jueves, 31 de octubre de 2013

Apartheid en Palestina

Tras las revueltas antiautoritarias árabes, Palestina ha  quedado en un segundo plano, en un ángulo muerto. Si bien es cierto que las negociaciones se retomaron el pasado verano, parece claro que, una vez más, no llegarán a ninguna parte por el empeño israelí a torpedear la solución de los dos Estados. Así las cosas cada vez parece más evidente que nos dirijimos a un sistema de segregación o de 'apartheid'. Mustafa Barguzi, una de las mentes más preclaras en la escena palestina, reflexiona sobre este aspecto en esglobal: "Apartheid en Palestina".

"Es esencial que logremos conocer y comprender mejor el sistema de esclavitud creado por Israel en Palestina. La historia moderna no ofrece ningún caso equivalente, tan dañino y represivo como este sistema de apartheid racista. A lo largo de siete decenios, la política oficial israelí se ha construido sobre los resultados acumulados de tres procesos. El primero fue la limpieza étnica del pueblo palestino, que alcanzó su punto más alto en 1948. El segundo fue la ocupación extranjera más larga de la historia, a punto de cumplir 46 años. El tercero es un sistema de apartheid más brutal que el que existió en Sudáfrica, cosa de la que dan fe los activistas sudafricanos que han visitado Cisjordania, como Desmond Tutu.

No solo Israel ha creado un número de refugiados palestinos que asciende ya a seis millones y a los que se les niega el derecho de retorno, sino que, desde 1948, se ha esforzado por privar de sus tierras a los palestinos que se quedaron en lo que ahora se llama Israel y por convertirlos en una mano de obra barata que estuvo bajo el control militar hasta 1966. Después de la guerra de 1967, el Ejército israelí trasladó su presencia a Cisjordania, Gaza y Jerusalén, donde las autoridades militares pusieron en marcha una campaña para robar sus tierras a los palestinos, expropiar los recursos naturales y arrebatar al pueblo ocupado los medios esenciales de subsistencia.

En la actualidad, Israel controla el 90% del agua en Cisjordania. Permite que los asentamientos ilegales consuman 2.400 metros cúbicos de agua por persona y año, frente a menos de 50 metros cúbicos por persona y año para los palestinos. En otras palabras, en Cisjordania, los colonos israelíes tienen derecho a 48 veces más agua que los palestinos. Además, Israel obliga a los palestinos a pagar el doble que a los ciudadanos israelíes por el agua y la electricidad que consumen.

Tengamos en cuenta, también, que la renta per cápita en Israel es de 32.000 dólares (24.000 euros aproximadamente), frente a menos de 1.500 dólares para los palestinos. A pesar de ello, gracias a los Acuerdos de Oslo, el Protocolo de París sobre relaciones económicas y el sistema unificado de aduanas, un palestino se ve forzado a pagar por los artículos que compra el mismo precio que un israelí que gana de media 20 veces más que él [...].

La situación es aún peor para los habitantes de Gaza, que llevan seis años siendo objeto de una inhumana campaña de castigo colectivo. En la Franja, los recursos hídricos están agotándose, están cada vez más contaminados y son, por lo tanto, cada vez menos adecuados para el consumo humano, y los largos y frecuentes cortes de luz agravan los peligros para la salud y aumentan las tensiones causadas por la escasez de medios básicos de subsistencia [...].


El apartheid es un sistema que ofrece dos tipos de leyes para dos pueblos o dos grupos étnicos que viven en la misma tierra. El apartheid israelí prohíbe que un palestino de Jerusalén viva con su esposa y su familia porque son de Ramala, a 16 kilómetros de distancia. Ella no tiene derecho a ir a Jerusalén para estar con él y si él se mudara a Ramala perdería sus derechos de ciudadanía y, por lo tanto, no solo el derecho a tener un seguro médico, sino también a vivir en Jerusalén, su ciudad natal. En cambio, de acuerdo con las leyes israelíes, un judío de cualquier parte del mundo tiene derecho a obtener la nacionalidad israelí en cuanto pone un pie en el Aeropuerto de Lod (Tel Aviv) y a vivir donde desee, ya sea en Israel o en las zonas ocupadas de Jerusalén y Cisjordania, que es hacia donde las autoridades suelen disuadirle mediante subvenciones y otras facilidades destinadas a animar a que los colonos se establezcan en tierras expropiadas a los palestinos.

 
La desgracia es que los palestinos han terminado pagando los costes de la ocupación y las injusticias sistemáticas debidas al apartheid, a través de tasas e impuestos que las autoridades israelíes pueden subir como les parece.
Está claro que el Gobierno israelí ha tomado una decisión. Ha dado al traste con la solución de los dos Estados y ha optado por un amplio sistema de apartheid. Y en el proceso, ha reducido la idea de un Estado palestino a una absurda entidad autónoma entre cuyas obligaciones está encargarse de garantizar la seguridad en los territorios ocupados, unos cantones y bantustanes aislados y separados del 60% de Cisjordania, que, a su vez, está separada de Jerusalén y de Gaza.

