lunes, 14 de febrero de 2011

La hoja de ruta egipcia

Una vez caído Mubarak cabe preguntarse ahora hacia dónde se dirige Egipto. De momento hay más nubes que claros en el horizonte. Ha caído la cabeza visible, pero no el régimen. De hecho el gobierno se mantiene en pie y el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas ha asumido las riendas en la época post-Mubarak. Es decir: que se ha sustituido un militar por otros. Con Mubarak en Sharm el-Sheij y el vicepresidente Omar Suleiman en paredero desconocido, el nuevo hombre fuerte es el mariscal Mohamed Tantaui, el ministro de Defensa. El Consejo Militar ya ha ordenado la disolución de las dos cámaras y la suspensión de la Constitución. Lo que no ha hecho es derogar la Ley de Emergencia, una de las principales reivindicaciones de la población. Los próximos seis meses serán vitales para el futuro de Egipto. En septiembre deberían celebrarse elecciones legislativas y presidenciales. El Ejército, que a partir de ahora goberanará por decreto, ha anunciado que entonces se retirará a un segundo plano y dejará el poder a los civiles.

El blog The Arabist recoge una interesante reunión entre blogueros egipcios y altos mandos militares en los que estos resumen su hoja de ruta: 1) Los militares no quieren el poder y consideran que el único camino hacia el progreso es un gobierno civil. Ellos únicamente quieren salvaguardar los logros de la revolución; 2) el mantenimiento del actual gobierno es necesarió, pero solo hasta que se puedan llevar a cabo los cambios requeridos; 3) los militares quieren perseguir la corrupción; 4) creación de un comité constitucional en el plazo de diez días. En dos meses, los egipcios votarán en referéndum la nueva Constitución; 5) los militares animan al pueblo a formar nuevos partidos políticos; 6) los militares celebrarán encuentros con los representantes de todas las fuerzas políticas; 7) los militares lanzarán una campaña para recaudar 100 billones de libras para reparar los daños provocados durante las revueltas; 8) Egipto necesita recuperar la normalidad y volver a atraer a turistas; 9) los egipcios dispondrán de un carnet de identidad para poder votar en el referéndum y en las elecciones.

Todos estas muestras de buena voluntad contrastan con el papel del Ejército como pilar principal del régimen de Mubarak. The Arabist se pregunta cómo va a combatir el Ejército la corrupción, si es uno de sus principales responsables. Además considera que los meros encuentros con las fuerzas políticas no son suficientes, ya que lo que se trata es de poner en marcha un proceso verdaderamente consultivo y democrático que ponga los cimientos del nuevo Egipto.

1 comentario:

  1. Hola, buenas, tienes un blog muy interesante, y quisiera preguntar por la bibliografia que hayas podido utilizar en este articulo, realmente es algo que me atrae mucho, el tema de las rutas comerciales por la zona de Oriente Próximo y eso.
    Muchas gracias, y un saludo.

    ResponderEliminar