jueves, 27 de septiembre de 2012

¿Atacará Israel a Irán?

El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad acusó, ante la Asamblea General de la ONU, a la comunidad internacional de "emplear un doble rasero" al movilizarse para impedir que Irán desarrolle un progama nuclear, pero permitir que Israel disponga de u verdedero arsenal de armas atómicas. Presumiblemente el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu utilizará hoy esta tribuna para lanzar sus apocalípticas proclamas en torno a un segundo Holocausto en el caso de que Irán se haga con armas nucleares y para tratar que EEUU fije unas líneas rojas frente a Irán.

Hace unos días, Netanyahu volvió a insistir, una vez más, que Irán dispondrá de armas nucleares en tan sólo seis meses y que EEUU debería impedirlo. El columnista Roger Cohen, de The New York Times, viene denunciado la histeria que el tándem Netanyahu-Barak ha desatado, que usca crear el clima adecuado para una impredecible operación militar que tendría desastrosas consecuencias para el conjunto de la región. Se trataría de crear un "estado de miedo" para justificar un eventual ataque.

En su última columna, "Netanyahu’s Iran Blunders", Roger Cohen afirma: "Israel se ha generado un problema de credibilidad. Durante la última década, ha dicho todos los años que Irán está a seis meses de atravesar la línea roja y pasar a tener capacidad nuclear o a producir bombas. Su intención es clara: conseguir que EEUU se embarque en su tercera guerra en diez años en un país musulmán.

¿Pero por qué un presidente estadounidense iba a establecer “líneas rojas” para Irán cuando Israel no ha presentado más que figuras retóricas y cuando la inteligencia occidental sigue considerando que el inquietante programa de enriquecimiento de uranio aún no es un programa de producción de bombas?


Un ataque a Irán, el país que está entre Irak y Afganistán, sumiría a la región en un conflicto frontal, alentaría el terrorismo, radicalizaría los sentimientos hacia Estados Unidos y Europa, llevaría el precio del petróleo a US$300 por barril y probablemente no frenaría a Irán más de un año o dos".

Ahí es nada. Para saber lo que podría pasar en el caso de que Israel decidiese actuar por su cuenta es aconsejable leer un artículo de política-ficción firmado por Karim Sadjadpour y Blake Hounshell y  titulado: "What if Israel bombed Iran? The view from Washington", que publicó la pasada semana The Washington Post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario