martes, 30 de noviembre de 2010

Wikileaks II: Egipto versus Hamas

Las revelaciones de Wikileaks son un filón en bruto. Los politólogos ya no tendremos que esperar, como sucedía hasta ahora, los 25 de años de rigor para que los archivos del Departamento de Estado norteamericano sean desclasificados y abiertos al público.

Como ayer, hoy nos centraremos también en los cables de la Embajada de EEUU en El Cairo. El interlocutor predilecto de los diplomáticos, políticos y militares norteamericanos que visitan el país es Omar Suleiman, el todopoderoso jefe de los Servicios de Inteligencia que algunos sitúan incluso en la carrerea presidencial (otros, en cambio, consideran que preferirá quedarse en un segundo plano, aunque su apoyo será central para catapultar las expectativas de cualquier presidenciable).

En un documento calificado de secreto y fechado el 31 de diciembre de 2007 se recoge el contenido de la reunión entre Omar Suleiman, la embajadora norteamericana Margaret Scobey y una delegación de senadores norteamericanos celebrada en El Cairo. Soleiman manifiesta a sus interlocutores que “Hamas está políticamente aislada y es incapaz de impedir un acuerdo entre Israel y la Autoridad Palestina, ya que está atrapada en Gaza”. En otro momento  de la conversación, el jefe de la Inteligencia egipcia considera que Hamas podrá mantenerse en el poder entre 3 y 12 meses, pronóstico erróneo ya que han pasado tres años de estas palabras sin que la organización islamista haya abandonado el poder. Quizás lo más interesante de las palabras de Soleiman es que considera que “Hamas deberá elegir entre seguir siendo un movimiento de resistencia o aceptar el proceso político. No podrán mantener las dos apuestas”.
Archivo:Michael Mullen, CJCS, official photo portrait, 2007.jpg    
En otra reunión, esta vez celebrada el 21 de abril de 2009, entre Omar Soleiman y el jefe supremo del Estado Mayor norteamericano, el almirante Michael Mullen, el jefe de la Inteligencia egipcia intenta vender la imagen de Egipto como un aliado en la lucha contra el terrorismo islámico en Oriente Próximo al señalar “Egipto está rodeado de radicalismos” mencionando expresamente a Gaza, Sudán y Somalia. Soleiman señaló que “el radicalismo era la columna vertebral de las amenazas a la seguridad regional, añadiendo que el radicalismo en Gaza representaba particularmente una seria amenaza para la seguridad nacional egipcia”. Además indicó que “Egipto debe combatir los intentos iraníes de introducir armas en Gaza y frenar el contrabando a través de territorio egipcio”. Por último señaló que Egipto sabía bien como afrontar el fenómeno, porque había acabado con el extremismo islámico a mediados de los noventa, precisamente limitando sus fuentes de financiación. Por eso considera vital detener los envíos de fondos procedentes de Irán. Según el documento, “Soliman señaló que el apoyo económico iraní a Hamas alcanzaba los 25 millones de dólares mensuales” (con parte de ellos se pagarían los salarios de los Batallones de Izz al-Din al-Qassam), aunque en varias ocasiones se habían interceptado estos envíos. De otra parte, Soleiman se quejó de los intentos iraníes de infiltrarse en Egipto y anunció el arresto de una célula de Hezbolá que pretendería perpetrar atentados en suelo egipcio, lo que consideró como una línea roja: “Egipto ha enviado un claro mensaje a Irán: si ellos interfieren en Egipto, Egipto interferirá en Irán, añadiendo que los servicios de inteligencia egipcios habían comenzado a reclutar agentes en Irak y Siria”.

En los telegramas difundidos hasta ahora, la figura del presidente Hosni Mubarak aparece desdibujada, lo que parece evidenciar que Egipto parece haber perdido influencia en Oriente Próximo, siendo su incidencia en los asuntos árabes cada vez más limitada. A pesar de mediar entre los palestinos desde hace una década, Egipto ha sido incapaz de impulsar un acuerdo de reconciliación. Tampoco parece capaz de influir en los asuntos libaneses. Las relaciones con Siria están congeladas desde hace un lustro. E, incluso, carece de la capacidad de intervenir en la que fuera su área de área de influencia africana, sobre todo en Sudán. Merece la pena rescatar los consejos del rais en torno a Irak. A Mubarak no se le ocurre otra cosa que recomendar a EEUU que “olvide la democracia, porque los iraquíes son demasiado rudos por naturaleza” y, en consecuencia, les sugiere que apueste por un "dictador justo" en una entrevista celebrada el 20 de mayo de 2008 en El Cairo y en un texto que el Departamento de Estado califica de confidencial.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Wikileaks I: ¿Es Egipto un mediador honesto?

Uno de los telegramas del Departamento de Estado norteamericano publicados la pasada noche por Wikileaks se refiere a la entrevista celebrada en El Cairo el 29 de junio de 2009 entre el jefe de los servicios de inteligencia egipcia Omar Suleiman y el general Petraeus, comandante del CENTCOM. Además de abordarse la situación en Irak e Irán, los militares egipcio y norteamericano repasan la situación en Palestina. La conversación pone en evidencia que Egipto no puede jugar por más tiempo la carta de mediador entre Hamas y Fatah, dado que uno de sus principales objetivos es, precisamente, socavar la autoridad de Hamas y reforzar a Fatah.

El documento, de carácter secreto señala textualmente: "Soliman explicó que los tres principales objetivos de Egipto son mantener la calma en la Franja de Gaza, socavar a Hamas y obtener respaldo popular para el presidente palestino Mahmud Abbas. Soliman señaló que Egipto trabaja estrechamente con Israel para coordinar los envíos de asistencia humanitaria y anima a Israel a permitir la entrada de más ayuda. Soliman señaló que todavía está intentando alcanzar un acuerdo de tahdiya (calma) entre Hamas e Israel, pero aseguró que la falta de estrategia israelí hacia Gaza y el deseo de mantener la presión sobre Hamas hace inviable cualquier tipo de acuerdo. Para socavar a Hamas, Egipto ha 'frenado' envíos de dinero y armamento a Gaza. 'Hamas siente que está perdiendo sus capacidades', dijo Soliman, dado que son incapaces de rearmarse empleando los túneles que unen a Egipto con Gaza. La presión, y en especial el éxito egipcio a la hora de desmantelar el mecanismo de financiación de Hamas, puede hacer que Hamas asuma una posición 'más flexible'".
En otro de los fragmentos del documento, "Soliman informó al general Petraeus de sus esfuerzos destinados a facilitar la reconciliación palestina. La reconciliación sigue siendo difícil, señaló, ya que ni Hamas ni Fatah desean realmente un acuerdo. Las facciones palestinas están actualmente en El Cairo, dijo, para discutir la liberación de los detenidos. Las conversaciones están en un callejón sin salida, sin embargo, ya que Hamas las ha suspendido hasta que Abbas libere a todos los detenidos de Hamas en Cisjordania, algo que Soliman considera que Abbas nunca aceptará. Solimán también puso en duda que pudiera alcanzarse un acuerdo de reconciliación antes del 7 de julio, como previamente había anunciado Egipto, y prevé que las conversaciones se suspendan durante unos dos meses.  A pesar de los desafíos y frustraciones, Soliman prometió que Egipto 'no se dará por vencido'. 'Es difícil', continuó, 'pero siempre soy optimista. Me considero un hombre paciente, pero estoy perdiendo la paciencia'".

sábado, 27 de noviembre de 2010

El presidente Piñera en el Club Palestino

Hace unos días Nancy Lolas, diputada del Consejo Nacional Palestino en representación de Chile, me envió amablemente el discurso del presidente Sebastían Piñera Echenique en el Club Palestino de Santiago para conmemorar el 72 aniversario de dicha institución y sumarse a las actividades del bicentenario de la independencia. Ante la influyente comunidad palestina del país andino, Piñera afirmó:

“No exageramos cuando decimos que en Chile se encuentra un pedazo del corazón de Palestina…En nuestro país vive una de las colectividades palestinas más numerosas en términos de número de personas, pero también más grande, en términos de aporte, del mundo.  Son cerca de 300.000 inmigrantes y sus descendientes. Aquí hablaban de los hijos y de los nietos. Yo creo que a esta altura ya hay muchos bisnietos, y quizás, incluso, hijos de bisnietos que viven en nuestro país, y son oriundos de Palestina, la mayoría de ciudades donde yo he podido estar y apreciar, como Beit Jala,  Beit Sahour, Ramallah,  Al-Khalil, Belén, entre tantas otras en Palestina”.


“Esta presencia palestina en Chile, que se remonta a 130 años atrás, cuando los primeros inmigrantes llegaron a nuestro país, tal vez buscando mejores horizontes o más libertades, dado el dominio que en esos tiempos ejercía el gran Imperio Turco Otomano sobre la tierra de Palestina. Y se instalaron al comienzo, básicamente en Santiago, en los barrios de Recoleta, Independencia, Matucana, y muchos otros. Pero posteriormente se dispersaron por todo nuestro país. Y por eso es muy cierto lo que dijo el presidente del Club Palestino, en Chile decimos que un pueblo nunca llegará a ser una gran ciudad, sino cuenta con cuatro cosas esenciales: una comisaría de carabineros, un hospital, un liceo y un palestino o un paisano, como cariñosamente los llamamos en nuestro país”.

“El proceso de integración de los palestinos a Chile no fue fácil. Llegaron al fin del mundo, tierras muy distantes y muy lejanas a su natal Palestina. Muchos de ellos tuvieron que cruzar la Cordillera a lomo de mula, y sus primeros tiempos en Chile no fueron fáciles.  Más bien fueron extraordinariamente duros. Aquellos inmigrantes debieron vencer muchos obstáculos, partiendo por el idioma, la pobreza, porque muchos llegaron sin bienes materiales, pero con algo mucho más importante, un amor por la libertad y unas ganas de progresar. Siempre yo destaco la capacidad de innovación, de emprendimiento, de enfrentar dificultades que tuvieron que afrontar los primeros inmigrantes, y cómo ese espíritu no se ha perdido y lo han transmitido a las generaciones que siguieron su obra en nuestro país”.



“Se destacaron en múltiples actividades que usted hacía referencia. En todos los ámbitos de nuestro quehacer  existe un aporte valioso, fecundo del pueblo palestino. Dieron un gigantesco impulso al comercio y a la industria nacional, a la banca, y a muchas otras actividades en que demostraron su capacidad de innovación y emprendimiento. Pero realizaron también aportes muy significativos a nuestra cultura, a nuestro arte, a nuestro deporte, a las ciencias, a la política, a la religión… Por de pronto, senadores de la República como el senador Chahuán, y diputados, como el diputado Hasbún y la diputada Sabat. Otros diputados que sin ser palestinos se han mimetizado con el pueblo palestino, como el diputado Iván Moreira, y también diputados como  Fuad Chahín y Jorge Tarud. No puedo dejar de recordar también al empresario Carlos Abumohor, al obispo Fernando Chomalí, el destacado jurista José Zalaquett, el fiscal nacional Sabat Chahuán, la escritora Diamela Eltit, nuestro campeón olímpico Nicolás Massú.  Y podríamos seguir y seguir. A veces uno piensa si son realmente sólo 300.000 o son muchos más, porque el aporte que han hecho a nuestro país en todos los campos, ha sido muy significativo y extraordinariamente valioso”.

“Por eso, yo quiero reafirmar hoy día la firme voluntad de nuestro Gobierno de fortalecer y estrechar, en todos los ámbitos, la cooperación política, económica, cultural con el pueblo palestino y con el Gobierno palestino. Chile fue el primer país en Sudamérica que estableció relaciones con la Autoridad Nacional de Palestina el año 1994, y actualmente contamos con una oficina de representación en la ciudad de Ramallah. Pero queremos ir mucho más allá... Quiero también expresar nuestro más firme, decidido y convencido apoyo al establecimiento y existencia de un Estado Palestino libre, autónomo, próspero y seguro, que es, por lo demás, lo que señaló la Declaración de Independencia del año 1988, en que estableció que tenía que velar por la identidad, dignidad, justicia, libertad, derechos y desarrollo de su pueblo. Y además, quiero expresar en forma muy clara que condenamos toda forma de violencia y rechazamos la construcción de todo muro que pretenda dividir a un ser humano de otro ser humano”.

Hay varios libros dedicados a analizar el fenómeno de la migración palestina a Chile, uno de los más recomendables es la Guía social de la colonia árabe en Chile de Ahmad Hassan Mattar, editado precisamente por el Club Palestino en 1941 que puede consultarse en su integridad.

jueves, 18 de noviembre de 2010

¿Para qué una nueva moratoria?

Leo en El País un interesante artículo titulado 'Lo mío es mío y lo tuyo es negociable' de Lluís Bassets sobre la nueva moratoria de 60 días en la colonización de Cisjordania que negocian a contrarreloj EEUU e Israel.

Que el proceso de paz se ha convertido en algo surrealista es algo por todos conocido. Al parecer ya no se trata de pactar el establecimiento de un Estado palestino sobre los territorios que Israel ocupa ilegalmente desde 1967, sino de una interminable negociación de bazar en la que Israel siempre sale ganador y los palestinos no dejan de perder cada día algo más. En lugar de castigar a Israel por incumplir sistemáticamente el Derecho Internacional y por negarse a retirarse de los territorios palestinos de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, la comunidad internacional, y de manera especial EEUU, siempre encuentran la manera de recompensarle de manera generosa.

Ahora EEUU ofrece a Israel 20 aviones invisibles F-35 a cambio de, nada más y nada menos, congelar unos días la construcción de colonias. No sólo eso: además la Administración de Obama habría garantizado que utilizarán su derecho a veto para impedir que el Consejo de Seguridad reconozca una declaración unilateral de independencia palestina, tal y como pretendía hacer el primer ministro Salam Fayad el próximo verano. Este cheque blanco parece indicar que el dúo Obama-Clinton parece haber abandonado cualquier esperanza de alcanzar un acuerdo durante esta legislatura. O lo que es lo mismo: la estrategia obstruccionista de Benjamin Netanyahu ha logrado imponerse una vez más.


A continuación, algunos de los extractos del articulo de Lluís Bassets:

"Netanyahu no quiere la paz, sino el proceso. Es decir, mantener a los palestinos sentados en una mesa de negociación en la que nada quiere ceder. Eso le permite seguir gobernando con una ultraderecha reacia a todo acuerdo y sin disposición alguna a renunciar a la entera Cisjordania. Parte de un principio de asimetría habitual en esta negociación desequilibrada: lo mío es mío y no es objeto de negociación alguna, mientras que lo que vamos a negociar es cómo nos repartimos lo que es tuyo. Israel trabaja con la premisa de que una parte de los territorios palestinos ocupados le pertenecen y jamás serán devueltos: este es el caso de Jerusalén Este y de las mayores colonias construidas en Cisjordania".

"La derecha israelí se halla crecida. Por la victoria republicana en las elecciones de mitad de mandato y por la capacidad de Netanyahu de enredar y sacar petróleo de Washington. La ultraderecha y los colonos también: la moratoria anterior de 10 meses ha sido vulnerada en decenas si no centenares de ocasiones, sin contar que tampoco alcanzaba a Jerusalén, donde se han seguido construyendo viviendas para israelíes y expulsando a población nativa árabe".

"Una de las diferencias entre la fuerza de Israel y de Palestina estriba en el papel de sus respectivos radicales. Mientras que el extremismo israelí suma, el palestino resta. Los israelíes que se oponen a los dos Estados, a la moratoria en la construcción de asentamientos e incluso a la negociación hacen valer su voz y su fuerza para arrancar más concesiones de Estados Unidos, mientras que quienes se resisten a las concesiones por el lado palestino lo que consiguen es debilitar a su presidente, Mahmud Abbas".

"El acuerdo esbozado entre Hillary Clinton y Netanyahu deja a los palestinos sin bazas negociadoras. Hay congelación, pero no es total: se siguen construyendo 3.000 viviendas ya proyectadas y Jerusalén no entra en el acuerdo. El arma disuasoria palestina del reconocimiento en Naciones Unidas queda desactivada por el compromiso de Washington para utilizar su veto en el Consejo de Seguridad".

martes, 16 de noviembre de 2010

Campaña electoral en Egipto

La cadena árabe Al-Yazira informa del arranque de la campaña electoral egipcia (que durará 14 días) y, como cada vez que esto ocurre, comienzan las detenciones entre las filas de los Hermanos Musulmanes (HHMM). En las pasadas elecciones, celebradas en 2005, la Hermandad consiguió 88 de los 454 escaños de la Asamblea del Pueblo frente a los 311 del oficialista Partido Nacional Democrático (PND) del presidente Hosni Mubarak. Para evitar que ocurra algo similar el 28 de noviembre, el régimen egipcio ha dado una serie de pasos entre ellas la enmienda constitucional de 2007 que teóricamente impide que puedan concurrir a las elecciones partidos de base religiosa.
A pesar de que varias formaciones (entre ellas al-Gad y el mismo premio Nobel Mohamed Baradei, quien aspira a presentarse a las presidenciales de 2011) han decidido boicotear las elecciones debido a la falta de libertades, el recién elegido guía supremo Mohamed Badia (en la foto) anunció el 9 de octubre que los HHMM concurrirían a las elecciones. No sólo eso, sino que además confían en obtener el 30% de los escaños del próximo Parlamento para lo que presentarán tan sólo 152 candidatos como independientes. Según el Alto Comité Electoral, un total de 5.181 candidatos se disputarán los 508 escaños que tendrá la nueva Asamblea del Pueblo (64 de los cuales serán reservados para diputadas).
Los HHMM no lo van a tener fácil. La web de los HHMM informa hoy de la detención de 15 candidatos islamistas (4 de ellos mujeres) precisamente el mismo día que se celebra la Fiesta del Sacrificio, el día más sagrado del calendario islámico. Desde que la formación islamistas anunciase su voluntad de concurir a las elecciones han sido detenidos 250 de sus miembros, la mayor parte de los cuales permanecen encarcelados. La Red Árabe de Información sobre Derechos Humanos, próxima a los HHMM, ha condenado las medidas represivas y publicitado un comunicado de la Coalición Independiente para la Observación de las Elecciones en el que denuncia que "no habrá elecciones libres sin democracia ni democracia sin libertades públicas".

Ya que se da por supuesto que el PND se impondrá por una abrumadora mayoría, la única incógnita reside en saber si el régimen tolerará esta vez la presencia de diputados islamistas y en qué cantidad. Les seguiremos informando...

lunes, 15 de noviembre de 2010

Adiós a la Cumbre de Barcelona

Leo en Balagan, el blog Eugenio García Gascón (corresponsal del diario Público en Oriente Medio), la noticia de la nueva cancelación de la Cumbre de Barcelona (¿y ya van tres?). Como cabía esperar, los países árabes se niegan a compartir mesa con el ministro de Asuntos Exteriores israelí Avigdor Lieberman, un colono extremista que vive en uno de los asentamientos ilegales construidos por Israel sobre el Territorio Ocupado palestino. Como el Proceso Euro-Mediterráneo, la Unión por el Mediterráneo nace con una grave tara:
"La cumbre mediterránea que debía celebrarse en Barcelona el 21 de noviembre se ha suspendido. Y la cosa anda tan mal que ni siquiera se ha fijado una fecha alternativa. A la ciudad condal debían acudir líderes de todos los países ribereños. En Israel preocupa que se haga al Estado judío responsable de la cancelación, a causa de su negativa a detener la construcción en los territorios palestinos ocupados.

Pero los propios israelíes cuentan que esa no habría sido la razón de la suspensión, a pesar de que los palestinos no querían acudir a Barcelona por dos motivos: por la construcción en Cisjordania y por la presencia del ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, que precisamente reside en una colonia judía.



En la decisión final han pesado los dos Estados más populosos de la cuenca mediterránea: Egipto y Turquía. Los turcos todavía están enfadados con Israel a causa del abordaje de la flotilla de la libertad que se dirigía a Gaza la primavera pasada. Exigen que Israel se declare responsable de lo ocurrido en aguas internacionales e indemnice a las víctimas. Los turcos dijeron que si Israel acudía a Barcelona ellos se quedarían en casa. La delegación israelí, que iba a estar presidida por el primer ministro Netanyahu también iba a incluir a Lieberman.

El boicot de Egipto también ha surtido efecto. Los egipcios se negaban a acudir a Barcelona si en la delegación israelí iba Lieberman. No hace mucho tiempo Lieberman se mostró partidario de bombardear la presa de Aswan, en el Nilo, y también ha efectuado declaraciones muy poco amistosas con respecto al presidente Mubarak, así que los egipcios no quieren verlo ni en pintura.

En resumen, Egipto y Turquía han provocado la suspensión de la conferencia de Barcelona, y los dos países lo han hecho a causa de Israel. Los españoles y los franceses, que la estaban organizando, no han podido evitarlo. El hecho de que los motivos alegados por egipcios y turcos estén relacionados con Israel, muestra lo importante que es para la comunidad internacional que Israel firme la paz con los palestinos y los sirios, y se retire de todos los territorios ocupados".

domingo, 14 de noviembre de 2010

... y la carestía de la vida en Siria

¿Tiene alguna posibilidad de llevarse a la práctica los proyectos faraónicos de Bashar al-Asad? ¿La estrategia de los cuatro mares de la que hablábamos ayer convertirá a Siria en el ombligo del mundo? Quizás una buena forma de responder a estas preguntas sea el siguiente video (en árabe) realizado por Tharwa Foundation, una organización dirigida por Ammad Abdelhamid que apuesta por los valores democráticos. El video se centra en los problemas de la población siria para sobrevivir en el día a día.


El video denuncia las precarias condiciones de vida de una parte significativa de la población siria. Cerca de un 30% de los sirios viven bajo el umbral de la pobreza con menos de dos dólares al día y el desempleo afecta al 25% de la población. La corrupción generalizada y la despreocupación del gobierno por este problema hacen que, poco a poco, la situación se vaya agravando. Además la llegada de más un millón de refugiados iraquíes (buena parte de ellos asentados en los barrios periféricos de Damasco) acentúa la problemática y satura los servicios educativos y sanitarios.

La sistemática represión de la oposición desde la llegada del Baaz al poder en 1963 ha hecho que la población sea reacia a involucrarse en la vida política. De hecho, las escasas voces que se han alzado para reclamar el fin de las leyes marciales y unas mayores libertades civiles han sido rápidamente acalladas. Casi un centenar de miembros de la sociedad civil han sido encarcelados en estos últimos diez años y muchos de ellos han sido condenados a penas que van desde los dos a los cinco años por el mero hecho de reclamar la legalización de los partidos políticos o el respeto a las especificidades culturales kurdas.

sábado, 13 de noviembre de 2010

La estrategia de los cuatro mares...

Dos informaciones que demuestran el duro contraste entre los sueños y la realidad. La primera, recogida de los informes semanales que realiza la revista Política Exterior con el título "¿Megalomanía siria?". Después de hacer un breve análisis de la primera década en el poder de Bashar al-Asad, que con 34 sucedió a su padre, destaca sus ambiciones de convertir a Siria en "el centro del mundo" dentro de una nueva estrategia denominada de "los cuatros mares". La segunda información, que colgaré mañana, es un vídeo que nos muestra el duro a día de la población siria (¡un 30% de la cual vive bajo el umbral de la pobreza!).


"Megalomanía siria", Informe Semanal de Política Exterior,  nº 721 (15 de noviembre de 2010):

"En esas condiciones, Siria se siente capaz de aspirar a ser mucho más que un peón secundario en Oriente Próximo. En mayo de 2009, Bashar al-Asad anunció que su gobierno concentraría sus esfuerzos en el desarrollo de la llamada “estrategia de los cuatro mares”, con el objetivo de convertir a Siria en una parte integral del “centro del mundo”.

Damasco vislumbra una oportunidad histórica para hacer de Siria un punto de conexión entre el mar Negro, el Mediterráneo, el Caspio y el golfo Pérsico en un plan que incluye el tránsito de hidrocarburos y otras mercancías que puedan intercambiar los países europeos con los árabes e incluso más allá, convirtiendo su territorio en un eslabón medular de la nueva “ruta de la seda” que enlazará la cuenca mediterránea con Asia Central y China.

Todo ello se traduciría en un mayor peso internacional al involucrar en su estabilidad a los más importantes actores globales. Para ello, El Asad ha mantenido reuniones en los últimos meses con altas autoridades rusas, iraníes, turcas y azeríes. En 2009 su gobierno firmó un acuerdo para construir un gasoducto que permitirá a partir de 2011 enviar gas desde el Arab Gas  Pipeline a los mercados europeos a través del gasoducto Nabucco, que atravesará el territorio turco para enlazar los yacimientos de gas del Caspio con Europa.

El siguiente paso será construir otro gasoducto que atravesará Siria desde Irak para enlazar con las redes del  hoy un planteamiento de esa envergadura está rodeado de tal incertidumbre que resulta aventurado apostar por su concreción a medio plazo. Para empezar, Siria necesitaría consolidar su propio desarrollo, lo que obligaría a unas reformas sociales, políticas y económicas que parecen estar muy lejos de las intenciones de sus actuales dirigentes. El hecho de que Siria siga enfrentada a Israel, no haya abandonado sus intenciones de volver a ejercer su dominio sobre Líbano y mantenga estrechos vínculos con Irán, convierten a Damasco en un factor de inestabilidad en Oriente Próximo".

viernes, 12 de noviembre de 2010

Libaneses en Brasil

Michel Temer, un curtido político de origen libanés, será el nuevo vicepresidente de Brasil tras la victoria electoral de Dilma Roussef. Temer ha presidido varias veces el Parlamento y es presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño. Aunque nacido en Brasil, su familia procede de una pequeña localidad llamada Taburah, muy cerca de la ciudad libanesa de Trípoli.


El ascenso de Temer a la vicepresidencia muestra la pujanza de la comunidad libanesa en Brasil. Merece la pena rescatar el testimonio de otro eminente político brasileño de origen libanés, Camilo Achkar, sobre el periplo de los libaneses en Brasil y su progresivo interés por la política:

“La evolución del colectivo libanés a Brasil ha tenido varias fases. La primera fue la de los comerciantes bandeirantes, libaneses que se adentraron en las regiones agrestes de São Paulo, Minas y Mato Grosso, principalmente, cargando tras de sí una maleta con mercancías y utensilios para trocar o vender; ésta fue la fase de los pioneros libaneses en Brasil.
Tras esta fase pionera y heroica, siguió una segunda fase exitosa de integración social. Los libaneses pasaron a convivir en pequeñas aldeas y poblaciones, abriendo alguna tiendita al lado de la iglesia, de la escuela o de la farmacia y comenzando a forjar aquellos incipientes municipios. Se fueron integrando en las costumbres locales y ganándose la simpatía y la colaboración de los brasileños, sobre todo debido a su buena voluntad y disposición.
Después llegó una tercera fase de consolidación comercial. Comenzaron a tener cada vez más recursos, abrieron los primeros mercados, los primeros telares, las primeras industrias incipientes y fueron creciendo hasta convertirse en patrones de la industria y del comercio.
Tras esto vino la fase de potenciación cultural. Una vez consolidada su posición económica, los sirios y libaneses quisieron que sus hijos tuvieran acceso a una mejor formación educativa, tal vez influenciados por la cultura libanesa, donde tradicionalmente se ha cuidado mucho la educación. Así que, mientras los padres se sacrificaban en las actividades económico-financieras o en cosas parecidas, los hijos eran enviados a las facultades para que desarrollaran profesiones liberales y se formaran en todas las facetas de su carrera, ocupando hoy en día incluso cátedras universitarias con gran brillantez.
Tras estas fases, integradoras y de gran proyección cultural, y debido a su valor personal y a su participación en la vida histórico-cultural del país, entonces vino la fase política. Destacándose por la calidad de su vida familiar, por su corrección de carácter, por su dedicación al trabajo, por su cultura, tal vez también por algunos recursos económicos y por la calidad de liderazgo que es connatural al libanés —que es diplomático por naturaleza—, los hijos de libaneses fueron llamados a ocupar los primeros cargos públicos: concejales, prefectos, diputados, y fueron ascendiendo hasta gobernadores de estado y ministros, como ya ocurre hoy en día”.

Este texto pertence al libro Contribuciones árabes a las indentidades iberoamericanas, que puede descargarse en formato pdf desde el portal de Casa Árabe.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Poder y regímenes en el mundo árabe contemporáneo

Aunque se trate de un libro publicado el pasado año, Poder y regímenes en el mundo árabe contemporáneo es un libro que mantiene su vigencia. En sus 415 páginas, una veintena de especialistas en el mundo árabe contemporáneo diseccionan la situación en nueve países árabes -Argelia, Marruecos, Mauritania, Egipto, Arabia Saudí, Siria, Líbano, Palestina y Jordania- desde la perspectiva de la sociología del poder en un proyecto coordinado por el profesor Ferran Izquierdo Brichs de la Universidad Autonoma de Barcelona. Ahora, la Fundació CIDOB permite, desde su portal, la descarga gratuita de la obra completa. Mi contibución al libro fue el artículo "La república hereditaria siria: el fracaso de una transición" (pp. 265-300), escrita al alimón con mi colega y maestro Iñaki Gutiérrez de Terán de la Universidad Autónoma de Madrid.



"Los regímenes autoritarios árabes y sus élites han desarrollado una gran capacidad de supervivencia y estabilidad que contradice la imagen que nos llega de una región en constante agitación. Se impone, pues, un análisis que sitúe cada dinámica en su contexto y nos permita comprender estas sociedades tan cercanas, pero que al mismo tiempo generan tantas ideas preconcebidas e interpretaciones erróneas en Occidente.

El objetivo de esta obra es estudiar las relaciones de poder que definen los regímenes políticos en el mundo árabe actual, y proponer un enfoque y una metodología universales que superen los prejuicios. Para comprender las dinámicas sociales, políticas, ideológicas y económicas en estas sociedades, como en cualquier otra, es necesario analizar las causas de su estancamiento y también las fuerzas que intentan transformarlas. Este libro presenta en primer lugar una propuesta teórica y metodológica que nos permite ofrecer una perspectiva general sobre el poder y los regímenes políticos en el mundo árabe actual. Los capítulos siguientes analizan la realidad en nueve países árabes con sistemas políticos, económicos y sociales muy distintos entre sí, y ofrecen una visión detallada y comparada de las dinámicas de las relaciones de poder en el mundo árabe".


En el siguiente enlace puede verse el video completo de la presentación del libro en Casa Árabe.

viernes, 5 de noviembre de 2010

¿Más cerca de la reconciliación?

Leo en Temps et contretemps, el recomendable blog del periodista francés Jacques Benillouche, un artículo con el título "La estrategia secreta de Mahmud Abbas" (27/9/2010) en el que se advierte que, ante las escasas posibilidades de avanzar en las negociaciones de paz, el presidente Abbas intenta impulsar una reconciliación interpalestina.

fatah and hamas logos

Aunque las negociaciones tienen lugar en Damasco parece ser que es Egipto, a través del jefe de los Servicios Secretos Omar Suleiman, el que estaría presionando activamente al presidente de la Autoridad Palestina para que reunificara las filas palestinas. La delegación de Fatah está presidida por el viceprimer ministro palestino Azzam al-Ahmad, el general Naser Yusuf y el jefe de los Servicios de Inteligencia de Fatah: Sahar Basiso. También la delegación de Hamas es de alto nivel, ya que cuenta con la participación del jefe de su Buró Político Jaled Mashal y del responsable de los Servicios de Inteligencia Izzat al-Rishaq.

Está por ver si estas negociaciones son tan sólo una táctica de Abbas para presionar a Israel y a EEUU en las negociaciones. Ni el Gobierno de Netanyahu ni la Administración de Obama ven con buenos ojos dicho acercamiento que podría unificar las filas palestinas en torno a un programa de resistencia, una vez constatado el fracaso de las conversaciones de paz. Tampoco la UE, convidado de piedra en el escenario medioriental por decisión propia, reconocería un gobierno palestino de salvación nacional. Se repitiría, por lo tanto, la situación vivida en la primavera de 2007, cuando el gobierno de unidad fue boicoteado lo que desencadenó, recordémoslo, un conato de guerra civil por el control de la Franja de Gaza.


Por su parte, Al Ahram Weekly publica un artículo del analista Saleh al-Naami titulado "Palestinians´ last chance" en el que se considera que la reunión del próximo martes día 9 será crucial para intentar cerrar un acuerdo definitivo basado en los principios del Documento Egipcio. Según Ismael al-Ashqar, diputado islamista en el Consejo Legislativo Palestino, las potencias árabes (con Egipto y Arabia Saudí a la cabeza) estarían presionando a Fatah para que selle este acuerdo. Una de las condiciones de Fatah es que ningún responsable de Hamas pueda dirigir ninguno de los cuerpos de seguridad palestinos (que tienen un estrecho contacto con Israel). Hamas, por su parte, considera irrenunciable la liberación de todos los presos islamistas en las cárceles cisjordanas (que llegarían a un millar). La composición de un gobierno de unidad integrado por destacados dirigentes de ambas formaciones no es un escollo insalvable.

En todo caso, y como se ha evidenciado en el pasado, la reconciliación interpalestina ha dejado de ser un asunto interno para convertirse en uno regional e internacional, en el que toman parte las principales capitales árabes (El Cairo, Riad y Damasco) y otros actores como Israel, Irán, EEUU y la UE. De ahí la imposibilidad de alcanzar un compromiso que contente a todos estos actores, cada uno de ellos con sus propias estrategias e intereses claramente contrapuestos.

jueves, 4 de noviembre de 2010

La Siria de Bashar al-Asad

En la edición de hoy del diario El País publico un artículo dedicado a los diez años de Bashar al-Asad en la presidencia siria:

El décimo aniversario de la llegada de Bashar al Asad al poder nos brinda una excelente oportunidad para evaluar los claros y oscuros de su gestión. Pese a que muchos aventuraban que, dada su inexperiencia, su paso por la presidencia siria sería fugaz, lo cierto es que ha sido capaz de asentar su autoridad en un contexto extraordinariamente adverso, eso sí, recurriendo, como es habitual en los países árabes, a las prácticas represivas para silenciar las voces discrepantes.

Tras la muerte de Hafez al Asad, las élites sirias llegaron a la conclusión de que la mejor manera de preservar su posición hegemónica sería cerrando filas en torno a su hijo Bashar. Rápidamente, el triángulo de acomodación integrado por el Baaz (que gobierna el país desde 1963), las Fuerzas Armadas (que absorben una parte nada desdeñable del PIB) y el aparato burocrático (tan desmesurado como inoperante) respaldó su candidatura. El inequívoco compromiso de Bashar, que por entonces tan solo contaba con 34 años, en torno a la perpetuación de los privilegios de estas élites dirigentes favoreció su entronización al frente de la naciente república hereditaria.


El camino del joven presidente, que hasta poco antes no había mostrado excesivo interés por la política, no iba a estar exento de dificultades. Tras unos primeros meses titubeantes, en los que se mostró a favor de una progresiva apertura del régimen, que se tradujo en la liberación de centenares de presos políticos y la proliferación de foros de debate que demandaban mayores libertades públicas, se vio obligado a replegar velas debido, entre otras razones, a la manifiesta hostilidad de la Administración de Bush. El blindaje de la república hereditaria se convirtió a partir de entonces en su absoluta prioridad, cerrando la "primavera siria" y encarcelando a los líderes más destacados de la sociedad civil (incluidos varios diputados).

Como denuncia un reciente informe de Human Rights Watch titulado Una década perdida, 92 opositores, periodistas y defensores de los derechos humanos han sido encarcelados en los últimos 10 años por demandar el fin del estado de emergencia, la derogación de las leyes marciales y un mayor pluralismo político. Uno de los casos más dramáticos ha sido el encarcelamiento de Haizam al-Maleh, un abogado de 78 años, tras participar en un programa de debate de Al Yazira. La minoría kurda, que representa el 10% de la población, sufre un notorio ostracismo político, social y económico por ser la comunidad étnica no árabe más cohesionada y la única que podría representar una amenaza para el proyecto baazista.

En los últimos años, algunos de los dirigentes del ilegal Partido de la Unión Democrática (que reclama "el levantamiento de las barreras a la lengua y la cultura kurdas y el reconocimiento de la existencia de la nacionalidad kurda dentro de la unidad del país") han sido condenados bajo la acusación de "incitar a la guerra civil y a la lucha sectaria", lo que indica que Siria sigue siendo un Estado policial bajo el estricto control de los mujabarat (los temidos servicios de seguridad). No obstante, los Hermanos Musulmanes, formación proscrita desde el levantamiento islamista a comienzos de la década de los ochenta, son todavía el enemigo número uno del régimen que, con el propósito de frenar al islamismo radical y militante, promueve un islam tolerante y quietista.

En la escena doméstica, los dos principales logros de Bashar han sido la modernización de la Administración y la apertura económica. Aunque la sobredimensionada Administración no ha sido aligerada debido al temor a que aumente aún más el desempleo (que rebasa el 20%), y con ello la inestabilidad social, sí que ha experimentado cambios significativos. Empleando como pretexto la necesidad de una renovación generacional, Bashar ha reemplazado a la vieja guardia, fuertemente ideologizada, por una nueva guardia, compuesta por tecnócratas sin filiación política. En esta última década se han retirado un 75% de los altos cargos.

Por lo que respecta a la apertura económica, cabe señalar que se han dado pasos en la buena dirección, lo que ha permitido que la economía siria crezca a un ritmo mayor que la de sus vecinos a pesar de la crisis internacional. Pese a ello, no parece factible que Siria, como pretende Bashar, se convierta en la China de Oriente Próximo dadas sus carencias estructurales.

