martes, 15 de noviembre de 2011

La asfixia de Siria

Los acontecimientos se precipitan. La Liga Árabe ha decidido suspender temporalmente a Siria como miembro de la organización, decisión que se pondrá en marcha mañana miércoles. El régimen sirio cada vez está más aislado. Debemos recordar que sólo dos miembros se han opuesto a esta medida (y estamos hablando de 21 países): el Yemen de Saleh (que teme seguir el mismo camino) y Líbano (que no quiere enemistarse con un vecino que ha amenazado con desestabilizar la región en el caso de una intervención internacional). Otros países (como los del Golfo y Libia) ya han retirado sus embajadores.

La razón es la brutal represión de las manifestaciones pacíficas y el cerco inhumano que padece la ciudad de Homs desde hace semanas. Como muchos nos temíamos, la aceptación de la Iniciativa de la Liga Árabe (liberación de los presos, admisión de observadores y retirada del Ejército de las calles) por el régimen no ha tenido ningún efecto sobre el terreno. Ahora recogen la cosecha.
El boicot árabe puede hacerle mucho daño si, como todo parece anunciar la Liga Árabe decide retirar sus embajadores en Damasco e imponer sanciones. También los inversores están huyendo y la huída de capitales se ha intensificado, lo que demuestra que los prohombres del régimen son presas del pánico. Si Bachar El Asad todavia confiaba en salir airoso del lance, la muerte de Gadafi debe haber encendido todas las alarmas. No es de extrañar que las reservas en dólares en el país hayan caído en picado y que algunos de los prohombres del régimen empiecen a pensar en un Plan B ante la previsible caída de los Asad. En mi opinión tan sólo es cuestión de tiempo. Una vez superado el umbral del miedo, la población no se conformará con medias tintas ni con una solución que preserve en el poder a los Asad y a su aparato coercitivo.

Por último, una selección de noticias que recoge hoy el diario árabe al-Sharq al-Awsat. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos denuncia el asesinato de 16 civiles ayer en la región de Deraa. El rey Abdallah de Jordania ha señalado que, en caso de estar en la misma situación que Bashar al-Asad, presentaría su dimisión. La Liga Árabe planea enviar 500 observadores a  Siria para verificar la situación de los derechos humanos. El ministro de Asuntos Exteriores, Walid al-Muallim, arremetió contra la Liga Árabe y consideró su resolución sobre Siria como "ilegal". El Consejo Nacional Sirio, que en breve podría ser reconocido como el representante legítimo de Siria, habría presentado a la Liga Árabe un detallado plan para el periodo de transición.  Y, sin duda, la más surrealista de todas las noticias: Rifaat al-Asad se propone como sustituto de su sobrino Bashar al-Asad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario