lunes, 5 de noviembre de 2012

Islam político 2.0

El último número de la revista Afkar-Ideas publica este artículo titulado "Islam político 2.0" y dedicado a los esfuerzos de los partidos islamistas por ganar dimensión mediática.


"Tras el estallido de la llamada Primavera Árabe, la relación de los movimientos islamistas con la web 2.0 se ha visto, por así decirlo, ignorada. La cobertura mediática de las revueltas árabes, que hacía hincapié en el presunto poder liberador de los nuevos soportes, se ha centrado en los actores más “telegénicos”: los jóvenes activistas con look occidental que, queriéndolo o no, se han convertido en símbolos del despertar árabe.

Es verdad que después de la victoria de Ennahda en Túnez y de los Hermanos Musulmanes en Egipto, el foco ha vuelto a posarse en gran parte en los actores de la matriz islamista. No obstante, se habla poco de la relación de estos con las nuevas tecnologías, que suelen asociarse a protagonistas en apariencia muy alejados del islam político (...).

Los círculos políticos de corte islamista han sido de los primeros del mundo árabe en utilizar los nuevos soportes: desde mediados de los años noventa, han abierto foros y sitios web como IslamOnLine, que brindaba a los usuarios un espacio de interacción y debate. El fenómeno de los blogueros también ha contagiado la escena islamista, en cuyo seno se ha desarrollado una de las comunidades más activas de Egipto, a partir de la creación, de la mano de Abdel Moneim Mahmud, del blog Ana Ikhwan (“Yo soy los Hermanos Musulmanes”) en 2006 (...).
 
Posteriormente, los Hermanos han desarrollado de forma creciente su presencia en la Red, creando sus propias versiones de varias plataformas de la web 2.0: Ikhwanbook, Ikhwanwiki, IkhwanTube y así sucesivamente. Fundado en 2010 con ocasión de las elecciones presidenciales, el sitio web de vigilancia Shahid 2010 invitaba a los internautas a denunciar los fraudes electorales (...).
Desde luego, fijarse únicamente en el modo en que los Hermanos Musulmanes y Ennahda abordan la web 2.0 podría llevar a pensar que los islamistas acusan cierto retraso en el tema. Estas organizaciones tienden, efectivamente, a utilizar los nuevos medios igual que los tradicionales, es decir, como instrumentos propagandísticos que transmiten a la base (la ciudadanía) los mensajes de la cúpula (los líderes). Ahora bien, no es por la naturaleza “islamista” de esas estructuras: si no han desarrollado pericia en los nuevos soportes es, en primer lugar, porque en el seno de su sociedad cuentan con otros mecanismos de influencia y movilización muy eficaces.

Otro factor es la introducción mediante las redes sociales de nuevas dinámicas que favorecen ciertas formas de actuación política en detrimento de otras: relaciones horizontales en vez de verticales, participación activa ciudadana, implicación de círculos ampliados en el interior de los procesos de decisión. No es coincidencia que a organizaciones estructuradas y jerarquizadas, como los Hermanos Musulmanes y Ennahda, les cueste posicionarse con respecto a esas nuevas dinámicas o incluso las percibían como una amenaza. Prueba de esa incompatibilidad, como mínimo parcial, es que muchos blogueros surgidos en el seno de los Hermanos Musulmanes decidieron abandonar la formación, antes o después de la revolución de enero, y en algunos casos los expulsaron y punto (...)".

No hay comentarios:

Publicar un comentario