viernes, 5 de noviembre de 2010

¿Más cerca de la reconciliación?

Leo en Temps et contretemps, el recomendable blog del periodista francés Jacques Benillouche, un artículo con el título "La estrategia secreta de Mahmud Abbas" (27/9/2010) en el que se advierte que, ante las escasas posibilidades de avanzar en las negociaciones de paz, el presidente Abbas intenta impulsar una reconciliación interpalestina.

fatah and hamas logos

Aunque las negociaciones tienen lugar en Damasco parece ser que es Egipto, a través del jefe de los Servicios Secretos Omar Suleiman, el que estaría presionando activamente al presidente de la Autoridad Palestina para que reunificara las filas palestinas. La delegación de Fatah está presidida por el viceprimer ministro palestino Azzam al-Ahmad, el general Naser Yusuf y el jefe de los Servicios de Inteligencia de Fatah: Sahar Basiso. También la delegación de Hamas es de alto nivel, ya que cuenta con la participación del jefe de su Buró Político Jaled Mashal y del responsable de los Servicios de Inteligencia Izzat al-Rishaq.

Está por ver si estas negociaciones son tan sólo una táctica de Abbas para presionar a Israel y a EEUU en las negociaciones. Ni el Gobierno de Netanyahu ni la Administración de Obama ven con buenos ojos dicho acercamiento que podría unificar las filas palestinas en torno a un programa de resistencia, una vez constatado el fracaso de las conversaciones de paz. Tampoco la UE, convidado de piedra en el escenario medioriental por decisión propia, reconocería un gobierno palestino de salvación nacional. Se repitiría, por lo tanto, la situación vivida en la primavera de 2007, cuando el gobierno de unidad fue boicoteado lo que desencadenó, recordémoslo, un conato de guerra civil por el control de la Franja de Gaza.


Por su parte, Al Ahram Weekly publica un artículo del analista Saleh al-Naami titulado "Palestinians´ last chance" en el que se considera que la reunión del próximo martes día 9 será crucial para intentar cerrar un acuerdo definitivo basado en los principios del Documento Egipcio. Según Ismael al-Ashqar, diputado islamista en el Consejo Legislativo Palestino, las potencias árabes (con Egipto y Arabia Saudí a la cabeza) estarían presionando a Fatah para que selle este acuerdo. Una de las condiciones de Fatah es que ningún responsable de Hamas pueda dirigir ninguno de los cuerpos de seguridad palestinos (que tienen un estrecho contacto con Israel). Hamas, por su parte, considera irrenunciable la liberación de todos los presos islamistas en las cárceles cisjordanas (que llegarían a un millar). La composición de un gobierno de unidad integrado por destacados dirigentes de ambas formaciones no es un escollo insalvable.

En todo caso, y como se ha evidenciado en el pasado, la reconciliación interpalestina ha dejado de ser un asunto interno para convertirse en uno regional e internacional, en el que toman parte las principales capitales árabes (El Cairo, Riad y Damasco) y otros actores como Israel, Irán, EEUU y la UE. De ahí la imposibilidad de alcanzar un compromiso que contente a todos estos actores, cada uno de ellos con sus propias estrategias e intereses claramente contrapuestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario