martes, 3 de enero de 2012

Santiago Alba sobre Siria

Corriente Roja entrevista a Santiago Alba sobre las revueltas árabes. A continuación la parte dedicada a la revuelta siria, en la que algunos círculos de la izquierda siguen viendo una conspiración de la CIA. Esclarecedoras y pedagógicas respuestas:

"C.R.: Al igual que pasó con el dictador Gadafi Bashar el Assad ha encontrado el respaldo de un sector de la izquierda que acusa a los manifestantes de agentes de la CIA. ¿que opinión te merecen esas declaraciones?
Santiago Alba Rico: Más que una opinión, mi respuesta toma la forma de dolor. Preferiría que ese sector de la izquierda al que te refieres fuese tan cínico como las potencias imperialistas, que no dudan en apoyar hoy a los que traicionarán mañana y disimulan poco su desprecio por los pueblos. Si la geoestrategia exige sacrificar al pueblo sirio, que tengan el valor de decirlo. Pero como tienen que ser además de "izquierdas" y proteger su conciencia, hacen algo peor: niegan que haya una dictadura y niegan que haya un pueblo que lucha contra ella. Lo malo es que esto tiene también sus efectos. Yo he sido acusado de justificar, facilitar o incluso pedir una intervención por afirmar la existencia de un levantamiento popular; lo peor de esta criminalización (expresada algunas veces de forma poco serena y respetuosa) es que ignora, a la inversa, la enorme responsabilidad que está teniendo la posición de ese sector de la izquierda (con gobiernos en América Latina) en el curso de las revueltas árabes y en el éxito de la contrarrevolución. Juegan a la profecía autocumplida. No mandan ni armas ni dinero ni su experiencia organizativa; ni siquiera una palabrita de apoyo. Entregan el territorio y el discurso y luego -voilá- ahí lo tenemos, ya lo habíamos dicho: son todos peones de la CIA. Podrá decirse que los gobiernos latinoamericanos no pueden permitirse intervenir, que ya tienen bastante con ocuparse de defenderse a nivel continental y crear, por ejemplo, la CELAC. Pero es que desgraciadamente han intervenido; ellos también han intervenido y de la peor manera, apoyando a quienes debían ser sus enemigos porque eran tan enemigos de los pueblos como sus patrones occidentales. Yo soy pequeño y no tengo poder; no he hecho mucho daño. Ellos son grandes y tienen mucho poder; todo un bloque -por primera vez en décadas- que podía haber maniobrado para dificultar la repenetración de las fuerzas neocoloniales en la zona. Les han dejado el terreno expedito. Y las fuerzas imperialistas, claro, entran e intervienen, que es lo que han hecho siempre que les dejan. Cuando uno había confiado ingenuamente en la renovación de la izquierda desde América Latina, hete aquí que el socialismo del siglo XXI se parece mucho -mucho- al del siglo XX, también por el modo en que trata a sus propios compañeros de viaje.
C.R. El pueblo sirio, como es natural, esperaba que Bashar cayera por medios pacíficos, sin embargo, ya son más de 4.000 muertos los que ha producido la represión del régimen, ya hay enfrentamientos armados. ¿consideras que justificable o necesaria la respuesta armada al régimen sirio?
Santiago Alba Rico: Hay dos cuestiones. La primera es de principio: considero justificado -legítima defensa- que la población se arme, tras meses de represión feroz, contra un enemigo que no tiene piedad. La segunda es más bien táctica. Estoy de acuerdo con el opositor Michel Kilo en que el peligro está en que se arme no la población para defenderse sino el llamado Ejército Libre Sirio para atacar al ejército de Al-Asad. Creo que hasta hace muy poco las Coordinadoras en el interior, que son las que deben decidir -pues son los que se juegan la vida- tenían muy clara su oposición tanto a una intervención extranjera como a una militarización de la revolución. En todo caso, lo que me irrita es que sean precisamente aquellos que en otros escenarios apuestan muy alegremente por la lucha armada los que en el caso de Siria consideran sospechoso -¡tras ocho meses!- el recurso a las armas o incluso una prueba retrospectiva de que todo ha sido un montaje de la CIA. Esa es, claro, la propaganda del régimen y de la agencia SANA.

