lunes, 7 de marzo de 2011

Demandas de reforma en Arabia Saudí

También en Arabia Saudí los sectores reformistas se están movilizando para reclamar mayores libertades. Un grupo de intelectuales acaba de hacer pública una ambiciosa "Declaración de Reforma Nacional". El documento, que se reclama continuador del 'Una visión para el presente y el futuro de la nación' del año 2003, considera necesario reevaluar la situación de las reformas en Arabia Saudí tras las exitosas revoluciones registradas en Túnez y Egipto.

En su preámbulo señala que "el mantenimiento del status quo está repleto de riesgos y provoca preocupación" debido al "declive de nuestra posición regional, el estancamiento del gobierno, el deterioro de su gestión, la preeminencia de la corrupción y el nepotismo, el fanatismo y el creciente abismo entre el Estado y la sociedad, especialmente en la nueva generación de jóvenes". Esta combinación podría tener "desastrosas implicaciones en el país y en la población" por lo que deben acometerse amplias e inmediatas reformas con el objeto de establecer una monarquía constitucional.

En definitiva, los intelectuales saudíes requieren a la monarquía "una reformulación de la relación entre la sociedad y el estado, en el curso de la cual la población sea la fuente de autoridad y tome plena parte en la decisión de las políticas públicas a través de sus representantes elegidos en el Consejo Legislativo, y que el propósito del Estado sea servir a la sociedad, proteger sus intereses, elevar el nivel de vida y garantizar la dignidad y el honor de sus individuos, al igual que el futuro de sus hijos". En definitiva lo que se demana es "gobierno de la ley, plena igualdad, garantías legales para los individuos y libertades civiles, participación popular en la toma de decisiones, desarrollo equilibrado, combate contra la pobreza y óptimo uso de los recursos nacionales".

A continuación las doce demandas de esta declaración resumidas:

1. El desarrollo de la Ley Básica y su conversión en una verdadera Constitución que sea un contrato social entre el pueblo y el Estado y que constate que el pueblo es la fuerza del poder. La separación de poderes y la responsabilidad de los gobernantes, la igual de todos los ciudadanos, plenas libertades civiles para todos (incluida la libertad de expresión y el derecho de formar partidos políticos y asociaciones profesionales).
2. Gobierno de la ley para gobernantes y gobernados. Incrimanación de aquellos que se apoderen o usen indebidamente los recursos nacionales.
3. Comicios para la elección de los consejos municipales, provinciales y legislativos. Participación de la mujer tanto como candidatas como electoras.
4. Descentralización administrativa. 
5. Independencia de la judicatura y respeto de los tratados internacionales sobre la defensa de los derechos humanos.
6. Aprobación de un ley de organizaciones no gubernamentales que permita el establecimiento de una sociedad civil.
7. Adopación de medidas legales e institucionales para empoderar a la mujer, en especial en lo que respecta a su derecho de educación, de propiedad y participación en los asuntos públicos sin discriminación.
8. Legislación que impida cualquier tipo de discriminación entre los ciudadanos, ya sea desde el punto de vista sectario, tribal, regional, racial o étnico. Aplicación de una estrategia de integración nacional que reconozca implícitamente la diversidad social y cultural de la sociedad saudí.
9. Asegurar los derechos de los ciudadanos y residentes para los cuales la Comisión de Derechos Humanos y la Sociedad Nacional de Derechos Humanos deberían poder actuar sin cortapisas e interferencias gubernamentales.
10. No puede haber dignidad sin una vida decente. Una parte significativa de los ciudadanos padece una situación de pobreza y necesidad debido a los problemas de desempleo y de falta de viviendas.
11. Necesidad de que el Consejo Legislativo controle las agencias del gobierno para evitar la corrupción y garantizar el principio de transparencia y responsabilidad.
12. Los recursos petrolíferos deben ser empleados para cubrir las necesidades de la sociedad y no para financiar costosos proyectos inefectivos. Necesidad de adoptar una estrategia a largo plazo para un desarrollo completo focalizando su atención en expandir la base de la producción nacional, invertir en fuentes económicas alternativas, crear empleos e incluir al sector privado en la delimitación de las políticas económicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario