jueves, 23 de diciembre de 2010

Wikileaks XV: ¿Negociar con Siria?

Tras el fracaso de la estrategia aislacionista adoptada por la Administración de George W. Bush, Barack H. Obama se inclinó por reconocer que Siria ocupaba un lugar central en las políticas de Oriente Próximo y que no se podría alcanzar un acuerdo de paz palestino-israelí ignorando los intereses de Damasco. A partir de 2009, podemos ver cómo altos representantes de la nueva administración demócrata visitan la capital siria para departir con su presidente Bashar al-Asad, al que le siguen demandando que se distancie de Irán y Hezbolá como condición ineludible para recuperar el Golán.

En un encuentro, el 10 de junio de 2009, entre Fred Hof (ayudante del enviado especial para Oriente Medio George Mitchell) y varios responsbles israelíes de los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa los interlocutores israelíes intentan convencer al diplomático norteamericana que "Siria sólamente está interesada en un proceso de paz que le conceda legitimidad internacional". Esta consideración es, cuanto menos, sorprendente dado el manifiesto rechazo del Gobierno de Netanyahu a devolver el Golán que Israel ocupa desde 1967. Amos Gilad, por su parte, "denominó los vínculos sirio-iraníes como 'un matrimonio de convenciencia', que posiblemente podría romperse en el caso de que se firmase un acuerdo de paz con Israel que contemplase incentivos por parte de EEUU".
Para Gilad, "las negociaciones con Siria pueden tener éxito, porque Irán tiene una matrimonio de convenciencia con Siria. Gilad cree que Siria estaría mucho más cerca de sus hermanos árabes y del resto de la comunidad internacional si se le ofreciera la oportunidad. Gilad subrayó que tanto los iraníes como los árabes suníes desprecian a la minoría gobernante alawí de Siria -recordó que Sadat solía referirse a los alawíes como 'paganos'- y dijo que a los iraníes les gustaría deshacerse del régimen de Asad en el momento apropiado. Gilad señaló que Siria no informó a Irán de su reactor nuclear, que fue construido por entero con la ayuda de Corea del Norte, y tampoco informó a Irán de sus avances en las conversaciones de proximidad con Israel. Además, dijo, los Altos del Golán han permanecido como el frente israelí más tranquilo, lo que evidenciaría que Siria puede mantener sus compromisos siempre que estos sean claros".

Hof también se encontró con Alon Ushpiz, subdirector general del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, quien le preguntó si EEUU estaba realmente interesado con la paz con Siria o se trataba de un mero movimiento táctico para "presionar a los palestinos en las negociaciones.mejorar las relaciones con el mundo árabe y ganar influencia ante Siria". El responsable israelí mostró su "excepticismo ante las intenciones de Siria de abandonar su alianza con Irán a cambio de alcanzar la paz".

Lo interesante de estas afirmaciones, y otros similares, es que ponen de manifiesto que la máxima "territorios por paz" ha sido abandonada por completo y, ahora, se exige además que Siria modifique sus alianzas regionales. De tal manera, el nuevo principio negociador es: "paz a cambio de realineamiento estratégico". Si tenemos en cuenta que el actual gobierno israelí no se plantea en absoluto la retirada de los territorios sirios ocupados, la máxima quedaría como "normalización con Siria a cambio de ruptura con Irán".

No hay comentarios:

Publicar un comentario