viernes, 20 de enero de 2012

Túnez: mujeres y revolución

Leo en Diagonal esta entrevista con Saida Rached, secretaria general de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas. La entrevista fue realizada durante una de sus visitas a Madrid en un acto organizado por ACSUR-Las Segovias.

"DIAGONAL: Durante la revolución, las mujeres participaron muy activamente. Pero ¿qué se ha logrado posteriormente, en todos estos meses de transición?
SAIDA RACHED: Las mujeres participaron incluso antes de la revolución, lucharon contra el régimen y fueron un gran apoyo en el movimiento de la cuenca minera en 2008, y durante la revolución estuvieron presentes de manera masiva. Estaban en las calles, en las manifestaciones, en las discusiones, etc. Con la democracia queríamos también que se tuvieran en cuenta los derechos de la mujer. Estuvimos en todas las instituciones, comisiones e instancias, hicimos presión con las demás asociaciones de mujeres y luchamos para que hubiera paridad y alternancia en las listas para las elecciones. Y lo logramos, pero esto no era suficiente, así es que luchamos contra los partidos, los independientes y la sociedad civil para que la paridad fuera real en las cabezas de listas, para garantizar que hubiera hombres y mujeres a partes iguales en la Constituyente. Desgraciadamente, no ha sido así, pero conseguimos un 24% de mujeres en este órgano.

D.: ¿Cuál es vuestra lucha en lo que respecta a la Constitución?
S.R.: Nuestro futuro depende de la Constitución que vamos a tener. La Carta por la que se va a regir Túnez durante décadas es la única garantía, por lo que queremos que nuestros derechos estén reflejados en ella e institucionalizar el principio de la igualdad total entre hombre y mujer. Es la única garantía para que no estemos a disposición del poder de turno. Queremos que esté institucionalizado junto con el derecho a la democracia, a la pluralidad, a la independencia de los medios y de la justicia. También queremos institucionalizar la prohibición de la violencia contra las mujeres, sea cual sea su forma. Y luchamos por que se levanten realmente las reservas sobre la Convención internacional contra toda forma de discriminación contra las mujeres.
D.: El partido Ennahdha ha ganado con un 41% de votos. ¿Es realmente un peligro para los derechos de las mujeres?
S.R.: Es un peligro si no hay un movimiento social y democrático que imponga estas leyes. Hasta ahora, todos los movimientos islamistas han estado contra los derechos de las mujeres. Ennahdha ha querido tranquilizar a la sociedad civil sobre sus derechos, pero necesitamos garantías, y la única garantía es que participe en su inscripción en la Constitución. Nosotras le daremos el beneficio de la duda esperando la nueva Carta Magna, pero permaneceremos vigilantes y movilizadas para defender nuestros derechos. El CPR y Ettakatol [partidos de tendencia progresista que gobiernan en coalición con Ennahdha] han dicho que los derechos de las mujeres y el Código del Estatuto Personal [conjunto de leyes aprobado en 1956, tras la independencia, que abolió la poligamia y otorgó numerosos derechos a las mujeres tunecinas] son una línea roja que no se puede sobrepasar. Pero la única garantía es que se institucionalice y que el Estado tome medidas legislativas concretas para que sea aplicable.
JPG - 106.4 KB
D.: En los últimos meses han entrado en escena los salafistas.
S.R.: No son numerosos, pero ganan fuerza y son tolerados. Tenemos la impresión de que los partidos políticos, particularmente Ennahdha, nunca los han condenado. Y el Estado y la Justicia no han tomado las medidas necesarias para parar sus agresiones. Cuando atacaron a las prostitutas y a los vendedores de alcohol no hubo reacción, cuando atacaron AfricArt y la película Persépolis no hubo medidas jurídicas suficientes para impedirles reincidir. Esto les alienta a agruparse y atacar las libertades individuales. Están atacando facultades y a las mujeres en los institutos porque no se ponen el velo o porque hay asignaturas que les parecen en contradicción con el islam, como el dibujo o lamúsica; han invadido la Facultad de Letras para exigir que las mujeres con niqab puedan hacer los exámenes, reivindican la segregación…

D.: ¿Cómo se organizan las mujeres en la defensa de sus derechos?
SR.: Las mujeres han tomado conciencia de que ahora es el momento de actuar, consolidar y hacer avanzar sus derechos. Han entendido que estos derechos nunca han estado tan amenazados, se han movilizado masivamente y han bajado a la calle en varias ocasiones. Están haciendo coaliciones, entre asociaciones de mujeres y también con la sociedad civil, con los partidos democráticos y con las asociaciones de derechos humanos para decir que no estamos dispuestas a dar un paso atrás en nuestros derechos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario