lunes, 26 de septiembre de 2011

Abbas en la ONU: la hora de la verdad

Política Exterior me pidió una breve reflexión sobre el discurso del presidente de la Autoridad Palestina ante la ONU que ha sido publicada en su web con el título "Abbas en la ONU: la hora de la verdad". En el siguiente enlace se puede accede a su dicurso completo traducido al espaol.

"Tal y como estaba previsto, Abbas solicitó ante la Asamblea General de la ONU el reconocimiento del Estado de Palestina como miembro de pleno derecho en las fronteras vigentes en 1967. Con este movimiento, el presidente palestino no sólo pretende recuperar la iniciativa diplomática, sino también sentar unos nuevos cimientos para el proceso de paz de Oriente Medio. Uno de sus principales argumentos fue que el marco de Oslo ha quedado obsoleto como resultado de la estrategia obstruccionista israelí: “En los pasados años hemos llamado a todas las puertas y recorrido todos los caminos. Hemos considerado todas las ideas y propuestas. Todos esos esfuerzos fueron frustrados por el Gobierno de Israel, que rompió las negociaciones de paz”.

Abbas dejó claro que las negociaciones bilaterales no pueden prolongarse de manera indefinida. El proceso de paz arrancó en la Conferencia de Madrid en 1991 y los Acuerdos de Oslo fijaron como fecha tope para alcanzar un acuerdo definitivo el año 1999. Es evidente que a Israel le conviene prolongar indefinidamente las negociaciones, ya que mientras tanto puede modificar la situación sobre el terreno expropiando nuevas tierras, construyendo asentamientos para sus colonos y, en definitiva, haciendo inviable el surgimiento de un Estado palestino viable con continuidad territorial.

Ante este peligroso escenario, la dirigencia palestina parece haber llegado a la conclusión de que ha llegado la hora de la verdad. En uno de los momentos más emotivos de su discurso, Abbas señaló: “Tras 63 años de sufrimiento: basta, basta, basta. Es hora de que el pueblo palestino consiga su libertad y sus derechos. Ha llegado la hora de la primavera palestina, de la independencia”. Al reclamar la admisión del Estado de Palestina en la ONU, Abbas lanza la pelota al tejado de la comunidad internacional: “Es el momento de la verdad. Mi pueblo está esperando escuchar la respuesta del mundo. Somos el último pueblo en estar ocupado. ¿Permitirá el mundo a Israel estar por encima de la ley?”.

El presidente palestino también hizo guiños a Israel: “Extendemos nuestras manos al pueblo y al Gobierno de Israel para conseguir la paz. Construyamos juntos de forma urgente un futuro para nuestros hijos, construyamos los puentes del diálogo en lugar de controles y muros de separación”. En varias ocasiones rechazó el recurso al terrorismo y se mostró partidario de emplear únicamente la resistencia pacífica contra la ocupación. También puso énfasis en que “nuestros esfuerzos no van destinados a aislar ni a deslegitimar a Israel, sino a ganar legitimidad para el pueblo de Palestina”.

Otro de los asuntos centrales para Abbas es la imposibilidad de negociar mientras se coloniza el territorio palestino: “El Gobierno de Israel sigue confiscando la tierra de los palestinos a través de los asentamientos y acelerando la construcción del muro... Esta política destruirá la solución de los dos Estados”. La única condición que puso para retomar las negociaciones fue precisamente esa: “La OLP está lista para volver a la mesa negociación con un cese completo de las actividades de los colonos”.

Pese al anunciado veto de EEUU, la iniciativa palestina no es un brindis al sol sino el intento de establecer unas nuevas reglas del juego en la negociación con Israel. El discurso de Abbas, coherente y bien articulado, establece la nueva hoja de ruta para la independencia palestina".

No hay comentarios:

Publicar un comentario