martes, 6 de diciembre de 2011

Entrevista con Aswany

Excelente entrevista del periodista Ricard González al escritor egipcio Alaa Aswany publicada en el diario chileno La Tercera. Como siempre, clarificador en sus respuestas.

"Después de que la novela El edificio Yacobian lo catapultara a la fama internacional, Alaa Aswany se ha convertido en uno de los escritores árabes más reputados. También es uno de los intelectuales más comprometidos. No en vano, desde sus columnas semanales, Aswany fue un crítico incansable del régimen de Hosni Mubarak. Por eso la revista Foreign Policy lo incluyó esta semana en la lista de los 100 intelectuales más influyentes del mundo, poniéndolo a él como el primero de la lista. Alto y robusto, pero con una sonrisa cálida, este escritor y dentista recibe a La Tercera en su consulta del centro de El Cairo, donde examina las dolencias de sus pacientes y de su país. De hecho, asegura que su consulta es el cordón umbilical que le mantiene unido a los deseos, problemas y frustraciones de su pueblo.

¿Qué opina del resultado preliminar de las elecciones egipcias?
Como persona laica y de izquierda, que cree que política y religión deben estar separadas, no puedo estar contento con la victoria de los Hermanos Musulmanes y el buen resultado de los salafistas.

¿Teme por el futuro de Egipto si cae en manos de los islamistas?
No, no estoy tan asustado como algunos compañeros liberales. Creo que el triunfo de los Hermanos Musulmanes era inevitable. Hace muchos años que están en la oposición, pidiendo una oportunidad para gobernar Egipto, y la gente quiere probar. Sinceramente, creo que no tienen una respuesta a los problemas de desarrollo y de desigualdad. Por lo que una vez que la gente se dé cuenta de ello, los dejará de votar. Confío en el pueblo egipcio.

Muchos laicos temen que la democracia de los islamistas sea de "un hombre, un voto, una vez"...
Discrepo. Ya que estoy convencido de su sinceridad cuando abogan por un Estado democrático, o rechazan la violencia, que no practican desde 1965. Sé que los Hermanos Musulmanes no quieren convertirnos en Arabia Saudita. Está visión de los Hermanos es uno más de los falsos mitos de Occidente sobre el mundo árabe.
¿Cuáles son los otros?
Que los árabes no están preparados para una democracia, lo que es una simple cobertura moral del colonialismo. Hace casi un siglo, Winston Churchill nos dijo a los egipcios lo mismo que Bush a los iraquíes: que venían a ayudar.

¿Cree que los comicios han sido limpios?
No han sido perfectos y ha habido irregularidades, pero muchas menos que con el anterior régimen. Por ejemplo, circula en internet un video en el que se ve a un salafista votando varias veces. Pero creo que ha sido la excepción.

¿Qué opina de los salafistas?
Son personas que parecen llegadas del siglo XV a través de una máquina del tiempo. Su interpretación del Islam y el wahabismo no es propia de Egipto, sino que ha llegado gracias a los petrodólares sauditas.

Los militares han interpretado la alta participación como un espaldarazo a su gestión de la transición. ¿Está de acuerdo?
No. Esta interpretación es una perversión de la realidad. La gente ha ido a votar en masa porque está ilusionada con la llegada de un régimen democrático y para acabar de deshacerse de los vestigios del antiguo sistema. Fíjese que el resultado de los candidatos en estas elecciones que pertenecían al ex partido de Mubarak ha sido horroroso.

La Plaza Tahrir continúa ocupada y las elecciones no han solucionado la crisis política del país. ¿Qué salida posible ve?
La Junta Militar debe entregar de forma inmediata el poder a un gobierno civil, de salvación nacional. No podemos esperar hasta julio, cuando planean celebrar las elecciones presidenciales, para realizar el traspaso de poder como pretende la cúpula del Ejército. Hay que acelerarla. Eso es lo que pide Tahrir y es la única salida.

¿Se ha planteado entrar en la política activa tras la revolución?
No, para nada.

¿Cuál es su candidato preferido a la Presidencia?
Mohamed El Baradei, sin duda".

No hay comentarios:

Publicar un comentario