viernes, 1 de marzo de 2013

Al-Jatib sobre la revolución siria

Ayer se celebró la cuarta reunión del Grupo de Amigos de Siria en Roma. En el encuentro, el nuevo Secretario de Estado John Kerry prometió reforzar la ayuda a la oposición siria por medio de la concesión de 60 millones de dólares para adquirir alimentos y medicinas. Poco más que promesas vacías para un pueblo que se ha cansado de esperar a que la comunidad internacional decida involucrarse de una vez por todas para detener el baño de sangre que, hasta el momento, ha costado la vida de 70.000 personas. A continuación reproducimos el discurso de Moaz al-Jatib, presidente de la Coalición Nacional Siria. La traducción del árabe al español es obra del blog Traducciones de la Revolución Siria

"En primer lugar quiero decir que ahora estamos hablando después de dos años de asesinato de nuestro paciente pueblo y de una destrucción terrible de la infraestructura, y digo que la revolución siria es una revolución pacífica y lo repito, afirmando que el régimen es el único que ha obligado a la gente a tomar las armas y como prueba de ello, tenemos el salvajismo del que hace gala el régimen hoy. No hay ningún régimen en el mundo que bombardee a su pueblo con aviones y misiles SCUD. El agujero que dejó en Al-Raqqa un misil hace dos días mide 115 metros de diámetro. Un ser humano, por no decir que ni siquiera una bestia, puede soportar las imágenes. ¿Cómo va a poder quien vive bajo las bombas y ve a sus hijos, mujeres y gente morir?

Hay un punto muy importante que el régimen siempre intenta aprovechar, y es la presencia de terrorismo. He dicho a los ministros de Exteriores que hay tres cuestiones de las que los sirios nos hemos hartado, y yo como responsable me he hartado de ellas.

La primera es el hablar de terrorismo. Ni todos los terroristas del mundo son tan salvajes para hacer lo que hace el régimen contra el pueblo sirio. La presencia de armas químicas: lo que ha hecho y destruido el régimen en Siria con todo tipo de armas es más letal que las armas químicas. El tercer punto es el tema de las minorías. Desde el principio y hasta hoy el régimen no ha dejado de presentarse como protector de las minorías. Solo os diré una cosa: id a Líbano y ved lo que el régimen sirio hizo con las minorías cuando ocupó Líbano. No quedó una sola secta a cuyos líderes no asesinó y a cuyos miembros no dejó esparcidos. No tengo nada más que decir sobre este tema.

Hay otro asunto relacionado con los combatientes. Muchos, y sobre todo los medios de comunicación, se centran más en la longitud de la barba del luchador que en la cantidad de sangre que se derrama de los niños. Hace un mes, el régimen bombardeó con aviones 86 panaderías, donde la carne de los niños quedó amasada con el pan. Fijaos en eso antes de fijaros en la longitud de la barba de los luchadores.

Los hermanos que luchan dentro en su mayoría eran pacíficos y se vieron obligados a tomar las armas. No negamos la presencia de algunas personas que tienen unas ideas particulares, ajenas a nuestra sociedad.  Rechazamos ese tipo de cosas con toda claridad  y lo hemos dicho mil veces y seguimos repitiéndolo: estamos en contra de todo pensamiento takfirí, en contra de todo pensamiento que pretende imponer sus opiniones por la fuerza, en contra de todo pensamiento que pretende destruir el tejido social de Siria [...].

Quiero decir algo más. No nos avergüenza decir que somos luchadores musulmanes. El islam como nosotros lo comprendemos es un islam que incluye a todos, respeta a todos, vive con todos, pide el bien para todos, y que dice: todos venimos de Adán y Adán está hecho de barro. Todos hemos sido creados en esta vida para colaborar, no para comernos los unos a los otros. Así que ello no es algo malo en absoluto.

Ahora paso a algunos puntos importantes que hemos hablado con los ministros, a los que hemos pedido claramente una serie de cosas:

En primer lugar, que se obligue al régimen a establecer corredores humanitarios bajo el capítulo VII, corredores humanitarios seguros, especialmente para la ciudad de Homs, cercada desde hace unos 150 días, y la ciudad de Dariya, inicio del movimiento pacífico en Siria, cuyo mártir Ghiath Mátar llevaba en sus manos rosas y agua fría a los miembros de la seguridad. Ghiath acabó detenido y fue asesinado bajo tortura, su garganta fue arrancada, garganta con la que gritaba “libertad”, y fue devuelto a su familia envuelto en plástico. Esta ciudad lleva cercada y sometida a un bombardeo salvaje 100 días. Exigimos que se establezcan corredores humanitarios seguros bajo el capítulo VII para proteger a los civiles.

Segundo, que se considere la unidad de Siria una línea roja, con todas las garantías internacionales contra los rumores de intentos reales o no de dividir Siria. No lo aceptaremos y todos los habitantes de Siria lucharemos por ello.

Tercero, la llamada a negociar ha de ser en el marco de las condiciones puestas por la Coalición Nacional Siria en su última sesión de la Asamblea General, que incluye de forma clara la marcha del régimen y la desintegración del aparato represor que gobierna el país. Y desde aquí, digo, quizá por última vez: Bashar al-Asad, compórtate por una vez como un ser humano. Ya basta de matar a este pueblo, ya basta de masacres, ya basta de arrebatarle a este pueblo a sus niños y torturarlos hasta la muerte. Toma una decisión razonable en tu vida en pro del futuro de este país.

Cuarto, que se le otorgue el completo derecho a la autodefensa al pueblo sirio y sus revolucionarios. Hay algo que quiero decir con toda claridad: hay una decisión internacional, o señales internacionales de no dar armas sofisticadas al pueblo sirio por varias razones. Y yo digo: si eso es lo que queréis, dejad de dar armas al régimen que aún le siguen llegando bajo acuerdos antiguos.

El siguiente punto es la petición a los países amigos y hermanos de que faciliten los trámites de los sirios y el acceso a la residencia. Hemos observado que algunos países han comenzado a dificultar las cosas a los que intentan colaborar con la revolución siria y en algunos países hay casos de detenidos. Exigimos, y así lo hemos pedido, que se les faciliten las cosas, que se les ofrezcan becas de estudios y las camas necesarias en los hospitales para las situaciones de emergencia, además de darles todo tipo de apoyo posible [...]".

1 comentario: