miércoles, 31 de octubre de 2012

La alianza Netanyahu-Lieberman

Hace unos días, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu anunciaba un acuerdo para que el Likud concurriese a las próximas elecciones legislativas junto al Yisrael Beitenu del ministro de Asuntos Exteriores Avigdor Lieberman. Larry Derfner reflexiona sobre este acuerdo en su artículo "Una llamada de atención al mundo sobre Israel", recientemente publicado por +972 Magazine. El artículo ha sido traducido por J. M. y publicado por Rebelión.

" (...) Netanyahu tira piedras contra su propio tejado. No sé si el nuevo partido va a ganar más escaños en la Knneset en las elecciones del 22 de enero de los que el Likud e Yisrael Beiteinu podrían haber ganado por separado, pero Netanyahu se ha ensuciado a los ojos del mundo, incluyendo a muchos de sus principales partidarios judíos en los Estados Unidos. Avigdor Lieberman tiene bien merecida una reputación internacional de que odia a los árabes e incluso de amante neofascista de la guerra (esta última etiqueta se la puso Martin Peretz, el estridente exeditor pro israelí de The New Republic).
El canciller Lieberman pide la expulsión, por medio de un intercambio de tierras, de cientos de miles de ciudadanos israelíes simplemente porque son árabes. Hizo una campaña electoral destacando el lema: "Sólo Lieberman entiende árabe”. Fue miembro del partido Kach a finales de 1970, algo que comprensiblemente niega, pero que los veteranos de Kach de aquella época lo juran. Lieberman fantaseaba en voz alta en la Knesset con la ejecución de los diputados árabes y amenazó con bombardear la presa de Asuán en Egipto. Además, por supuesto, ha estado bajo investigación de la policía de Israel por corrupción durante casi 15 años y podría enfrentarse a la acusación muy pronto.

Y ahora Netanyahu, que hizo de Lieberman su brazo derecho durante su primer mandato como primer ministro, se ha identificado totalmente con este tipo. Hubo un informe de esta noche en Canal 2 del buen comunicador Amnón Abramovitch anunciando que el acuerdo de unidad incluye que Lieberman ocupe el cargo de primer ministro al cuarto año de la próxima legislatura, ya que se supone que Likud Beiteinu ganará las próximas elecciones.

Mucha gente en Israel, Estados Unidos, Canadá y tal vez en otros países, y ciertamente muchos judíos en todo el mundo, creen que Netanyahu es un centrista, aunque sea por la mínima razón de que representa el consenso israelí. Pero incluso estas personas se dan cuenta de que Lieberman no es un centrista, sino que es la réplica israelí de Jean Marie Le Pen, del fallecido Jörg Haider, de Geert Wilders y otros entusiastas detractores de los musulmanes, sólo que es más militarista (...)".

No hay comentarios:

Publicar un comentario