jueves, 3 de noviembre de 2011

EEUU contra Palestina en la UNESCO

EEUU paga un alto precio por su alianza con Israel y sus políticas anexionistas. Una vez más lo hemos visto con su oposición a la aceptación de Palestina como miembro pleno de la UNESCO, que contó con la aprobación de 107 países, 52  abstenciones y 14 votos en contra (entre ellos los de EEUU e Israel). La administración de Obama cada vez está más sola en su defensa numantina de Netanyahu y sus políticas anexionistas. En los próximos meses podría verse obligada a congelar sus ayudas a otros organismos de la ONU como la AIEA, el PNUD o la UNRWA. Cada vez es más evidente que Israel se ha convertido en una carga estratégica para EEUU.

 Periodismo Humano publica este artículo de Jim Lobe sobre el asunto:

"La administración de Barack Obama cortó este lunes 31 los fondos en cumplimiento de una legislación de la década de 1990 que prohíbe los aportes a la ONU en caso de que cualquiera de sus agencias conceda la membresía de estado a Palestina, dijo la portavoz del Departamento de Estado (cancillería), Victoria Nuland. Washington iba a pagar la próxima semana 60 millones de dólares de su cuota a la Unesco.

“La votación de hoy es lamentable y prematura y socava nuestro objetivo común de una paz duradera, justa y amplia en Medio Oriente”, dijo Nuland. Washington apoya todavía la creación de un estado palestino, pero solo si se consigue “mediante negociaciones directas” con Israel. Esas negociaciones están congeladas desde hace más de un año debido a la negativa israelí de detener la instalación de colonias en los territorios ocupados, tal como demandó el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas...

Pero Washington podría perder su derecho a voto en la agencia de la ONU si no paga sus cuotas durante dos años, reconoció la funcionaria. También preocupa que la votación de este lunes dispare una cascada de pronunciamientos similares en otras entidades del foro mundial, que obligarían a Estados Unidos a congelar igualmente sus pagos.

Pese a las intensas presiones de los diplomáticos de Washington, delegaciones de 107 países votaron en París a favor del ingreso de Palestina como miembro pleno de la Unesco, mientras 14 lo hicieron en contra, 52 se abstuvieron y 21 estuvieron ausentes de la sesión. Al voto negativo de Israel y Estados Unidos se sumaron Alemania, Australia, Canadá, Holanda, Lituania, Panamá, la República Checa, Suecia y un puñado de naciones isleñas del Pacífico sur.

La Unión Europea (UE), que no logró unificar a sus 27 miembros en una política común sobre Medio Oriente, se expresó muy dividida. Dinamarca, Gran Bretaña y media docena de países de Europa central se abstuvieron, mientras Austria, Bélgica, Chipre, España, Eslovenia, Finlandia, Francia, Grecia e Irlanda votaron a favor de la resolución. China y Rusia –dos de los cinco miembros con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU– también decidieron a favor de Palestina, así como el resto del bloque BRICS, Brasil, India y Sudáfrica, todos los países de la Liga Árabe y otras potencias emergentes, como Indonesia, Nigeria y Turquía...
La membresía de la Unesco suele traducirse en ingresos automáticos en otras agencias del sistema, como la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, en virtud de acuerdos de reciprocidad que existen entre ellas. De hecho, altos funcionarios del Departamento de Estado y de la oficina estadounidense de patentes y marcas se reunieron este lunes con representantes de grandes compañías y asociaciones empresariales de este país para revisar las consecuencias de la decisión en sus relaciones con la OMPI, cuyo trabajo aporta gran parte del fundamento legal para proteger los derechos de propiedad intelectual en todo el mundo.

Solo el año pasado, decenas de grandes empresas estadounidenses presentaron casos ante la OMPI: la Asociación Estadounidense del Automóvil, Apple, The North Face, Costco y Facebook, por nombrar algunas”, dijo el exsenador Timothy Wirth, presidente de la Fundación de las Naciones Unidas. “Si Palestina ingresa a la OMPI, Estados Unidos tendrá que retirarse, limitando su capacidad de aplicar políticas a favor de sus intereses económicos y de la creación de empleos domésticos”, agregó.

Ante los márgenes de la votación exhibidos en la Unesco, parece probable que los palestinos sean admitidos en otros ámbitos, por ejemplo en la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) que, entre otras funciones, inspecciona instalaciones nucleares en Irán, Corea del Norte y otros países signatarios del Tratado de No Proliferación Nuclear y que es de gran importancia para la seguridad estadounidense, según Wirth y otros analistas.“Si Estados Unidos deja de pagar sus cuotas a la AIEA, perderíamos nuestro voto en el consejo ejecutivo”, sostuvo Wirth en una columna publicada en el sitio web Huffington Post. “Sería como perder nuestro lugar en la mesa durante la próxima crisis nuclear”...

No hay comentarios:

Publicar un comentario