C.R.: Hay sectores que siguen planteando las movilizaciones pacíficas a pesar de las masacres, otros quieren la intervención de tropas la OTAN o la ONU, o sea, del imperialismo, ¿que resultado tendría esta intervención?
Santiago Alba Rico: Me equivoqué con Libia y quiero ser prudente, pero veo muy difícil una intervención. Me parece más probable, como sugería Abdelbari Atwan, el editorialista de Al-Quds-al-Arabi, que finalmente las potencias occidentales decidan que se ajusta más a sus intereses en la zona el sacrificio del pueblo sirio y de su revolución democrática. Y esto, en parte, porque una intervención pondría patas arriba la zona del planeta donde hay una mayor concentración de intereses y de conflictos. Me parece más probable una intervención contra Irán, cuyo efecto, en cualquier caso, sería también parecido. El aislamiento de Israel hace temer un movimiento de alto riesgo; contra la pared, se trata de quebrar la línea Irán-Siria-Hizbulá y de paso convertir la primavera árabe en un infierno de conflictos civiles confesionales y sectarios (es muy evidente la búsqueda de un enfrentamiento entre chíies y sunníes en toda la región). Pero sin contar con que Rusia y China pudieran reaccionar, el resultado sería tan apocalíptico que quizás acabe predominando el pragmatismo en un mundo, en cualquier caso, atravesado por impulsos muy irracionales (sobre todo en el gobierno de Israel). Ese pragmatismo implica optar por el mal menor y el mal menor para todos -salvo, claro, para los sirios- es el fin de la revolución. Por todas partes se ven signos de un retroceso occidental. La pregunta es: ¿se puede ya volver atrás o es demasiado tarde?
También relación a Siria, ves un paralelismo en que ahora la "comunidad internacional" quiere intervenir para proteger a la población civil, después de meses y meses en los que se mantuvo la represión y ahora es cuando empieza a haber una respuesta armada por parte de la oposición. antes de que hubiera esta respuesta solo había llamamientos al gobierno e incluso como llegó a plantear trinidad Jiménez que seguía existiendo la posibilidad de que Bashar mantuviera su legitimidad si hacía algunas reformas. yo opino además que si se da la intervención imperialista no va aser con la exlcusión aérea, pues en este caso de poco serviría dado que Bashar con lo que ataca a la población es con armas y tanques y no hay ciudades (que yo sepa) liberadas a las que esté bombardeando) lo que significaría que se le facilitaría la entrada directa (como tropas de interposición), tal vez en Homs en otras poblaciones, dividiendo al país y colonizándolo.
Creo imposible una intervención terrestre de la OTAN en un país donde Rusia tiene bases y ha dejado clara su oposición a cualquier intromisión militar en los asuntos sirios. Se apuntó la posibilidad de que ese papel militar lo jugase Turquía, pero Turquía -como la Liga Arabe- también ha reculado en los últimos días en su beligerancia contra el régimen de Al-Asad. Tengo la impresión de que la situación se va a estancar. Aunque el Ejército Libre sirio, que no obedece órdenes del Consejo Nacional Sirio, pueda seguir intentando forzar las cosas con ataques crecientemente espectaculares. Pero la oposición misma ha percibido tanto los riesgos de una intervención como este retroceso o estancamiento y vuelve a plantear el retorno a las formas originales de la revuelta, basadas en la desobediencia civil. La huelga general indefinida convocada en las ciudades rebeldes señala claramente este retorno a los orígenes como respuesta también al claro estancamiento -si puede definirse así la muerte cotidiana de manifestantes- de la situación".

1 comentario: