del ex presidente José María Aznar, que desde que abandonase La Moncloa se ha distinguido como un fiel escudero de Israel. Una de sus últimas iniciativas es Friends of Israel, organización que pretende lavar la mala imagen israelí en Europa y defender a capa y espada sus políticas. En su última comparecencia dentro de este foro, el 21 de octubre en Londres, Aznar defendió, nada más y nada menos, al ejército israelí que, según él, "defiende nuestros valores, nuestro modo de vida y nuestra integridad". Aprovecho la ocasión para recordar su polémico artículo en el diario The Times titulado "Apoya a Israel. Si Israel se hunde, también nos hundiremos nosotros".

A su vez el ex mandatario señaló que está tratando de movilizar a numerosas personalidades internacionales a favor de Israel: "Quiero formar un grupo de líderes, en principio europeos y no judíos, para que se levanten y defiendan a Israel. Para que digan no a este sinsentido que únicamente intenta socavar la posición de Israel en la comunidad internacional". Entre las personas que formarían este grupo, según Aznar, estarían Marcello Pera (ex presidente del Senado italiano), Alejandro Toledo (ex presidente del Perú) o John Bolton (afamado neocon norteamericano y ex representante de EEUU ante la ONU).

No hay comentarios:

Publicar un comentario