lunes, 4 de junio de 2012

Egipto: tarea inacabada

La edición española de Foreign Policy entrevista al intelectual egipcio Tareq Ramadan. Además de cuestionar el resultado de las elecciones presidenciales egipcias, Ramadan considera que existe un pacto tácito entre los militares y los salafistas para evitar que los Hermanos Musulmanes lleguen al poder.

FP. ¿Le han sorprendido los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Egipto?
Tariq Ramadan. No estoy nada convencido de la transparencia de las elecciones egipcias. De hecho, estamos muy lejos de ella. Lo que está pasando es muy preocupante: el Ejército sigue jugando un papel crítico en todo lo que está ocurriendo en estos momentos. Los medios repiten que la gente está tan asustada con la Hermandad que por eso han votado por Ahmed Shafiq. Lo sucedido hasta ahora en Egipto no puede ser calificado de revolución. Lo vengo diciendo desde el principio: es aún un despertar popular; una tarea inacabada. Estoy muy preocupado por Egipto.

FP. ¿Podría haber algún tipo de intervención militar si obtiene la presidencia el candidato de los Hermanos Musulmanes?
TR. [...] El país tendrá un presidente electo que tratará de abordar la complicada situación actual, empezando por contener nuevas protestas y tratar de tomar el control del país avanzando hacia un sistema teóricamente democrático. Lo que ve en estos momentos Egipto es una democracia bajo control. Los intereses extranjeros son las grandes amenazas al proceso de democratización, como también lo es el Ejército que no están formado sólo por los militares, sino que también tienen unos intereses económicos muy arraigados. Antes y durante: la Comisión Constitucional ha sido cancelada, la Carta Magna no ha podido aún redactarse, etc. Repito: es un proceso nada transparente. Lo peor, después de la dictadura, sería que hubiera una puesta en escena democrática en un escenario escrito por una serie de inteligencias económicas, militares, extranjeras o interiores alimentando ilusiones e instrumentalizando los miedos.
 
FP. ¿Cómo reaccionará la sociedad egipcia ante la perspectiva de que la Asamblea Nacional y la presidencia puedan estar copadas por miembros de la Hermandad ante la segunda vuelta?
TR. Está claro que los Hermanos Musulmanes van a jugar un papel fundamental en el Parlamento. Hay que ver cómo lo hacen. Es muy importante saber también cómo van a ser sus relaciones con los salafistas. En Egipto tenemos una nueva geografía política y si su candidato no gana controlarán el Parlamento y podrán convocar de nuevo elecciones, que no estoy seguro que puedan ganar. Si, por otra parte, Mohamed Morsi es elegido, va a ser muy difícil para ellos. En resumen, hay dos escenarios: en uno, ni vencen  en las elecciones y anteponen sus intereses para no tener que verse obligados a rechazar el resultado; en otro, ganan y tendrán que verse expuestos a las dificultades de hallar soluciones. Es una situación muy complicada. No veo nada que pueda contribuir a hacer el proceso más democrático.

FP. ¿De dónde podría venir algo de esperanza?
TR. La sociedad civil no debe cejar en el esfuerzo. La gente ha de ser consciente de que el movimiento que se deshizo de Mubarak es todavía una tarea inacabada. El levantamiento popular y el cambio exigen de una implicación mayor de la sociedad civil.

FP. ¿Cree que se le impedirá a los islamistas, concretamente a los Hermanos Musulmanes, poder llevar a cabo su proyecto e ideas u opina que son parte del problema?
TR. El problema hoy es que algunos de sus miembros están negociando con el Ejército y otros están desconectados de las generaciones más jóvenes. Habría sido mejor para ellos no presentar candidato a las elecciones presidenciales. Eso habría puesto a los militares y al resto de candidatos en una situación mucho peor. No es el caso ahora. Por ello, serán parte del problema en el futuro.

FP. ¿Quién cree que ganará en la segunda ronda?
TR. Mi intuición es la de que ganará Shafiq. Así fue estructurado desde el principio con la implicación de los salafistas y el reposicionamiento del Ejército a través de la forma en que algunos candidatos fueron apartados del proceso y otros seleccionados. Los candidatos que partían con más posibilidades, Amr Musa y Abdel Moneim Abdoul Fotouh, al final, han quedado eliminados de la elección definitiva. Si no, si se produce la victoria de los Hermanos Musulmanes, éstos podrían perder el crédito del que ahora gozan. No soy optimista en absoluto sobre lo que está ocurriendo.

FP. ¿Es justa la acusación leída en los medios occidentales sobre el hecho de que los egipcios votaron de alguna manera contra su revolución?
TR. No es verdad. Los egipcios quieren cambiar. Es inaceptable la idea de que Egipto ha celebrado elecciones justas y transparentes. No puedo hacerme a la idea de que la gente haya decidido volver atrás y votar por miembros del antiguo régimen. No sólo votando a Shafiq, sino también a Amr Musa, que también lo representaba.¿El 40% de los votantes movilizándose porque el régimen sobreviva? No, no me lo creo. Pienso que ha habido irregularidades. Creo que se han hecho cálculos oscuros. Los comicios se celebraron muy pronto. También es sospechosa la forma en la que los salafistas se han posicionado en el proceso político, jugando un papel tal clave. ¿Cómo pueden haber apoyado a Abdoul Fotouh, candidato mucho más liberal que el de los Hermanos Musulmanes? Es muy extraño.

FP. ¿Una manera de debilitar a los Hermanos Musulmanes entonces?
TR. Por supuesto. Los salafistas están siendo apoyados por Arabia Saudí y Qatar. Y, por consiguiente, por Occidente. Es una manera de ponerle difíciles las cosas a los Hermanos Musulmanes, que  tienen la amenaza de los militares y de los salafistas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario