miércoles, 16 de diciembre de 2015

La metástasis del terror yihadista

El fin de semana publiqué en la revista El Tiempo de Colombia este artículo titulado "La metástasis del terror yihadista" en el que trató de analizar los cambios registrados en la estrategia del ISIS y los resultados que hasta el momento han obtenido los ataques de los que ha sido objeto.

Si el año 2014 es recordado por la proclamación del califato por el autodenominado Estado Islámico (EI), el 2015 lo será por los brutales atentados que dicha organización perpetró en el extranjero. Los ataques contra la redacción del semanario Charlie-Hebdo y la sala de conciertos Bataclan en París marcan un antes y un después en su estrategia. Si hasta el momento su prioridad había sido consolidar su posición en sus dominios de Siria e Irak, ahora apuesta claramente por golpear al enemigo exterior y, en concreto, a aquellos países que han asumido un mayor protagonismo en el combate contra la organización yihadista.
 El principal éxito de EI radica en haberse asentado sobre una sólida base territorial, puesto que controla una vasta región que abarca varias provincias de Siria e Irak.
Se trata de un salto cualitativo que no solo ha pasado factura a Francia, sino también a otros países como Turquía y Rusia. En el mes de octubre un atentado en plena campaña electoral turca se saldó con la muerte de 128 personas en Ankara. En noviembre un Airbus 321 ruso con 224 turistas a bordo, que sobrevolaba la península del Sinaí estalló en pleno vuelo.

A pesar de la gravedad de este desafío, no deberíamos dejarnos llevar por el pánico y caer en la trampa tendida por EI. No estamos ante los prolegómenos de la III Guerra Mundial como algunos se han aventurado a señalar, sino ante una amenaza terrorista a escala mundial que debe ser combatida con todas las armas del Estado de derecho y conforme a la legalidad internacional. El principal error sería interpretarlos como una declaración de guerra y actuar de manera precipitada sin calibrar las implicaciones de dicha respuesta. Debe tenerse en cuenta que EI apenas cuenta con 30.000 combatientes por lo que no representa, ni mucho menos, un peligro existencial para el mundo occidental. Ni tan siquiera el hecho de que una pléyade de grupúsculos yihadistas (como el nigeriano Boko Haram, el tunecino Ansar al-Sharia, el egipcio Ansar Bait al-Maqdis o el somalí Al-Shabab) le hayan jurado lealtad debería alarmarnos más de lo necesario, puesto que se trata de una alianza meramente coyuntural y oportunista.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Diez interrogantes sobre el ISIS

Esta semana publico este artículo sobre el Daesh o Estado Islámico (ISIS) en la revista Cambio 16. Se trata de un texto de carácter divulgativo que trata de resolver algunas preguntas básicas sobre dicha organización. En papel sólo tuvimos margen para incluir siete preguntas, pero aquí os dejo las diez que escribí.

1. ¿CÓMO DENOMINARLO?
Aunque se conoce como Estado Islámico, debe tenerse en cuenta que esta denominación es equívoca puesto que ni es un estado propiamente dicho ni tampoco puede representar al Islam en su conjunto, porque en realidad comulga con una interpretación minoritaria conocida como wahabismo. Al denominarlo Estado Islámico se le otorga, además, una legitimidad religiosa de la que en la práctica carece. Por estas razones muchos prefieren llamarlo ISIS (siglas en inglés del Estado Islámico en Irak y Siria) o Daesh (las siglas en árabe), que tiene una connotación peyorativa al pronunciarse de manera similar a “pisotear”.

2. ¿CUÁNDO NACE EL DAESH?
El embrión de esta organización lo encontramos en el grupo Al-Qaeda en Mesopotamia, nacido tras la invasión de Irak por parte de EEUU en 2003. El Daesh surge oficialmente el 8 de abril de 2013, cuando su máximo dirigente Abu Bakr al-Bagdadi anunció la fusión entre el Estado Islámico en Irak y el Frente Al-Nusra, apéndice de dicho grupo en Siria. La fusión entre ambos grupos no fue aceptada por este último, que siguió operando de manera autónoma y juró lealtad a Al-Qaeda. Desde entonces han sido frecuentes los enfrentamientos entre ambos. En realidad, el Daesh no es un grupo propiamente sirio, sino transnacional ya que la mayor parte de sus integrantes (de 30.000 a 50.000 según las fuentes) son yihadistas provenientes del mundo islámico, pero también del occidental. Tras la conquista de la ciudad de Mosul, la segunda más poblada de Irak, al-Bagdadi proclamó solemnemente la reinstauración del califato el 29 de junio de 2014. Desde entonces, el grupo se denomina simplemente Estado Islámico.

 CAMBIO16_2015diciembre

3. ¿QUIÉN ES EL CALIFA IBRAHIM?
Existen escasas noticias sobre la vida sobre al-Bagdadi. El califa Ibrahim, como se hace llamar, afirma pertenecer a la tribu de los Quraysh y, por lo tanto, descender del profeta Mahoma. Estudió teología en la Universidad de Bagdad y fue imán de diversas mezquitas hasta la invasión norteamericana de 2003. A partir de este acontecimiento engrosó las filas de diferentes movimientos yihadistas que combatían a las fuerzas de ocupación. Entre febrero y diciembre de 2004 estuvo encarcelado en el centro de internamiento de Camp Bucca, donde entabló relación con numerosos miembros de las Fuerzas Armadas y los Servicios de Inteligencia de Sadam Hussein que, a la postre, se acabarían incorporando al Daesh. Posteriormente se integró en las filas del Estado Islámico de Irak, la rama iraquí de Al-Qaeda, cuyas riendas tomó en 2010. Tras autoproclamarse califa, instó a los musulmanes a emigrar a los territorios bajo su autoridad y a hacer el yihad contra los infieles. Según diversas fuentes, al-Bagdadi habría sido herido de gravedad el 7 de noviembre de 2014 cuando el convoy en el que se desplazaba fue atacado por la aviación iraquí.