Ha llegado la hora de abandonar las ilusiones pasadas, reconocer que Oslo y sus protocolos han fracasado y decidir que el brutal sistema de apartheid no puede continuar. Como dijo el filósofo estadounidense, Henry Thoreau: “La revuelta contra la tiranía es la base de la libertad”. Los palestinos no serán libres ni tendrán prosperidad económica hasta que se rebelen contra el sistema del apartheid israelí".

3 comentarios:

  1. La noche anterior había un gran festejo en Ramallah para recibir a los 21 prisioneros de los 26 soltados, en la ciudad.
    Alrededor de la Muqata, el centro gubernamental de AP : Cantos, altavoces , amigos, familias, y Abbas levantando con ellos las manos en señal de Victoria.

    En Israel, por el contrario, el ambiente estaba triste, por todas aquellas víctimas asesinadas por esos terroristas  tratados como héroes  ese dia.

    El NYTimes llamo a esto " un abismo emocional", de alguna manera, es cierto. Un grupo de personas esta feliz cuando los asesinos son liberados antes de terminar de cuplir su condena,  mientras los otros lloran.
    Pero el abismo aquí es mas que todo lo que dice el NYT.

    De hecho el "abismo emocional" es la señal de una enorme  division cultural entre estos dos pueblos que explica mas sobre la ausencia de paz que cualquier conferencia sobre historia, fronteras, refugiados.

    Sencillamente, en tanto y cuando los arabo musulmanes honren a los asesinos, no hay razon alguna para creer que desean el final del conflicto.

    Para equilibrar la embarazosa ceremonia de jolgorio en Ramallah por la suelta de los prisioneros,( y traduzco  suelta, no liberacion, deliberadamente) se puso en la picota la decision de Netanyahu de construir 1500 apartamentos en Jerusalem.

    De ninguna manera era un gesto para apaciguar a los propios israelíes indignados por la suelta de terroristas. Hasta miembros de su coalición  trataron el comentario de cínico. y ellos, como muchos israelíes, consideran normal  construir en los barrios judíos  ya desde hace 40 años , en su capital, Jerusalem.

    Lugares ademas, que seguirían siendo israelíes mismo si se llegaba a un acuerdo de paz que creara un estado Palestino.
    Algunos hubieran preferido una congelación de la construcción antes que la liberación de los asesinos .Y eso también se entiende.

    Pero aquí no se trata tanto de saber como juega la política Netanyahu ni de como la falsa acusación de construir en Jerusalem pueda ser  un obstáculo para la paz.

    Es que los dos pueblos en este conflicto parecen estar dirigidos por valores que no solo son contrarios sino que representan un abismo entre civilizaciones.

    El foco del nacionalismo palestino no esta en construir un estado putativo, haciendo de el un mejor lugar donde vivir, o quizás crear un proceso político que les permitiera expresarse con libertad.
    De nada de eso se hablaba en Ramallah mientras su "presidente" elegido por 4 años, pero ya en su 9º año , hacia todo lo posible para equiparar su política con aquellos que han apuñalado, matado y atacado con bombas a judíos y esto, a sangre fría.

    Abbas lo hizo porque su cultura política palestina aun venera el derramamiento de sangre como  la autentica esencia del  patriotismo.

    Esta es la razon por la que los terroristas son héroes palestinos en vez de ser los últimos vergonzosos restos de un pasado violento supuestamente acabado.

    Entre los israelies, hay  un debate sobre la sensatez de los asentamientos de Judea Samaria mismo si pocos discuten el derecho de su pais en construir en cualquier parte de su Capital.

    Pero los israelíes no tratan  a esa pequeña minoría de Judios que han cometido actos de violencia fuera de la ley contra los Arabes, como héroes.
    Son castigados, no jaleados..

    Hasta que no podamos decir lo mismo de los Palestinos, no se vislumbra la paz por ningún sitio.

    ResponderEliminar
  2. Y sobre tu articulo querido Ignacio, no me creo que seas tan ignorante de la historia... Está claro que no son palabras gratuitas... No creo que se le haga ningún favor a los palestinos de buena fé, al escribir semejantes barbaridades y al revisar la historia de tal manera.

    ResponderEliminar
  3. "Sistema de segregación", "apartheid" dices? Israel es el,país donde los arabo musulmanes de Oriente Medio viven mejor, incluidos los palestinos! Quien esta ahora ayudando a los refugiados sirios? Infórmate un poco... El tal Mustafa Barguzi esta completamente desfasado, vive en el pasado, "mente preclara" dices? por favor Ignacio... El revisionismo ya no funciona... Ahora funciona mejor la honestidad, ya no se puede engañar al mundo con tanta facilidad.

    ResponderEliminar