miércoles, 16 de marzo de 2011

Sobre el referéndum egipcio

A medida que se aproxima el 19 de marzo, cada vez está más claro que las fuerzas egipcias que protagonizaron la revolución se encuentran divididas en torno a la reforma constitucional que se votará ese día.

Destacados líderes del movimiento juvenil consideran que las enmiendas son superficiales y apresuradas y son partidarios de una reforma mucho más profunda y meditada. Amru Salama, por ejemplo, reflexiona sobre la necesidad de que se abra un proceso constituyente que establezca una constitución completamente nueva que no sea un refrito de la existente en la actualidad. A pesar de que ello implicaría prolongar la transición y, en consencuencia, extender el mandato de la Junta Militar, algo que no entusiasma a la calle egipcia. En la entrevista también advierte de la apretrada agenda electoral que espera a los egipcios, que serán convocados seis veces a las urnas el próximo año y medio, lo que podría acabar desmovilizando a la población. También El Baradei, que ya ha anunciado que se presentará a las elecciones presidenciales, se ha mostrado contrario a las enmiendas: "El Egipto de mañana tiene que ser un nuevo estado, un estado limpio que tenga una nueva constitución desde el primer momento".
 
Por su parte, Sobhi Saleh, meimbro del Comité de Reforma Constitucional, advirtió de que el rechazo a las enmiendas abriría una época de incertidumbre que permitiría al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas prolongar su mandato, gobernar a base de decretos y designar a un nuevo gobierno a su medida. Saleh también consideró que los egipcios dejarían pasar la oportunidad de que se edifiquen unas nuevas instituciones que establezcan la nueva constitución y que las próximas elecciones cuenten con supervisión judicial.

Mientras tanto sigue creciendo los apoyos al 'sí' en el referéndum. Además del oficialista PND (o lo que queda de él), también los Hermanos Musulmanes respaldan el referéndum constitucional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario