viernes, 13 de enero de 2012

¿Quién se acuerda de Gaza?


"Por el momento, las revoluciones árabes han marginado a la cuestión palestina. Por primera vez en más de medio siglo, la agenda del mundo árabe, tanto de los gobiernos como del pueblo, no está determinada por el conflicto palestino-israelí, sino por las dificultades sociales y políticas a las que se enfrentan: la pobreza, el desarrollo económico y la democracia. Y cuando la cuestión palestina es marginada, la Franja de Gaza es empujada a los márgenes de los márgenes.


El viejo argumento israelí-estadounidense para separar a Gaza de Cisjordania tuvo éxito, tanto en el plano social como en el político. Mientras que en Cisjordania, existe una división del esfuerzo entre el control militar israelí, la administración palestina, y una división parcial entre las zonas de asentamiento (que representan el 50% de Cisjordania) y las ciudades palestinas autónomas. En la Franja de Gaza hubo un proceso de descolonización que incluyo la retirada del régimen militar israelí.


Sin embargo, la ocupación israelí no permitió que el espacio territorial liberado no goce de libertad, y de hecho la situación es aún peor: un millón y medio de personas, incluyendo mujeres y niños han estado durante seis años bajo un asedio que ha transformado a Gaza en lo que se ha llamado con razón un campo de concentración masiva. No hay entrada ni salida, a excepción de los casos "humanitarios". No existe ningún tipo de vinculo comercial independiente.

Si bien es cierto que tras la revolución en Egipto se ha producido una pequeña grieta en el bloqueo, al no estar la frontera con Egipto herméticamente cerrada como antes, todavía estamos lejos de terminar con el asedio y no más cerca del cumplimiento explícito del compromiso de Israel en la construcción de un "pasaje seguro" entre Cisjordania y la Franja de Gaza.


Parece ser que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) no está demasiado afligida por esta división y su capacidad de sacarse de encima la responsabilidad por el destino de los residentes de Gaza, la mayoría de los cuales no son firmes partidarios de Abbas y Fayad. También parece que los líderes de Hamas en Gaza están interesados en ser percibidos como los únicos capaces de gestionar un gobierno que funcione correctamente y, hacia las elecciones en las que sus posibilidades de ganar son grandes, su inclusión indirecta en cualquier futura negociación política con el Estado de Israel.


Sin embargo, en la continuación de las políticas de rechazo de Israel hacia las negociaciones con los palestinos, incluyendo la mayoría de las comprometer, la opción de las negociaciones es inexistente, y los residentes de Gaza continúan sufriendo el asedio cruel.


Sin embargo, a la vista de las políticas de rechazo israelís hacia cualquier tipo de negociación con los palestinos, incluyendo las que requieren mayor compromiso, la opción de la negociación resulta inexistente y los residentes de Gaza continúan sufriendo el cruel asedio israelí.


Este hecho junto con las maniobras diplomáticas en las Naciones Unidas, deben determinar la agenda del movimiento global de solidaridad. Debemos conseguir sacar a la Franja de Gaza y a sus habitantes de los márgenes donde fueron expulsados tanto por los gobiernos israelíes como por los líderes de la Autoridad Palestina.


El acuerdo alcanzado con la mediación de Egipto entre Hamas y Fatah es, sin duda, un principio de esperanza, y es probable que contribuya a la cicatrización de la ruptura entre Gaza y Cisjordania y, entre las diversas facciones del movimiento nacional palestino. Israel hará todo lo posible para sabotear este acuerdo, entre otras cosas mediante el aumento de los bombardeos de Gaza e incluso iniciando un nuevo ataque militar a gran escala, similar a la Operación Plomo Fundido llevada a cabo a finales del 2008 y comienzos del 2009, con la intención es inducir a los palestinos a llevar a cabo actos de represalia y de esta manera colapsar el acuerdo de reconciliación. El desafío que enfrentan los palestinos no es la paciencia de los residentes de la Franja de Gaza, que han demostrado que pueden lidiar con cualquier cosa en las últimas décadas, sino en la capacidad de la Autoridad Palestina para resistir las presiones que la comunidad internacional volverá a tratar de poner para echar abajo cualquier acuerdo de reconciliación.


A lo largo de los países del mundo árabe millones de personas se han manifestado bajo el lema "fuera". Palestinos y palestinas en Ramallah, Belén y la Franja de Gaza se manifiestan bajo el lema "unir". Esta llamada debe guiar a los líderes palestinos y sus distintas facciones".

ninos_corriendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario