jueves, 4 de abril de 2013

Economía y mujer en Egipto

El nuevo número de la revista esglobal incluye una entrevista con Rashideh Yusef, de la Oficina Técnica de Cooperación en El Cairo bajo el título (confuso) de "Entrevista a Egipto" donde hace un buen repaso a los cambios experimentados en Egipto desde la caída de Mubarak. Mañana inicio un viaje de diez días a Egipto, así que intentaré escribir algo sobre el tema en el blog.

"Tras dos años desde que estalló la revolución, que trajo una nueva era en la historia de Egipto y las primeras elecciones democráticas del país, son muchas las incógnitas que se presentan sobre su futuro económico, social y político. ¿Qué piensa la sociedad civil egipcia, plural y con opiniones diversas, sobre la situación actual?

esglobal: El reciente deterioro de la economía preocupa mucho a la población.
SE: Por supuesto, no olvidemos que el lema de la revolución fue “pan, libertad y justicia social”. La gente quería libertad, es cierto, pero sobre todo quería mejorar sus condiciones de vida, tener acceso a más recursos, en definitiva, que nuestros hijos tuvieran oportunidades de futuro. Sin embargo, la inestabilidad y los estallidos de violencia que han salpicado la transición en Egipto y la caída del turismo, han llevado a la parálisis de los sectores productivos, lo que ha obligado a las autoridades a desembolsar ingentes cantidades de dinero. Por ejemplo, el Banco Central de Egipto ha gastado más de 20.000 millones de dólares (unos 15.000 millones de euros) para mantener el precio de la libra. Pese a esto la divisa nacional durante principios de este año ha caído a sus mínimo histórico desde los últimos siete años. Muchos egipcios, temiendo que la moneda se devaluara todavía más, han cambiado sus ahorros a dólares. Para frenar esta tendencia y la falta de reservas de divisas extranjeras, el Banco Central, entre otras medidas, ha empezado a aplicar una política de cobrar un 1% a la venta de moneda extranjera. Además, el turismo, fuente de ingresos para muchos egipcios, no se ha recuperado. Durante el año 2012, el número de visitantes aumentó un 17%, en comparación con 2011, según datos aportados por el ministro de Turismo, Hisham Zaazou, pero todavía queda mucho trabajo por hacer para recuperar los niveles anteriores a la revolución.
El paro es un problema latente en nuestra sociedad, que llevó a muchos jóvenes y otros sectores de la población a apoyar las protestas. Las tasas de desempleo publicadas son muy altas, un 12,5% de la población activa. De este porcentaje, el 70% son jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años.
También se está negociando con el Fondo Monetario Internacional un préstamo de 4.800 millones de dólares, con condiciones como la reforma del sistema fiscal y de los subsidios, lo que puede traer consecuencias muy duras desde un punto de vista electoral para el Gobierno. No olvidemos que aquí la mayoría de la población consigue llegar a fin de mes gracias a los subsidios a los alimentos y productos básicos, desde el pan hasta la gasolina. Si los impuestos suben y parte de los subsidios desaparecen en determinados productos, la situación económica de gran parte de la población se va a agravar y las autoridades y la oposición lo saben.
esglobal: La mitad de su ciudadanía son mujeres, ¿cómo vive la mujer en Egipto hoy en día?
SE:
Las mujeres en Egipto han luchado por sus derechos desde finales del siglo XIX y su situación actual es consecuencia de los diferentes gobiernos. Pese a los esfuerzos de los movimientos feministas, el aumento de la pobreza, la falta de empleo y la ausencia de una legislación clara que defienda los derechos de las mujeres, han hecho que la vida de las egipcias sea precaria.
La situación ha mejorado en el acceso a la educación: entre los jóvenes de 15 a 24 años, las estadísticas muestran que la diferencia en el acceso a la educación entre hombres y mujeres es de un 6 %, habiendo mejorando, considerablemente, durante los últimos años. Sin embargo, la diferencia se constata en el acceso al mercado laboral y la representación política.
Desde un punto de vista legal, también ha mejorado en la última década su situación familiar. La ley número 1 del año 2000 introdujo una serie de reformas muy importantes para los derechos de la mujer en el matrimonio: el artículo 20 de esa norma otorgó a las egipcias el derecho a divorciarse de sus maridos de manera unilateral – conocido como el khula. Además, se adoptó un nuevo tipo de contrato matrimonial que permitía a la mujer introducir condiciones en el mismo.  Igualmente, en el año 2004 se crearon los tribunales de familia, que tienen jurisdicción sobre determinados temas, tales como la custodia o  el mantenimiento de los menores en caso de divorcio. En el año 2008, se modificó la ley del niño y el artículo 17 estableció una edad mínima de matrimonio de 18 para hombres y mujeres. También se penalizó la ablación.
Las mujeres jugaron un papel clave durante los 18 días de la revolución y exigen que este rol no caiga en el olvido. La egipcia es un reflejo de su sociedad, es plural y sus demandas dependen de muchos factores. La nueva Constitución, como marco legal de cualquier Estado de Derecho, ha sido rechazada por importantes sectores feministas por no contener artículos específicos sobre los derechos de las mujeres. Aun así, hay otros sectores feministas más cercanos a los islamistas que consideran que esta Carta Magna garantiza los derechos de la mujer como madre y esposa.
La Constitución de 1971 establecía en el artículo 10 y 11 la igualdad entre el hombre y la mujer, pero supeditaba, en el caso de ésta, el mantenimiento del equilibrio entre su familia y su trabajo en la sociedad. La actual Carta Magna en el artículo 10 establece un marco bastante similar de la mujer de equilibrio entre sus tareas familiares y su trabajo. El artículo 33 establece la no discriminación de los ciudadanos, aunque sin nombrar específicamente a la mujer.
En cualquier caso lo cierto es que queda un largo recorrido por delante para las egipcias. Los desafíos son muchos: las altas tasas de paro (tres veces más que la de los hombres antes de la revolución), la discriminación legal en determinados asuntos y la baja representación política-solo hay dos mujeres ministras- constituyen entre otros, ejemplos de la necesidad de la toma de políticas inmediatas a favor de la mujer".

No hay comentarios:

Publicar un comentario