jueves, 28 de noviembre de 2013

Irán gana; los árabes pierden

Otra de las vertientes del pacto entre el G5+1 e Irán en torno a la detención de su programa nuclear es la árabe. En las últimas semanas se ha hablado de que Arabia Saudí estaría intentando torpedear dicho acuerdo. Su temor es que el acercamiento irano-estadounidense enfría las relaciones entre Washington y Riad. Abdel Bari Atwan, director del diario al-Quds al-Arabi, reflexiona sobre este aspecto en su artículo: "Irán el gran beneficiario del acuerdo los árabes son los huérfanos en un convite de avaros". La traducción es de Jalil Sadaka.

"Para valorar el acuerdo nuclear alcanzado la mañana domingo 24 de noviembre, entre Irán y los seis países más importantes del mundo, es necesario observar como lo recibieron en Tel-Aviv y Riad.
Los saudíes tradicionalmente muy comedidos en sus respuestas a los acontecimientos políticos, no han dudo en expresar su insatisfacción por a este acuerdo, evidentemente concuerda con sus intereses, teniendo en cuenta la movilización que llevaron a cabo a lo largo de los ultimo cuatro años para prepararse para afrontar las posibles hostilidades con los iraníes, incluso no dudaron en recurrir a un tema sumamente peligroso como el fomento de las guerras sectarias (...).

De modo que si hablamos de ganadores y perdedores deberíamos reconocer que Irán ha marcado el ritmo de las negociaciones, aprovechando las prisas, sobre todo, de los americanos para alcanzar un acuerdo. Por lo tanto se puede decir que Irán ha sido el vencedor, ya que consiguió el reconocimiento de sus derecho a enriquecer el uranio en si propio territorio, nunca renunció a este derecho, los negociadores occidentales se resistían a conceder.
 
Cabe recordar que la crisis nuclear entre Irán y Occidente que comenzó hace más de diez años, atravesó distintas fases incluso la movilización para la guerra, el motivo inicial era porque Irán decidió el enriquecimiento de uranio en un porcentaje del 5%. Dicho de otro modo la crisis se desencadenó a causa de la insistencia de Irán en defender su derecho a enriquecer este elemento radioactivo y no por el porcentaje. El acuerdo reconoce a Irán este derecho, aunque John Kerry intentó justificar esta asunto en base a que el acuerdo es provisional y que no menciona expresamente el derecho de Irán a enriquecer el uranio, pero cabe señalar que el acuerdo no menciona lo contrario, además el hecho de que sea provisional no lo invalida para nada puesto que todos los acuerdos provisionales acaban convirtiéndose en definitivos
          
 Con el propósito de balance apresurado sobre el acuerdo hay que señalar las siguientes punto:

 1- El acuerdo supone el fin de la enemistad manifiesta entre Irán y occidente que, se prolonga durante los últimos treinta años. Occidente se dispone a reconocer a Irán como una potencia regional, que se necesario repartir con ella la influencia en la región del Oriente Medio.

2- Supone el estrepitoso fracaso de Israel de impedir el derecho de Irán a enriquecer el uranio, por lo tanto el acuerdo supone un avance para Irán y un retroceso para Israel.

3- Irán ha logra un nuevo hito en la historia de las negociaciones, manteniendo su firmeza, soportando todas las formas de presión, jamás renunció a su propias líneas rojas. Aunque hizo ciertas concesiones pero en asuntos marginales.

4- Irán consiguió mantener y asegurar sus instalaciones nucleares, incluso los centrifugaras. Mantiene abiertos los dos caminos más importantes para obtener el plutonio necesario para la fabricación del arma nuclear a saber: las aguas pesadas que se realiza en la central de Arak, y el enriquecimiento del uranio mediante las centrifugadoras en las centrales de Qum y Natanz. Recordemos que la India consiguió la bomba nuclear por el primer método y Paquistán por el segundo. Además Irán dispone del los medios y los científicos que pueden continuar su trabajo en cualquier momento.

5- El acuerdo incluye una clausula que consiste en poner fin de forma paulatina a las sanciones contra Irán, lo que supondría el saneamiento de su economía, y dar un nuevo impulso moral a los iraníes, después de ver el retroceso de sus indicadores macro económicos, como el descenso del valor de su moneda en 60%, la subida del paro alcanzando el 50% entre los jóvenes y la subida de la inflación hasta 50%. El acuerdo tuvo un efecto inmediato sobre la encomia de este país con una acusada bajada de valor del dólar en comparado con el Dirham local. Los especialistas auguran la duplicación del PIB iraní pasando de 480.000 millones a 900.000 millones en pocos años.

Los árabes, sobre todo los petromonarquías del Golfo, serán los mayores perdedores. No solo por haber sido abandonados por Occidente después haberles desvalijado mediante la venta de armas por valor 130.000 millones de dólares, agitando el fantasma de supuesto peligro iraní, sino después de haberles puesto al borde de la guerra o el estallido sociales, consecuencia de la agitación del sectarismo entre Chiíes y Suníes (...)".

1 comentario: