"En estos días, el mundo ha sido puesto patas arriba. Ahora es Israel el que se pone en peligro debido a su postura maximalista y  a la mayor parte de sus dirigentes. El primer ministro Benjamin Netanyahu está aislando a su país, y, para ser franco, su línea dura en materia de asentamientos parece una política de suicidio nacional.

Nada es más corrosivo que el crecimiento de asentamientos israelíes, ya que erosiona la esperanza de alcanzar en el futuro un acuerdo de paz. El último paso en falso de Netanyahu se produjo después de que la Administración de Obama se humillara a sí misma con su intensa presión diplomática para bloquear un Estado palestino en las Naciones Unidas. En un momento en que el presidente Obama tiene otras prioridades -como por ejemplo evitar una crisis económica mundial- los Estados Unidos desperdiciaron una buena voluntad al amenazar con vetar un Estado palestino que todo el mundo respalda.

Con la pelea diplomática en las Naciones Unidas caliente, Israel anunció la semana pasada planes para  cosntruir1.100 nuevas viviendas en una parte de Jerusalén detrás de las fronteras previas a 1967. En lugar de mostrar agradecimiento al Presidente Obama, Netanyahu le mete el pulgar en el ojo.

¡Anticipo un torrente de respuestas airadas. Muchos insistirán en que toda Jerusalén debe pertenecer a Israel en cualquier acuerdo de paz y que los nuevos asentamientos no cuentan. Pero, si esa es su posición, entonces usted puede despedirse de cualquier acuerdo de paz. Todos los negociadores saben el marco de un acuerdo de paz -fronteras de 1967 con intercambios de territorio proporcionales, Jerusalén como capital de loos estados israelí y palestino y un derecho de retorno simbólico. Por eso, la insistencia en un completo control israelí de Jerusalén simplemente significa que nunca habrá acuerdo de paz.

El ex presidente Bill Clinton dijo francamente en septiembre que el Sr. Netanyahu tiene la culpa por el fracaso del proceso de paz en Oriente Medio. Uno de los asuntos de fondo para Clinton es el cambio demográfico y político de la sociedad israelí, que ha hecho al país más conservador en lo que respecta a la frontera y la tierra".