jueves, 8 de septiembre de 2011

Manipulación del lenguaje

El blog Beirut Resiste vuelve a la carga con uno de sus ácidos comentarios sobre la realidad medioriental. "Otra peli de vaqueros" se centra en el papel de los comunicación y su cobertura del conflicto palestino-israelí. Es un tema manido, y precisamente por eso, no deja de llamar la atención que no se corrijan los vicios tantas veces denunciados y el doble rasero a la hora de tratar a israelíes y palestinos. Esperemos que alguien tome nota algún día.

"La política de propaganda israelí consiste, resumiendo, en contarle al mundo que los palestinos son terroristas y que ellos, los israelíes, son buena gente que, al verse atacada, se defiende, y que todo lo que hacen es legítimo puesto que se están defendiendo del ataque de los terroristas. En Hollywood pasa lo mismo: el malo siempre dispara primero (y falla) y el policía bueno se defiende matando al malo.

Para "legalizar" toda esta bazofia, Israel cuenta con el total e inmoral apoyo de Estados Unidos de América, con la hipócrita complicidad de Europa y con el trabajo diario de los medios de comunicación, incluidos los supuestamente objetivos o independientes. Esta "labor" de los periódicos y televisiones a veces es descarada y sin pudor; otras consiste simplemente en la elección del vocabulario o en la manera de presentar los hechos.
.

Si esta manipulación se hace por ignorancia, por orden de los patronos o por directrices políticas -en países supuestamente democráticos donde esas directrices no deberían existir puesto que la prensa, también supuestamente, es libre- que cada uno piense lo que quiera. Pero sea cual sea el motivo, o sean todos ellos a la vez, lo que es indudable es que el lector o espectador medio, la mayoría de los españoles, se hace una opinión del eufemísticamente llamado "conflicto" a través de esas noticias y del modo de presentarlas. No olvidemos además que es la potencia dominante, Israel, la que normalmente da a la prensa mundial su versión de los hechos.

Vamos a ver un pequeño ejemplo (pero si alguien quiere más le puedo dar 10 diarios): 20 de agosto de 2011. Un pequeño artículo editorial en "El Correo", el periódico de mayor tirada en el País Vasco. "El Correo" es el periódico menos marcado políticamente aquí; de hecho sospecho que mucha gente lo compra precisamente por eso, para pasar desapercibido políticamente en esta enferma sociedad vasca.

Dice así: "Venganza consumada. Barak [ministro de defensa de Israel] anunció ayer que su departamento está evaluando la situación en la frontera con Egipto, por donde se supone que se filtran los terroristas como los que el miércoles atacaron un autobús y causaron la muerte de varios civiles israelíes. La respuesta ya ha sido expeditiva: las fuerzas israelíes abatieron a siete supuestos terroristas, mientras otras seis personas perdieron la vida a causa de un intenso bombardeo sobre la Franja de Gaza. La paz sigue muy lejos en aquella tierra".

Este pequeño y aparentemente inocente artículo cumple a la perfección su labor manipuladora:

1) En primer lugar porque desvía el foco de atención a lo que Israel -y no la lógica informativa- considera básico. Y así la importancia central del artículo va a que Israel está muy enfadado porque Egipto no hace bien "su trabajo" de cerrar la frontera de Gaza.

2) En segundo lugar porque elimina hechos tan significativos como que la aviación israelí mató a 5 militares egipcios, "por error", en Egipto. Lógico, porque lo importante del artículo es el punto de vista de Israel y no el de Egipto o Palestina.

3) Y sobre todo porque utiliza un lenguaje capcioso, tendencioso y con la lógica de inculcar en el lector la idea de quién es el bueno y quién el malo.
Así "los terroristas" palestinos "causaron la muerte de varios civiles israelíes", mientras que lo que hizo Israel fue una "respuesta", "abatieron a los terroristas" y "seis personas perdieron la vida a causa de un intenso bombardeo".

En la gramática el sujeto es el que hace la acción; y aquí es muy claro:
a) "Los terroristas (palestinos) causaron la muerte de los israelíes".
b) "Seis personas (palestinas) perdieron la vida a causa del bombardeo", es decir, el sujeto son las 6 personas, en la frase nadie los mató, ellos perdieron la vida. Tampoco hay culpable, sólo una causa: "un intenso bombardeo".

Otro efecto manipulador del lenguaje se consigue adjetivando o no: no es lo mismo que una persona sea "terrorista" o "insurgente" que "civil". No es lo mismo "un terrible ataque indiscriminado" que "una respuesta expeditiva".
En el texto los israelíes eran civiles (aunque el día anterior el mismo periódico insistía en que en el autobús viajaban "decenas de soldados"), mientras que los palestinos eran "6 personas" (se olvida aquí la palabra "civil", y también que uno de ellos era un niño de 9 años).

Por último, es muy importante el verbo que se utiliza, porque no es lo mismo "causar la muerte" que "perder la vida". Por eso, y sólo por eso, el texto dice que "las fuerzas israelíes abatieron a 7 supuestos terroristas". Según la RAE el verbo abatir no es, en ninguna de sus 10 acepciones, sinónimo de matar, ni se aplica a personas sino a cosas; significa derribar, echar por tierra, hacer que una cosa caiga, tumbar... Por tanto está mal utilizado aquí.
¿O no? No. Está perfectamente utilizado para los fines manipuladores, puesto que -aunque tampoco sea correcto- tenemos en la cabeza la idea de "abatir" con el sentido de matar a tiros a un animal peligroso, dañino, que provoca el pánico; a una alimaña. Abatir tras una persecución a un toro escapado, a un oso, a un tigre, a un jabalí... Por eso a un palestino se le "abate". Pero, como decía antes, podemos pensar que el artículo es inocente e informativo; los periodistas, objetivos; y la prensa, libre"

2 comentarios:

  1. Ocurre con la actualidad del conflicto Israel-Palestina, pero también con practicamente todas las demás informaciones. Pero podemos pensar que los periodistas son objetivos y la prensa libre...

    ResponderEliminar
  2. La verdad es la primera victima en todo conflicto. Y como vivimos en continuo conflicto vivimos lejos de la verdad. Lo pero es que con distractores mediaticos y sectas religiosas las gentes estan completamente imepdidas y obnubiladas para ver ni siquiera lo que tienen ante sus narices. Si llegaran a ver, no tienen el habido de procesar mentalmente esa informacion. Estamos drogados.

    ResponderEliminar