viernes, 9 de marzo de 2012

Mujeres palestinas

El Comité Español de la UNRWA publica, coincidiendo con el día de la Mujer, un informe titulado "Las mujeres de Palestina. Situación humanitaria en el territorio palestino ocupado y el papel de la mujer en la construcción de la paz". Se recomienda su lectura por completa, aunque por razones de espacio sólo recogemos una de sus secciones dedicada al empoderamiento de la mujer.

"Las mujeres refugiadas de palestinas, desde el trabajo en movimientos, asociaciones y foros, han fortalecido su rol en el escenario público en pro del empoderamiento, reivindicando sus derechos y lucha contra la discriminación. Ello en línea con la Resolución 1325 de 2000 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Desde estas plataformas se ha buscado mayor acceso a los escenarios políticos y administrativos en el TPO, abriendo las puertas de la agenda política a temas de violencia de género y la importancia de sus voces en la resolución del conflicto Palestino-Israelí.

En el seno del Gobierno Palestino, el 30,6% del personal de todos los ministerios son mujeres, principalmente relacionados con asuntos sociales y de mujer; en la rama judicial, representan el 11% de los jueces, 12% fiscales y 11% abogadas. Esta representatividad se ve ampliamente, disminuida en El Consejo Nacional Palestino compuesto por 744 miembros de los cuales solo 7,5% son mujeres y en el Consejo Central, las mujeres cuentan con una representación tan solo del 4%.

Uno de los resultados más significativos, del trabajo realizado por las organizaciones de mujeres, sociedad civil, las organizaciones internacionales de Derechos Humanos y el gobierno Palestino, ha sido la promulgación de la Estrategia Nacional para Combatir la Violencia contra la Mujer (2011 – 2019). En ella se reconoce que “la violencia contra la mujer es un problema de desarrollo que incide en los sistemas social, económico y político de la sociedad Palestina. También se han tomado medidas para hacer frente a los delitos que se comenten contra las mujeres con el pretexto de defender el llamado “honor familiar”.
Como tercera medida, pero no menos importante, se encuentra la Estrategia Intersectorial 2011 – 2013 del Ministerio de Asuntos de la Mujer y el Ministerio de Planificación y Desarrollo Administrativo con colaboración de ONU-Mujer en la que se promueve la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el Plan Nacional de Palestina. Esta, además de dar a conocer un diagnostico sobre las violaciones de Derechos Humanos de las mujeres palestina, se establecen parámetros que permiten trabajar en políticas públicas socioeconómicas con enfoque de género.

Por su parte, las diferentes agencias de Naciones Unidas han desarrollado iniciativas en pro de sensibilización, educación y apoyo en temas de violencia contra la mujer. En el informe de Consejo Económico y Social, de diciembre de 2011, sobre la situación de la mujer en Palestina y asistencia en su apoyo, se destaca el trabajo de ACNUDH, UNESCO, UFPA, UNRWA, PNUD y ONU-Mujer. 

Así mismo, bajo el auspicio del Ministerio de Asuntos sociales, ONU-Mujeres continúo prestando apoyo en acogida, orientación psicosocial, servicios de salud, asistencia jurídica, ayuda telefónica y oportunidades de empoderamiento, en la franja de Gaza y Belén. En la misma linea UNRWA implementa el programa “Igualdad en Acción”, con el que trabaja en concienciar a la sociedad en temas de violencia de género, así como abrir espacios a las mujeres para la interacción social y el recreo; promover “el derecho a la libertad de opinión y de expresión” de las mujeres; reforzar la participación de las mujeres en sus comunidades; y mejorar el acceso, las oportunidades y experiencias en el mercado de trabajo para la mujeres, mediante el apoyo a 26 organizaciones locales, desde 2008 se han beneficiado 56.000 mujeres de la franja de Gaza.


Otro aspecto importante ha sido la promoción de un decreto emitido por el Presidente de Palestina, en el que se suprimen disposiciones del código penal que trataba con indulgencia los asesinatos cometidos, en nombre del “honor Familiar”. para trabajadores sociales y proveedores de servicio de salud, sobre cómo responder a las necesidades de las víctimas de la violencia, sensibilización a mujeres rurales y dirigentes religiosas y talleres sobre prevención de violencia domestica".

1 comentario: