miércoles, 22 de febrero de 2012

Irán Vs. Israel

Víctor Currea de Lugo, profesor de la Universidad Javeriana de Bogotá, analiza en Razón Pública los posibles escenarios en el frente irano-iraquí ahora que se suena tambores de guerra nuevamente en el golfo Pérsico: "Irán Vs. Israel".

"El argumento israelí es peligrosamente simple: detener el programa nuclear iraní manu militari, mediante acciones unilaterales. El programa nuclear iraní no es nuevo, fue iniciado durante el gobierno del Sha, con apoyo de Los Estados Unidos; en ese momento no se puso en tela de juicio el derecho de Irán a acceder a la tecnología nuclear, basado en el artículo 4 del Tratado de No Proliferación (TNP).

En el informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), de noviembre de 2011, no hay pruebas de que Irán posea armas de destrucción masiva (como se dijo en la guerra contra Irak en 2003). Las “pruebas” giran sobre la presunción de que Irán tiene “información para hacer la bomba”, basadas en lo que dicen terceros, y no en hallazgos oficiales de la OIEA.

El ministro sueco de Asuntos Exteriores Carl Bildt, ya había dicho que “no existen informaciones que prueben que Irán busca fabricar armas nucleares”. Recientemente, Leon Panetta (el ya citado Secretario de Defensa de Los Estados Unidos) dijo que Irán sí continúa enriqueciendo uranio, pero que de los informes de inteligencia “no se desprende que se haya tomado la decisión de proceder con el desarrollo de un arma nuclear”.

Y el director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, Teniente General Ronald Burgess, reconoce que es “improbable que Irán inicie o provoque un conflicto”, declaraciones que contradicen frontalmente la justificación de las sanciones contra Irán.

Por su parte el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, le bajó el tono a la paranoia frente a Irán al recordar que “llevamos muchos años escuchando que los iraníes tendrán la bomba atómica prácticamente la semana que viene. El componente militar del programa iraní, sin embargo, no ha sido demostrado por nadie".
Alborotar el avispero
Hay que distinguir por lo menos tres niveles en el debate: el acceso a la energía nuclear, el desarrollo militar de tal energía y su uso militar. Pero, así se trate de tres cosas distintas, Israel insiste en la amenaza nuclear para justificar sus acciones y se erige así en adalid de la mal llamada “guerra preventiva”. Este argumento ya lo ha esgrimido contra Líbano varias veces, y contra Gaza en 2008, para justificar el muro que encierra a los palestinos y el asalto a la Flotilla de la Libertad en 2010. Es decir, ni en el derecho ni en la realidad tiene justificación la tesis israelí.

En el marco de la campaña electoral de Obama — y reconociendo el peso político y económico del lobby judío junto a una progresiva pérdida de respeto hacia Los Estados Unidos por parte de Israel — atacar o no atacar a Irán es cuestión de votos.

La lógica israelí de que un ataque aceleraría un“frente interno” contra el gobierno de Irán, de que los árabes permanecerían al margen—porque al fin y al cabo los iraníes son mayoritariamente persas— y de que Los Estados Unidos y la OTAN acudirían en su auxilio, son premisas que deberían ser matizadas ante hechos como la unidad de la nación iraní, tanto religiosa como culturalmente frente a un ataque extranjero, la percepción de muchos árabes que ven a los persas como hermanos en tanto musulmanes, y la seguridad de que Turquía –miembro de la OTAN – no movería ficha alguna para proteger al ocupante de Palestina.

Según la Biblia, el judío Sansón echó por tierra el templo donde estaba diciendo: “muera yo con los filisteos” (es decir, los palestinos de hoy). La “Opción de Sansón” término en uso desde 1960, es la amenaza israelí de morir matando.

Una decisión militar debería tener en cuenta que durante la guerra entre 1980 y 1989, Irán peleó prácticamente solo contra el resto del mundo que apoyaba a Irak, y la cosa quedó en tablas. En la guerra de 2006 entre Israel y Hizbollah, el Reporte Winograd –informe oficial de Israel– demostró las graves debilidades militares de Israel, que finalmente le obligaron a aceptar la mediación de la ONU, por lo que algunos dudan que el ejército israelí haya tenido avances significativos para comenzar a otra guerra.

Así que una vez sacudido el avispero, Israel dependerá de Los Estados Unidos, que correrá en su auxilio, como cabe esperar. Es posible que, en menor medida, Hizbollah y Hamas hagan otro tanto y en la calle árabe vuelvan a arder las banderas israelíes y estadounidenses".

No hay comentarios:

Publicar un comentario