miércoles, 5 de septiembre de 2012

¿Qué hacer en Siria?

Seguimos con más opiniones y debates sobre la situación en Siria. El blog de Alain Gresh en  Le Monde Diplomatique se pregunta Que fair en Syrie? A continuación una traducción (aproximada, mi francés no da para más) de su artículo. Mañana cambio de tema para hablar sobre la carrera armamentítica en el golfo Pérsico.

"La crisis siria se eterniza. Por ahora ni el discurso del poder anunciando que será capaz de aplastar a la oposición, ni las esperanzas de los occidentales de que el régimen se derrumbe se han cumplido. Y el país está pagando un alto precio de este callejón sin salida en el que se encuentra, coste que es difícil de cuantificar -decenas de miles de muertos, incontables heridos, cerca de 200.000 refugiados en el extranjero-. Esta caída en el abismo erosiona el tejido mismo de la sociedad, enfrentando a las comunidades entre sí, los pueblos contra sus vecinos.

Ya lo hemos dicho muchas veces aquí: el poder tiene la mayor responsabilidad por el derramamiento de sangre y la espiral de violencia que ha alimentado en gran medida. ¿Pero se reduce la crisis siria a un poder dictatorial que se enfrenta al conjunto de su pueblo? Si este fuera el caso, el régimen habría caído hace mucho tiempo. Por otro lado, ¿podemos entender la crisis sin tener en cuenta su dimensión geopolítica, además de la acción de los actores con diferentes motivaciones?
Moallem says Syria vindicated, blasts Arab "conspirators"

Lo que está teniendo lugar en la escena siria son varias guerras paralelas. En primer lugar, y como en otras partes del mundo árabe, se ha expresado un deseo de libertad y de poner fin a la dictadura. Pero la militarización de la oposición -favorecida por las injerencias externas y la brutalidad del régimen-, su incapacidad para presentar un programa unificador y sus profundas divisiones han creado grandes fracturas entre el pueblo sirio. El régimen fue capaz de obtener el apoyo de una parte de la burguesía sunní de la que fue aliada durante décadas, así como de los representantes de las minorías que se puede sentir amenazadas (alauitas, cristianos, etc)... También podía contar con parte de la población, sobre todo de Damasco y Alepo, que consideraba que los combatientes de la oposición les había tomado como rehenes [...].
La cuestión de los combatientes extranjeros se plantea de manera constante. ¿Por qué asombranos de que jóvenes libios y tunecinos quieran ir a Siria para luchar contra una dictadura? ¿El hecho de que sean islamistas descalifica su lucha? No, el problema -más allá de la presencia de grupos como Al Qaeda- es la ingerencia extranjera y la manera en que Arabia Saudí y Qatar, en particular, pero también Turquía, arman, financian y movilizan a estos grupos. Es dudoso que el propósito de dichas monarquías del Golfo sea el desarrollo de la democracia en Siria. Por supuesto, la afirmación del ministro de Exteriores sirio Moallem a Robert Fisk sobre que EEUU es responsable de gran parte de lo que está sucediendo en Siria es una barbaridad, pero quién puede dudar que no hay injerencias extranjeras [...]".

1 comentario:

  1. La estrategia de EEUU en el próximo oriente es la de intervenir sin que se nota, injerencia de baja intensidad, y solo si eso resulta, se interviene. Estoy bastante en desacuerdo con los análisis en la alta política de este señor, pareciéndome más aproximado a la realidad el análisis de esta socióloga iraní: http://blogs.publico.es/dominiopublico/category/nazanin-armanian/ Se aventura a pronosticar una intervención "electoral" en noviembre. Veremos.

    ResponderEliminar