viernes, 8 de febrero de 2013

Israel en Siria

Hace ahora una semana, Israel atacó un convoy militar sirio en las proximidades de la frontera con Líbano. Según el gobierno israelí, el objetivo de la operación sería evitar que el régimen sirio hiciese llegar a su aliado Hezbollah misiles tierra-aire. Este envío sería parte del pago por el activo papel desempeñado por la milicia chií a la hora de sofocar la revuelta siria. El régimen sirio se apresuró a condenar el ataque y amenazó con eventuales represalias, a lo que se sumó su principal aliado estratégico en la región: Irán. Turquía condenó el ataque y acusó a Israel de practicar "terrorismo de estado". Lo más probable, como viene ocurriendo desde hace varias décadas, es que Siria se abstenga de responder a la agresión y se limite a sus ejercicios retóricos habituales. Asad Abu Khalil reflexiona, en las páginas del diario libanés Al-Akhbar, sobre el asunto. Loles Oliván traduce el texto "Israel en Siria" para Rebelión.

"El reciente ataque israelí contra Siria no es el primero y se produce justo después de los bombardeos israelíes de Sudán, y de Gaza y Cisjordania en Palestina. El objetivo del bombardeo israelí no está claro y el régimen sirio está siendo típicamente circunspecto sobre el objetivo o los objetivos israelíes. El régimen sirio ha recurrido a su clásico lenguaje de esperar para determinar el “tiempo y lugar” de Siria y ha afirmado —una vez más— que se reserva el derecho de responder a la agresión israelí. Por parte de la oposición siria en el exilio no se ha producido más que una escasa condena a pesar de los murmullos aquí y allá y de algunas palabras forzadas de escasos individuos que han afirmado que no están contentos con el bombardeo israelí (el flaco servicio que el Movimiento sirio 14 de Marzo hace a la causa de la enemistad hacia Israel es una réplica de la versión del Movimiento 14 de Marzo libanés).

Y a pesar de su patética falta de respuesta ante los actos ​​ de agresión israelí contra Siria en el pasado, el régimen sirio se encuentra en la actualidad en una posición más difícil. Si no actúa en respuesta a la agresión israelí, será muy embarazoso para el régimen justificar que se estén utilizando aviones y helicópteros de combate en su conflicto interno (con fines de preservar el régimen) y no para defender el territorio sirio contra los ataques israelíes. El ejército sirio, que en general ha permanecido leal al régimen, podría hacer frente a importantes deserciones en señal de protesta contra esta renuencia del régimen. Pero si el régimen responde a los ataques israelíes, Israel puede causar graves daños al poder militar del régimen, que resulta necesario para proteger al régimen. En todo caso, el régimen podría sufrir, si bien, el contorno del conflicto cambiaría si se tratara de responder contra Israel de manera decidida.

Israel debe estar nervioso viendo como a su alrededor la tierra se sacude vigorosamente. Hoy en día, la región es muy diferente del ambiente tranquilo al que Israel estaba acostumbrado desde que Estados Unidos y Sadat apartaron al ejército egipcio del conflicto árabe-israelí. Pero los cambios en la región no se han completado y la tierra se seguirá sacudiendo hasta que algún tipo de transformación política, o quizá revolucionaria, tome forma. No es fácil predecir el resultado final pero si se puede predecir que la región será cada vez más insegura para la ocupación y la agresión israelíes. Eso en sí mismo ya es una buena noticia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario