jueves, 20 de octubre de 2011

¿Y los presos palestinos?

El Alternative Information Center publica este reportaje sobre la liberación de los 477 presos palestinos de las cárceles israelíes. Pese a que lo suelen ignorar los medios de comunicación occidentales, los palestinos también son humanos con sentimientos, tienen familias que les esperan, tiempo que recuperar. Buen trabajo firmado por Mikaela Levin.
"Un hombre de unos treinta años se paraba en puntas de pie tratando de ver las caras de los prisioneros liberados que aparecían en pequeños grupos sobre el abarrotado escenario erigido sólo a metros de la tumba de Yasser Arafat. Estaba excitado, nervioso, sus ojos fijos en el escenario. Sólo 20 minutos más tarde, el momento que había esperado por años se hizo realidad. Vio a su ser querido saludando a una multitud anónima de palestinos orgullosos y exultantes. Sus ojos se llenaron de lágrimas al instante y su boca se abrió en una sonrisa que se mantuvo intacta durante el resto de la demostración. Gritaba, agitaba sus brazos como un loco y abrazaba a todos los que tenía alrededor. Tendría que esperar otra media hora para poder mirar a su ser querido directamente a los ojos y besarlo pero estaba en éxtasis, rodeado de familias enteras como él, con ojos rojos y sonrisas contagiosas.
liberacion_prisioneros_ramallah
Miles de palestinos se reunieron ayer a media mañana en Muqaata, el Palacio Presidencial en Ramala, para dar la bienvenida a más de cien prisioneros que fueron liberados de la prisión de Ofer, en la primera parte del intercambio acordado entre Hamas y el gobierno israelí. La espera fue larga, pero se vivió como una fiesta: grupos de hombres bailando Dabka, niños y niñas corriendo y agitando banderas palestinas, y mujeres saltando y bailando en círculo. Ayer, en ese terreno enorme de cemento, todos sonreían; al menos por unas horas, la felicidad fue una realidad y no una promesa.

"Cuando estás luchando, tus creencias son tu principal, tu única fortaleza", explicó Ismail Alamassi con una sonrisa. El también había sido liberado de una prisión israelí hace seis años, en la última liberación masiva de prisioneros palestinos. En ese momento, fueron liberados los que estaban por cumplir su sentencia – como en su caso – o los que tenían sentencias cortas, como gesto de buena voluntad del gobierno israelí al comenzar las negociaciones con Mahmoud Abbas. Pero esta vez, la mayoría de los prisioneros palestinos liberados tenían una o más cadenas perpetuas por delante. "Cuando me liberaron, sentí que volvía a nacer, por lo que no puedo imaginarme lo que deben estar sintiendo ahora", comentó mientras señalaba al escenario lleno de gente.

Sin perder del todo su sonrisa, recordó sus años tras las rejas y especialmente a sus amigos que aún están allí. "Fui detenido ocho veces, la última vez fui sentenciado a tres años, sólo por rumores, nada más. Como prisionero pasé 30 días en aislamiento, otros 14 días de huelga de hambre y fui golpeado; por lo tanto hoy tenemos que estar felices por aquellos que fueron liberados pero también debemos recordar a los que permanecen en prisiones israelíes", declaró Alamassi, mientras se dirigía al escenario, tratando de reconocer alguna cara conocida saludando desde el escenario...
Pero la atención estuvo siempre centrada en los hombres y mujeres que estaban disfrutando sus primeros minutos de libertad. Haciendo caso omiso al protocolo, algunos prisioneros saltaron los cercos de seguridad y lograron llegar a los brazos de sus parientes y amigos. Fueron llevados en andas como héroes por todo el lugar. "Pelearon por todos los palestinos, por eso todos los palestinos les dan la bienvenida hoy aquí. No se trata de partidos políticos", declaró a AIC una funcionaria de 30 años del Ministerio palestino de Asuntos de la Mujer. Abrazos, besos y lágrimas se multiplicaban por todas partes. Algunos prisioneros trataron de hablar a las cámaras de televisión que los seguían permanentemente, pero su emoción era mayor y sus voces se quebraban en cada intento.
liberacion_prisioneros
El día entero estuvo lleno de emoción para las familias de los prisioneros liberados y también para aquellos que no lo lograron. Cerca del campo de refugiados de Dheisheh en Belén, frente a la oficina de la Cruz Roja, decenas de personas esperaban pacientemente la llegada de los prisioneros. Sólo cinco prisioneros del área de Belén volvieron a sus hogares, algunos con "restricciones de seguridad". Impuestas por las autoridades israelíes. A la tarde llegaron los dos primeros prisioneros. Una docena de madres, esposas, hermanas e hijas estaban sentadas bajo la carpa, mostrando estoicamente las fotos de sus seres queridos, aún en prisión.

"Estoy furiosa porque mi hijo no está en la lista pero estoy tan contenta por todos los demás que fueron liberados. Desde aquí completamos su lucha dentro de la prisión, hablamos de ellos, le contamos a la gente lo que hicieron y cuáles son las condiciones dentro de las prisiones", explicó Samirja Alan Afandee con tono orgulloso y firme. Tiene 54 años y sostiene dos fotos sobre su regazo, la de su hijo y la de su hermano. El primero ya ha pasado ocho años tras las rejas y el segundo, 21...".

No hay comentarios:

Publicar un comentario