jueves, 24 de febrero de 2011

Gaddafi y sus fantasmas

Gaddafi sigue resistiéndose a abandonar el poder, a pesar de que ha perdido el control sobre buena parte del país y que ha sido abandonado por buena parte de sus allegados. Las deserciones van en aumento Cuando el barco se hunde, todos quieren abandonarlo. Algunas de las personas clave del régimen, entre ellas su ministro de Interior, varios líderes tribales y diplomáticos en el extranjero han reudiado los métodos brutales para reprimir las manifestaciones populares. Gaddafi, sólo y deprimido, parece apostar por morir matando. En realidad no le quedan demasiadas alternativas, puesto que ningún país decente le dará asilo a alguien que ha bombardeado con aviones de guerra a su propia población. Como criminal de guerra que es debería ser juzgado por sus actos.

El discurso que dio para calmar los ánimos hizo exactamente lo contrario de lo que se proponía. Cargado de acusaciones y propio de un lunático desconectado con la realidad, Gaddafi arremetió contra los manifestantes a los que denominó ratas. Les acusó de drogarse, de emborracharse y de simpatizar con Al-Qaeda... A continuación algunos de sus extractos que merecerían analizarse por un psiquiatra. "¿Conocéis a alguien decente que participe en esto? No los hay, es gente que se droga y se emborracha" y "delincuentes manipulados por fuerzas externas incluida la red terrorista Al Qaeda". "Los libios son libres puesto que el poder está en manos del pueblo". "No soy presidente, soy líder de la revolución". "Los que se levanten en armas contra el país serán condenados a muerte". "Ni siquiera he comenzado a dar órdenes de usar balas; si necesitamos emplear la fuerza, la usaremos". "La lucha se llevará a cabo calle por calle hasta que el suelo libio sea liberado. Los que queréis a Gadafi, formad comités populares y atad a estos jóvenes en casa". "No hay combustible, la gente tiene miedo". Y ha culpado de esta situación a EE UU. "Los mismos que han destrozado Irak, Afganistán, Somalia... son los que han entrado ahora en Libia (...) No voy a permitir que Libia se convierta en Faluya". Sin comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario