viernes, 3 de diciembre de 2010

Wikileaks IV: Israel contra Hamas

El cerco a Wikileaks continúa. Amazon ha expulsado a Wikileaks de sus servidores, de tal manera que se ha visto obligado a cambiar el nombre de su dominio. Desde ahora, quienes quieran consultar su archivo deberán entrar en www.wikileaks.ch. Mientras mantengan su información en abierto, seguiremos intentando desentrañar sus telegramas relacionados con el Próximo Oriente.
Hoy pasamos repaso a los cables de la Embajada de EEUU en Tel Aviv sobre la cuestión palestina. Ofrecen información relevante, porque ponen de manifiesto que los representantes norteamericanos evitan cualquier crítica a las políticas israelíes hacia los palestinos y, además, les ofrecen su cooperación a la hora de burlar el Informe Goldstone.
El 26 y 27 de mayo de 2009, dos congresistas norteamericanos, Ackerman y Casey, se reunieron por separado con Benjamin Netanyahu. El telegrama, que recoge el contenido de la reunión, evidencia que el respaldo de EEUU hacia la Autoridad Palestina es relativo y, sobre todo, se debe a la inexistencia de otras opciones más convenientes. Ackerman, por ejemplo, señala que “el presidente Abbas y el primer ministro Fayyad son indispensables para progresar, asegurando que tanto Israel como EEUU tendrían problemas si fuesen reemplazados. Por eso se debe hacer algo para mantenerlos en el poder. Necesitan apoyo material, pero también la promesa de un Estado. Las inversiones extranjeras en Cisjordania también ofrecerán un horizonte real”. Nótese que el destino de Gaza no parece interesar demasiado a los representantes políticos norteamericanos. Además, Netanyahu considera que Israel y la Autoridad Palestina tiene un mismo enemigo: Hamas. El informe resumen las palabras del mandatario israelí: “Un gobierno de unidad nacional sin la aceptación previa de Hamas de las condiciones del Cuarteto reforzará a Hamas”. Debemos recordar aquí que las tres condiciones del Cuarteto eran: reconocimiento de Israel, renuncia a la violencia y aprobación del marco de Oslo.


El 1 y 2 de noviembre de 2009, el embajador Alexander Vershbow, asistente del Secretario de Defensa para Asuntos de Seguridad Interna, se reunión con varios altos cargos del Ministerio de Defensa israelí para abordar diversos asuntos, entre ellos la situación en Cisjordania y Gaza. El telegrama del encuentro muestra la estrategia israelí consistente en negar la existencia de un interlocutor válido en la parte palestina, subrayando siempre la debilidad del presidente Mahmud Abbas para evitar negociar con él y considerando a Hamas un satélite de Irán. Así, Amos Gilad considera que “Abbas no sobrevivirá políticamente más allá de 2011. Gilad añadió que Abbas está haciendo frente a un inusitado criticismo dentro de la Autoridad Palestina sobre su gestión del Informe Goldstone y que esto, unido a la obstinación de Hamas, le ha debilitado de manera considerable”. Además, los militares israelíes señalaron a su interlocutor norteamericano que las negociaciones debían centrarse en la cuestión de la seguridad (israelí, por supuesto: la palestina parece no importarles excesivamente). Eso sí, Gilad remachó que “el Gobierno de Israel tiene poco fe en el equipo negociador palestino”. Otros altos cargos militares israelíes aplaudieron la cooperación en el terreno de la seguridad y en la lucha contra Hamas.

Aunque la Autoridad Palestina no es indemne a las críticas de los militares israelíes, Hamas se lleva la peor parte. Los militares intentan pintar la imagen de Gaza sometida a los designios de Irán y ponen especial énfasis en subrayar la supuesta cooperación militar entre Hamas y el régimen iraní. Por ejemplo, el general Baidatz señala que los islamistas palestinos estarían intentando hacerse con misiles Fajr-5 (con un radio de acción de 60 km.). El embajador Wershbow, por su parte, inquirió a los oficiales israelíes información sobre “el nivel de apoyo de Hamas, ya que la CIA estaba interesada en saber si había alguna manera de socavar el apoyo a Hamas vis a vis el proceso de paz”. Para Amos Gilad, “una de las mayores preocupaciones de Israel es el ambiente creado por las conversaciones de reconciliación [entre los palestinos]. Gilad señaló que las promesas de paz, unificación y reconciliación están creando un clima de incertidumbre poco saludable. En este sentido, Gilad consideró que el papel de Egipto a la hora de impulsar la reconciliación no era útil y, a menudo, era contraproducente”. Por último, “el embajador Wershbow mostró el respaldo de EEUU a Israel para hacer frente al Informe Goldstone y ofreció compartir la experiencia de EEUU en la investigación de incidentes en Irak y Afganistán si el Gobierno de Israel consideraba la posibilidad de realizar una investigación adicional sobre la materia”.

El 16 de noviembre de 2009, Benjamin Netanyahu se reunió con una delegación norteamericana de alto rango como recoge el pertinente telegrama del Departamento de Estado. Además de señalar que “está preparado para negociar con Abu Mazen ahora” la creación de un Estado palestino desmilitarizado, el primer ministro israelí intenta convencer a sus interlocutores que “la Autoridad Palestina está manteniendo un boicot político y económico a Israel” (¡!) mientras que Israel hace lo posible para sostenerla ((levantamiento de cientos de obstáculos y de bloques de carreteras que habrían ayudado a que la economía palestina creciera un 7%). Otra de las obsesiones de Israel es, como todos saben, su seguridad (que no la de los palestinos, por supuesto). En este sentido, Netanyahu reconoce que “la AP está realizando un buen trabajo” en el ámbito de la seguridad, lo que quiere decir, ni más ni menos, que está combatiendo adecuadamente a Hamas: “Si pudiéramos incorporar un proceso político a la cooperación que existe actualmente en otros terrenos, entonces tendríamos seguridad, desarrollo económica y paz”. Eso sí: ni una palabra de un Estado palestino en las fronteras vigentes en 1967, como demandan las resoluciones internacionales. Al mismo tiempo, “Netanyahu urgió a EEUU para que presionara a Damasco para que interrumpa el aprovisionamiento de armas a Hezbollah” y aprobó la oferta francesa de mediar entre Israel y Siria (en sustitución de Turquía, país considerado non grato desde que protestase la masacre del Mavi Marmara).

En los próximos días entraremos en los cables de la Embajada de EEUU en Ankara. Eso sí: si todavía permanece operativo el nuevo enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario