martes, 4 de diciembre de 2012

Asentamientos contra la paz

Me piden desde el blog de la Fundación Alternativas en El País que escriba una breve reflexión sobre la decisión de Israel de construir más asentamientos en la Palestina ocupada. Esto es lo que se me ocurre a bote pronto: 
La reacción israelí a la admisión de Palestina como Estado observador de la ONU no ha tardado en llegar y ha sido demoledora. El Gobierno de Netanyahu no se ha limitado a congelar los fondos a la Autoridad Nacional Palestina, como muchos esperaban, sino que además ha anunciado la creación de 4.700 viviendas en los Territorios Palestinos Ocupados: 3.000 en la zona E-1 y otros 1.700 en la colonia de Ramat Shlomo.
La medida se inscribe en las ya conocidas políticas de hechos consumados israelíes basadas en la expropiación de la tierra, la construcción de asentamientos y el desplazamiento de colonos, todo ello con el objeto de judeizar el territorio y torpedear la aparición de un Estado palestino viable y con continuidad territorial.
Desde los Acuerdos de Oslo de 1993, el número de colonos no ha dejado de crecer pasando de los 215.000 a los 550.000 actuales (a los que habrá que sumar otros 20.000 más que se alojarán en las nuevas colonias). Este espectacular aumento no hubiera sido posible sin el consenso de las principales formaciones sionistas (Likud, Partido Laborista y Kadima) y la pasividad de la comunidad internacional, que ha permitido la sistemática vulneración del Derecho Internacional (el art. 6 de la Cuarta Convención de Ginebra señala que “la Potencia ocupante no deportará o transferirá parte de su propia población a los territorios que ocupe”).
Lo más grave es que la colonización de la zona E-1, para la cual será necesaria la expulsión de 11.000 beduínos, conectará Jerusalén con el asentamiento de Maale Adumim y, con ello, aislará aún más a la parte árabe de la ciudad de su entorno palestino. Más importante aún: partirá en dos Cisjordania cantonizando todavía más el territorio palestino y haciendo inviable la solución de los dos Estados.
El primer ministro Netanyahu ha anunciado que se trata tan sólo de un primer paso: "La respuesta al ataque al sionismo y al Estado de Israel debe reforzar y enfatizar la implementación del plan de asentamientos en todas las zonas en las que decida el Gobierno: en Jerusalén y en todas las zonas que sobre el mapa resultan estratégicas para los intereses del Estado de Israel". Toda una declaración de intenciones y una muestra de cuál puede ser su programa de gobierno en el caso de que consiga imponerse, tal y como pronostican las encuestas, en las elecciones legislativas del próximo 22 de enero.
Habrá que ver cómo reacciona la comunidad internacional ante este desafío: ¿se contentará con la tibieza habitual o adoptará medidas más contundentes? En su célebre discurso de El Cairo de 2009, el presidente Barack Obama advirtió: “Los israelíes deben reconocer que del mismo modo que no puede negarse el derecho de Israel a existir, tampoco puede negarse el de Palestina. EE UU no aceptará la legitimidad del mantenimiento de los asentamientos israelíes. Esta construcción viola los acuerdos anteriores y mina los esfuerzos para alcanzar la paz”.
Desde entonces se han construido miles de nuevas viviendas en los asentamientos sin que esta circunstancia haya pasado factura a Israel. Lo que está en juego es la viabilidad de la solución de los dos Estados y la estabilidad de Oriente Medio en las próximas décadas. ¿Será esta vez diferente?

6 comentarios:

  1. Querido Ignacio, una vez más la prensa española y europea es la presa de la "desinformación", por lo que me permito añadir lo siguiente:

    Con el anuncio por parte de Israel, de que planea proceder con la construcción en el Área E-1, al este de Jerusalén, volvieron a emerger antiguas falsedades. Así, el diario Haaretz informaba de que la construcción en E-1:

    “... efectivamente dividirá en dos a Cisjordania y cortará la conexión física entre los territorios palestinos y Jerusalén”

    Esta información se repetía en el diario El País que explicaba al respecto:

    “[la construcción] en la llamada zona E-1, un espacio en territorio palestino ocupado (...) dividiría Cisjordania en dos mitades y por tanto impediría la creación de un Estado palestino.

    De manera similar, el New York Times aseguraba:

    “La construcción en E1, en el territorio cisjordano que Israel capturó en la guerra de 1967, conectará el gran asentamiento de Maale Adumim con Jerusalén, dividiendo a Cisjordania en dos. Las ciudades palestinas de Ramallah y Belén serán cortadas [aisladas] de la capital, haciendo que el estado palestino contiguo avalado por las Naciones Unidas la semana pasada sea virtualmente imposible.”

    Entonces, ¿es cierto que la construcción en E-1 bisecará Cisjordania, y cortará la contigüidad palestina y separará las zonas palestinas de la ciudad de Jerusalén?
    La respuesta es no.

    "La contigüidad palestina en Cisjordania no se vería más cortada con el llamado corredor E-1 de lo que lo sería la contigüidad israelí si Israel tuviese que retirarse a las fronteras anteriores a 1967, incluso con pequeñas modificaciones".

    He aquí el por qué. Primero, observen un mapa de la región (no lo puedo poner aquí pero te lo enviaré con gusto si lo quieres).

    “La ‘x' negra (que no véis aquí) marca la localización aproximada del nuevo barrio cercano a Ma'aleh Adumim. Al oeste de la ‘x' se encuentra Jerusalén. La línea roja que rodea a la ‘x' es la ruta planeada de la valla de seguridad, que rodeará a Ma'aleh Adumim y Jerusalén.

    Aquellos que acusan que la construcción israelí en Ma'aleh Adumim corta la contigüidad norte-sur no tienen en cuenta el hecho de que las áreas controladas por los palestinos estarían conectados por el territorio al este de Ma'aleh Adumim (marcado en el mapa) que, en su punto más estrecho es de 15 km de ancho.

    Además, Israel propone construir túneles o pasos elevados para evitar la necesidad de que los palestinos tengan que desviarse hacia el este a través del corredor.

    Irónicamente, muchos de aquellos que abogan por una mayor contigüidad entre las zonas palestinas, al mismo tiempo promueven la retirada de Israel a las fronteras anteriores a 1967, que (incluso con modificaciones menores) confinaría a Israel a una mucho menor contigüidad territorial que la de Cisjordania. Como se muestra en el mapa (que no tenéis pero puedo enviar), hay una porción de aproximadamente 15 kilómetros de ancho de tierra que separa la Línea Verde (y la Valla de seguridad) del Mar Mediterráneo (cerca de Herzliya). También se muestra la ruta tortuosa necesaria para viajar a través este pasillo entre el norte y el sur de Israel del (p.e. de Arad a Beit Shean.)”

    Tampoco es verdad que la construcción cortaría las zonas palestinas de Jerusalén. El acceso a Jerusalén a través de Abu Dis, Eizariya, Hizma y Anata no se ve impedido por el barrio propuesto, y tampoco se vería impedido por una serie de barrios que unen a Ma'aleh Adumim con Jerusalén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Dan:
      No sé ni por dónde empezar a responder a su post. Por no alargarme en esta primera intervención, empecemos si quiere por un poco de propiedad en el léxico que utilizamos ya que ése es uno de los requisitos básicos para acotar adecuadamente los términos de cualquier debate:

      1. Ni Ramat Shlomoh, ni Ma'aleh Adumim, ni Pisgaat Ze'ev, ni Har Homa ni Gilo, ni la Givat Tzorfatit etc. etc. son "barrios". Son ASENTAMIENTOS. Si quiere se lo explico en hebreo a ver si así lo entiende mejor porque la diferencia está muy clara. No son ni שכונות ni ישובים, son התנחלויות puesto que se encuentran en territorio ocupado según la legislación internacional. Hasta la propia lengua hebrea recoge esa diferencia, así que por favor dejemos de utilizar eufemismos interesados que sólo inducen a la confusión de quien lee. En tanto que asentamientos y en tanto que suponen el traslado de población civil a territorio ocupado lo que contraviene el derecho internacional, son ilegales con independencia de su ubicación.

      2. No sé si o cuánto conoce ustes la zona concreta de la que está hablando, por mi parte la conozco bien y de primera mano. No pienso entrar en lo que me parece un debate bastante estéril sobre kilómetros de una cosa o de la otra porque lo que me parece repugnante es el concepto sin importar su modo de implementarse. No obstante, cualquier persona que haya estado en Jerusalén y los territorios palestinos de sus alrededores sabe, porque es casi imposible no verlo, que allí no hay ninguna valla sino muros de hormigón de hasta diez metros de alto que cortan en paisaje. Sobre el adjetivo "de seguridad"... mucho habría que comentar pero lo dejo para otro momento, retorno al hebreo idioma de los israelíes, nunca he oído hablar de גדר ביטחון lo que se traduciría del hebreo como "valla de seguridad" (creo que no lo he oído porque es un término de "consumo externo" como la edición inglesa del "Haarezt" por cierto), sin embargo sí que he escuchado muchas veces tanto en medios de comunicación como a la gente la expresión גדר הפרדה que se traduciría como "valla de separación", lo cuál no es gratuito ni casual porque ésa es la lógica que está detrás del muro: la separación o si quiere, en otro término mucho más connotado políticamente pero por lo mismo mucho más claro en este caso: el apartheid.

      Y es que, como ve, estimado Dan, el lenguaje NUNCA es gratuito. Lo dejo aquí por el momento.

      Eliminar
    2. Estimada María,
      Conozco bien esa zona. Quizás no la hayamos visitado con los mismos acompañantes. Creo que le vendría bien una visita guiada por israelíes, en lugar de un mix de visita + adoctrinamiento realizado por quienes no se cansan en jugar precisamente con el lenguaje y la historia, siempre en detrimento de Israel. En fin, yo no podría visitarlo de la forma que usted visitó, estaría arriesgando mi vida... lo cual no es el caso si usted le da una oportunidad a Israel. Lo dejo también aquí por el momento.

      Eliminar
    3. Estimado Dan,

      Afortunadamente para mí, yo no he tenido que visitar la zona. Vivo en ella y afortunadamente para mí he tenido el privilegio de ir a muchos sitios diferentes con mucha gente diferente y con los oídos bien abiertos a lo que cada quien tenía que decir. No escribo de lo que me han contado, escribo de lo que he vivido y vivo. Cuando escribo que nunca he oído a israelíes (sea a personas o a medios de comunicación) decir tal o cual cosa lo digo precisamente por todas las conversaciones que he tenido con israelíes y por haberme levantado no uno ni dos, sino muchos días escuchando "Radio lelohafsakah" o "Kol Israel" o incluso en ocasiones "Arutz Sheva". Al menos en lo que a mí respecta, puedo decir que las opiniones que he ido formando y el análisis que he ido construyendo sobre lo que pasa por estos lares es producto de lo que he experimentado, escuchado, leído y después reflexionado y sopesado. Pero creo que el debate nunca debe centrarse en las cuestiones personales de cada quien sino que, establecidos unos parámetros mínimos de partida (como entiendo que es por ejemplo la legislación internacional), el análisis de la situación debe realizarse en torno a esos parámetros. Si, por ejemplo, se cumplen o se violan y adónde conducen su cumplimiento o su violación. Considero que en demasiadas ocasiones el discurso "de la complejidad" es muy sesgado el "es que ésta es una situación muy complicada y hay que manejar muchos factores para poder entenderla". Hay cosas que, por suerte o por desgracia,son muy simples y parafraseando a otro israelí, el periodista Gideon Levy en una entrevista dentro de una serie documental llamada "Eretz HaMitnachalim" ("la tierra de los colonos") dirigida por Haim Yavin (periodista más que conocido y perteneciente al "consenso" israelí"), que se emitió en el canal 8 y que si no ha visto le recomiendo vivamente que vea:"יש דברים שלא עושים נקודה", que aunque puede ser que quizá sepa lo que significa le traduciré: "hay cosas que NO se hacen Y PUNTO".
      Hasta otro rato.

      Eliminar
    4. Estimada María,
      Eso es lo bonito de la sociedad israelí, su diversidad de opiniones, y su LIBERTAD de opiniones.
      Con esa misma libertad, permítame añadir esta reflexión:
      Un excelente J. Tobin. Hablando en plata -
      Traducido(disculpen los errores)
      EL MENSAJE DE NETANYAHU NO ERA UN PATINAZO
      El sentido comun convencional sobre la decision del Gobierno de Israel de permitir nuevas construcciones en el area E 1 de Jerusalem entre la capital y el suburbio de Maale Adumim implica que era un patinazo.Criticos del Primer Ministro claman que este gesto ha empeorado las relaciones con los EEUU, ha alejado a Europa y acentuado el aislamiento diplomatico.Otros dicen que actuando asi ha "distraido " al mundo impidiendole concentrarse en la amenaza nuclear de Iran. Y aun peor, la mayoria de sus detractores piensan que Netanyahu lo ha hecho con fines electorales.Visto asi, llamarlo un patinazo hubiera sido caritativo,
      Sin embargo, como todas las piezas del sentido comun convencional, la presuncion de que Netanyahu ha perjudicado su pais no es exacto.
      Mismo si las excavadores iban a la zona E1 mañana, algo que no ocurrirá por mucho tiempo, si es que ocurre, Israel no estaria mas o menos aislada de lo que lo estaba al dia anterior al anuncio de tales construcciones.
      Ni tampoco las relaciones con Obama hubieran sido mejores.
      Lo unico que ha hecho Netanyahu es recordar a los criticos de su pais que Israel no esta dispuesta a presentar la otra mejilla y a aceptar la falsa narrativa sobre Cisjordania y Jerusalem que engulleron enterita las Naciones Unidas la semana pasada.
      Como escribio Seth anteriormente, esto no cambiara las relaciones de Israel con Europa.El foco sobre las posiciones americanas y europeas sobre las construcciones ha obscurecido el hecho de que la principal audiencia para este paso esta en Ramallah,no en Paris, ni en Londres, ni en Washington.
      La decision sobre E1 envia una necesaria señal a los palestinos, para que no esten decepcionados por su triunfo en la Asamblea General.
      Lo que ha hecho Netanyahu es enseñar que Israel no va a ceder un centimetro de su terirotrio hasta que los palestinos no vuelvan a la mesa de negociaciones y mismo asi, solamente si están de acuerdo en acabar con el conflicto para siempre.

      Eliminar
    5. y sigue:
      La Autoridad Palestina intento un estratagema en la ONU para evitar negociaciones con Israel que pudieran colocar a su leader Mahmoud Abbas de nuevo en la situacion embarazosa de tener que huir de otra nueva propuesta israeli para conseguir un estado.
      Este es un hilo conductor habitual que se utiliza a lo largo de la historia del conflicto en el cual la autoridad arabo palestina ha pensado siempre que podia evadirse de sus responsabilidades en tratar directamente con Israel.
      Es una creencia que fue alentada por la imprudente decisión del Presidente Obama al principio de su administración cuando dijo que la paz estaria mas cerca creando mas transparencia entre EEUU e Israel.
      Las luchas entre Obama e Israel han servido únicamente para dificultar a Abbas acercarse a la mesa de negociaciones mismo si lo hubiera querido.
      Si los Europeos hubieran mantenido una conducta guiada por los principios y hubieran reprobado la proposicion de la ONU para elevar el estatus de la AP, considerandolo como una clara violación de los acuerdos de Oslo, como hubieran debido hacer , se hubiera podido decir que la decisión de Netanyahu habia sido un error.
      Pero a partir del momento en que los europeos han abandonado el proceso de paz que ellos mismos han instigado era necesario para Israel recordar a Abbas que debiera ser consciente de que el voto en Nueva York no significaria nada en el terreno en Oriente Medio.
      En cuanto a la idea , repetida hoy en el editorial del NY Times,de que E1 hara que el mundo este menos deseoso de restringir a Iran,la nocion de que EEUU o Europa pueden considerar a Israel como rehen en esa cuestion, es un autentico disparate.
      Iran es una amenaza aun mas para el resto del mundo que para Israel, un punto en el que Obama ha insistido una y otra vez.
      Ni tampoco hay ninguna evidencia de que alguna concesion de israel en las construcciones cambiaría la idea de la administración de actuar o no.
      A pesar de todos los reclamos y bravatas sobre E1, el gesto no ha cambiado nada entre Israel y Occidente. Pero era exactamente lo que los palestinos tenian que oir.
      Si Netanyahu Hubiera fallado en recordar a Abbas que tendra que pagar un precio por deshacerse de Oslo , eso si que hubiera sido un verdadero patinazo.

      Eliminar