Como subrayara el Fondo Monetario Internacional, el país tiene una de las regulaciones más restrictivas en materia de comercio. A la tela de araña burocrática se debe añadir la corrupción endémica. No por casualidad, Transparencia Internacional la incluye entre los países más corruptos del mundo. La riqueza creada en los últimos años no se ha repartido de manera equitativa, como prueba el hecho de que un 30% de la población viva bajo el umbral de la pobreza. Sin duda, el principal beneficiario de la mejoría económica ha sido el círculo clánico-familiar que compone el núcleo duro del régimen. Por citar tan solo un ejemplo, Rami Majluf (primo hermano de Bashar) dirige el holding Cham y la compañía de telefonía móvil Syriatel, al tiempo que tiene importantes intereses inmobiliarios y en el sector transportes.

Sin duda, el mayor éxito del presidente sirio ha sido su capacidad para adaptarse a los drásticos cambios experimentados en Oriente Próximo en la última década. Tras la invasión de Irak y el derrocamiento de Sadam Husein por las tropas estadounidenses, todo parecía indicar que Bashar correría su misma suerte. En sus memorias, el primer ministro británico Tony Blair confirma un secreto a voces: tras Irak, Dick Cheney se mostraba a favor de invadir Siria e Irán para destruir por completo el denominado Eje del Mal.



Contra todo pronóstico, Bashar no solo ha conseguido mantenerse en el poder, sino que además ha logrado convertir a Siria en un actor central en el tablero de Oriente Próximo con una acertada política exterior basada en la diversificación de sus alianzas. En los últimos años se ha registrado un acercamiento a Turquía (con la que firmó un tratado de libre comercio en 2004), se han restablecido las relaciones con Arabia Saudí (congeladas tras el asesinato de Rafiq Hariri en 2005) y se ha experimentado una aproximación a Francia (con el objeto de estabilizar el Líbano después de la ofensiva israelí de 2006).

Lo más sorprendente es que Damasco haya resistido las presiones internacionales y haya mantenido su alianza estratégica con Irán, Hezbolá y Hamás, indispensable para preservar la imagen de Bashar como portavoz de un nacionalismo árabe cada vez más islamizado. Incluso la Administración de Obama ha acabado por reconocer el peso específico de Siria, como evidencia el incesante goteo de altos responsables que visitan, mes tras mes, la capital siria. No obstante, las relaciones entre Washington y Damasco siguen estando demasiado condicionadas por el conflicto árabe-israelí, lo que reduce el margen de maniobra de unos Estados Unidos poco proclives a presionar a su aliado israelí para que cumpla la resolución 242 del Consejo de Seguridad y se retire de los Altos del Golán ocupados desde 1967, requisito indispensable para que se alcance un acuerdo de paz.

A pesar del cambio de tono, Obama no se aparta del guión fijado en su día por George W. Bush: la Ley de Responsabilidad Siria, aprobada en plena apoteosis neoconservadora, que declaraba caduco el principio paz por territorios y lo reemplazaba por el de territorios por realineamiento estratégico. Según este, Siria debería romper con Irán, Hezbolá y Hamás para poder recuperar el territorio ocupado. Dicho planteamiento parte de una premisa errónea: considerar que el Golán, pese a su incuestionable valor hidrológico y su notable carga simbólica, reviste mayor importancia para el régimen que la tutela sobre Líbano, país al que Siria, pese al establecimiento de relaciones diplomáticas, sigue considerando parte irrenunciable de su esfera de influencia.

martes, 2 de noviembre de 2010

Sangre cristiana en Irak

Cincuenta y ocho personas murieron ayer lunes cuando las fuerzas de seguridad iraquí intentaban liberar a decenas de cristianos de rito caldeo que habían sido secuestrados por Al-Qaeda en la iglesia de Nuestra Señora de la Salvación de Bagdad. Según parece, los yihadistas, que se habrían hecho fuertes en la iglesia tras atacar el cercano edificio de la Bolsa, explotaron varios artefactos explosivos en el intento de rescate. Los terroristas habrían señalado que actuaban en venganza por la quema de Coranes en EEUU.


No es la primera vez que la comunidad cristiana iraquí, integrada por más de un millón de personas, es objeto de la violencia. Desde la ocupación del país por EEUU, cientos de miles de cristianos se han visto obligados a abandonar el país como resultado de la violencia sectaria. El éxodo cristiano se explica por varios factores, entre ellos las presiones de los sectores islamistas y las amenazas que han sufrido por parte de los grupos yihadistas, que antes les tachaban de colaboradorar con el régimen de Saddam Husein y ahora de ayudar a EEUU.

Iraqi Christians carry the coffin of a relative killed in baghdad church

En agosto y noviembre de 2004, Al-Qaeda atacó varias iglesias cristianas en Bagdad para aterrorizar a dicha comunidad. También los cristianos de Basora, Amara y Nasiriya sufrieron intensas presiones por parte de las milicias radicales chiítas, en especial del Ejército del Mahdi, viéndose obligados a abandonar sus hogares para buscar refugio en las zonas norteñas (en particular Mosul) o en Siria (donde se establecieron en población cristianas como Saidnaya, Hasake o Qamishle).

Se tiene noticia de que en algunas ciudades las milicias armadas musulmanas exigen a los cristianos que paguen un impuesto de capitación (en Dora se tiene noticia que exigían 100 dólares por familia) y, en otras, se les obliga a cerrar las tiendas que regentan (p. e. licorerías) o a modificar sus hábitos de vida (p. e. se obliga a las mujeres a llevar hiyab).