miércoles, 12 de septiembre de 2012

Las revoluciones árabes según Corm

Georges Corm, autor del indispensable ensayo Le Proche-Orient éclaté 1956-2007, sigue siendo uno de los intelectuales más lúcidos y menos complacientes con la realidad árabe. Tomás Alcoverro, el decano de los corresponsales españoles en Oriente Medio, le entrevistó en Beirut para La Vanguardia. Lo que sigue son sus incisivas respuestas sobre la deriva actual que vive el mundo árabe. Corm tiene claro que "la alianza fundamentalista árabe y Occidente han abortado las revoluciones".

Hace casi un año se mostraba prudente al enjuiciar la situación en Siria, cauto a la hora de evaluar las primaveras árabes. ¿Cuál es ahora su opinión?
Han ganado las revoluciones pacíficas de Túnez y de Egipto, porque hubo un movimiento de unidad nacional. La primera ola de protestas fue un éxito. El drama ha venido después con las armas, las milicias violentas. La situación en Siria es terrible, me evoca la guerra civil libanesa. Pero no hay que olvidar, además, la represión en Bahréin, en Yemen.
La alianza fundamentalista árabe y Occidente han hecho abortar la revolución.

¿Cuál es su posición, como intelectual independiente y laico, ante la polémica en torno a la actitud de la izquierda árabe respecto a Siria?
No es posible alinearse con el régimen de El Asad ni con la alianza árabe-occidental que impulsa a la oposición armada. El drama de los grupos de izquierda árabe es que no están insertos en el ambiente popular, como las oenegés islamistas, y carecen de un discurso económico válido. Hay que mantener la llama de la resistencia de la lucha palestina contra la ocupación. Soy profundamente pesimista en este periodo histórico, porque la coalición petromonárquica parece invencible.

       
Usted ha denunciado desde hace años valientemente la política saudí que fomenta un islam tenebroso, su poder sobre los medios de comunicación...
Las cadenas de televisión y los periódicos árabes están a sueldo ahora tanto de Arabia Saudí como de Qatar, que antes no siempre coincidieron en sus objetivos. En cuanto a la prensa extranjera, se ha incrustado (embedded, en inglés) en Siria con los grupos rebeldes, como ya aconteció en Iraq, donde estuvieron informando en medio del ejército de Estados Unidos durante la guerra.

¿Cómo contempla el futuro de Siria?
Temo que si hay un estallido del Estado el país quede dividido y enzarzado en guerras interminables. En Iraq, pese a todo, todavía existe una organización estatal, por encima de chiíes, suníes y kurdos. El régimen cometió graves errores. Siria se ha convertido en un campo de batalla contra el poder unilateral de EE.UU. y Europa que desborda Oriente Medio. En Siria detrás de cada kalashnikov hay una potencia extranjera. Existe un riesgo de que Siria sea destruida moral y físicamente y después empiecen, como ocurrió en Líbano, las empresas de su reconstrucción. No hay que olvidar, no obstante, el talante nacionalista de sus habitantes.

¿Con la debilitación de Siria, podría reducirse la fuerza de Hizbulah, la organización mas poderosa de Líbano?
No creo en su peligro de desaparición. Ciertamente la pregunta sobe el futuro del Hizbulah es la pregunta del millón de dólares. No hay que olvidar que cuenta con el apoyo de importantes sectores cristianos, como el dirigido por el general Aun, partidos izquierdistas, laicos, incluso algunos grupos suníes. Sin la ayuda de Siria, Hizbulah puede continuar siendo una fuerza, evidentemente con el apoyo de Irán y de las organizaciones locales. No cabe duda que Líbano puede quedar atrapado en el engranaje de la violencia siria.


Incluyo, en la entrada de hoy, un enlace a un documental en árabe de Tamer Al Awam, director de cine sirio recientemente asesinado en Alepo.

2 comentarios:

  1. ¿Estructura estatal en Iraq? Esto debería explicarse mejor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Anónimo, la impuesta por el invasor e integrada en la necesidad de supervivencia de las gentes del pueblo iraquí, de facto hay una autoridad colonial que permanece y gobierna.

      Eliminar