lunes, 28 de marzo de 2016

Bruselas y la estrategia del avestruz

El pasado jueves publiqué en el diario Ara este artículo sobre los atentados yihadistas en la capital belga que titulé "Bruselas y la estrategia del avestruz" y que ahora incluyo en su traducción al castellano. Seguimos sin comprender cuál es nuestro verdadero enemigo y cuanto más tarde lo comprendamos, peor nos irá.

La posibilidad de que yihadistas retornados de Siria pudieran sembrar el terror en Europa ha dejado de ser una hipótesis para convertirse en realidad. Desde hace meses, las agencias de inteligencia europeas venían advirtiendo del riesgo de que yihadistas europeos integrados en las filas del ISIS volviesen a sus países para perpetrar atentados a gran escala. Bélgica tenía todas las papeletas de la rifa, ya que es el país europeo que cuenta con más yihadistas per cápita (uno por cada 1.200 de musulmanes) y donde ya han regresado, al menos, 85 de los 560 terroristas fichados.

Los militares patrullan por el centro de Bruselas

Las masacres de París y Bruselas demuestran que el ISIS ha situado a Europa en el blanco de su diana y que cuenta con cientos de voluntarios para sembrar el caos. El comunicado de reivindicación de la matanza señala que “lo que os espera será más duro y amargo”, por lo que no debe descartarse que la planificación de otros atentados esté ya en marcha. Los ataques demuestran, además, un salto cualitativo tanto en su concepción como en su puesta en práctica, puesto que no son la obra de lobos solitarios que actúan por iniciativa propia. En esta ocasión nos encontramos con un comando entrenado para causar el mayor daño posible. Es más que probable que la detención de Salah Abdesalam, también implicado en los atentados de París, haya precipitado la acción y, a su vez, haya evitado una carnicería todavía mayor.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Objetivo Bruselas

Hoy publico en El Correo este artículo sobre los atentados de ayer en Bruselas, que yan sido reivindicados por el Daesh.

Una vez más, el terrorismo yihadista ha golpeado una capital europea. No es el primer atentado de estas características y, desgraciadamente, tampoco será el último, puesto que el Daesh (las siglas en árabe del autodenominado Estado Islámico) ha situado al Viejo Continente en su mirilla. Europa parece haber desplazado a EE UU como objetivo prioritario, tal y como demuestra el hecho de que el territorio norteamericano no ha sido objeto de un atentado a gran escala desde el fatídico 11 de septiembre de 2011 perpetrado por Al Qaeda mientras que las matanzas se han sucedido en Madrid, Londres, París y, ahora, Bruselas. Con esta acción, el Daesh evidencia que, a pesar de los sistemáticos bombardeos a los que son sometidos sus feudos en Siria e Irak, sigue conservando su fuerza letal.

Dos detenidos que preparaban atentados en Nochevieja en Bruselas 
La elección de Bruselas como objetivo no es, ni mucho menos, baladí, puesto que además de capital belga es la sede de las instituciones europeas. Como tantas otras veces se busca llevar la guerra a nuestro territorio, pero también lograr un efecto amplificador para provocar la sensación de pánico entre la población. En definitiva: intensificar las grietas en el seno de la Unión Europea y provocar una mayor división entre sus integrantes en torno a las vías de combatir el fenómeno yihadista. 

martes, 22 de marzo de 2016

Siria: cinco años después

El pasado viernes publiqué en el diario El País este artículo sobre el quinto aniversario del inicio de las movilizaciones populares contra Bashar El Asad y la(s) guerra(s) que vienen devastando el país. La ilustración es de Eulogia Merle.



 
La guerra siria ha entrado en una fase de no retorno. Cinco años después de la convocatoria de las primeras manifestaciones contra Bashar El Asad, la situación está fuera de todo control como demuestra la magnitud de la tragedia: cinco millones de refugiados, siete millones de desplazados y una horquilla de muertes que oscila entre los 300.000 y 470.000 según las diferentes estimaciones. Lo más preocupante es que no existen razones para pensar que la tempestad vaya a amainar en el corto plazo. A pesar de que el frágil alto el fuego alcanzado podría invitarnos a pensar lo contrario, los planteamientos de los contendientes siguen siendo del todo irreconciliables.

lunes, 7 de marzo de 2016

Más allá de la Primavera Árabe

Este fin de semana el suplemente Planeta del diario catalan Ara publicó mi artículo "Més enllà de la primavera àrab" en el que trato de responder a la pregunta qué queda de las primaveras árabes cinco años después de su inicio. Aquí os dejo la versión en castellano del artículo:

"Las enormes expectativas que generó la Primavera Árabe han dejado lugar, cinco años después, a una acentuada frustración. El sueño de una democratización progresiva del mundo árabe parece haber sido reemplazado por la pesadilla del caos que se extiende desde Libia hasta Yemen pasando por Siria. No obstante, esta es una lectura de claros y oscuros que no tiene en cuenta las radicales transformaciones desarrolladas en el último lustro y el cambio profundo en la cultura política que ha representado la Primavera Árabe.

Como es bien sabido en 2011, las masas salieron a las calles para demandar el fin del autoritarismo. Libertad, dignidad y justicia social fueron los lemas más repetidos en dichas movilizaciones transversales y posideológicas. El objetivo compartido de los manifestantes, independientemente de su credo, género, clase e ideología, era desalojar del poder a los Ben Ali, Mubarak y Gadafi de turno, pero una vez alcanzada dicha meta pronto se evidenció la ausencia de un proyecto común que sirviera de aglutinante a grupos tan heterogéneos.