jueves, 2 de junio de 2011

Crímenes contra la humanidad en Siria

Human Rights Watch acaba de publicar un informe en el que acusa al régimen sirio de perpetrar crímenes contra la humanidad en su represión de las manifestaciones en Siria. El informe lleva el título "We´ve Never Seen such Horror. Crimes against Humanity by Syrian Security Forces". A continuación traducimos algunos extractos de su presentación:

"Desde el comienzo de las protestas antigubernamentales en marzo de 2011, las fuerzas de seguridad sirias han matado a cientos de manifestantes y han realizado miles de arrestos arbitrarios, sometiendo a parte de los detenidos a una tortura brutal durante su detención. Las fuerzas de seguridad han impedido de manera rutinaria que los heridos reciban asistencia médica e impuesto bloqueos a varias ciudades, impidiendo el acceso a los servicios básicos a la población. Algunos de los peores abusos cometidos han tenido lugar en Deraa, al sur de Siria. La naturaleza y escala de los abusos, que la investigación llevada a cabo por Human Rights Watch indica que no sólo es sistemática sino que además forma parte de una política de Estado, sugiere claramente que dichos abusos son calificables como crímenes contra la humanidad"
Testigos presenciales entrevistados por HRW han aportado testimonios consistentes sobre el empleo de fuerza letal por parte de las fuerzas de seguridad contra las manifestaciones pacíficas. En algunos casos, las fuerzas de seguridad emplearon en primer lugar gases lacrimógenos o dispararon al aire, pero al comprobar que los manifestantes se negaban a dispersarse, entonces dispararon munición real con armas automáticas sobre la multitud. En la mayor parte de los casos, especialmente en Deraa donde las concentraciones fueron mayores, las fuerzas de seguridad abrieron fuego sin previo aviso o sin hacer ningún esfuerzo por dispersar a los manifestantes sin recurrir a métodos letales.

De manera deliberada, las fuerzas de seguridad tomaron como objetivo a los manifestantes que estaban, en la abrumadora mayoría de los casos, desarmados y no representaban ninguna amenaza para las fuerzas, así como a quienes trataban de rescatar a los heridos o a los muertos, al personal médico que trataba de alcanzar a los heridos y, durante los cierres, a las personas que trataban de llegar a sus casas o acceder a víveres. En algunos casos dispararon también a los testigos, incluidos mujeres y niños...

Las fuerzas de seguridad que han tomado parte en la campaña contra Deraa incluían a varias unidades del ejército, así como a varios brazos de los servicios de inteligencia sirios (mujabarat). Varios testigos coinciden en señalar que la mayor violencia provenía de los mujabarat y de las unidades de elite del ejército como la Cuarta División dirigida por Maher al-Asad, el hermano menor del presidente Bashar al-Asad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario