martes, 8 de enero de 2013

Hagel y el lobby israelí

En el post de ayer se hablaba de la posibilidad de una reactivación de la pax americana en Oriente Medio. El eurodiputado Menéndez del Valle se lamentaba de la abulia de la Unión Europea, a pesar de que cuenta con los resortes necesarios para adoptar una posición mucho más enérgica hacia Israel que, con su ocupación de los territorios palestinos, viola sistemáticamente el Derecho Internacional desde hace más de 45 años.

Hoy aprovecho para recoger unos datos del último Informe Semanal de Política Exterior, que señala que "la UE es el primer socio comercial de Israel. En 2011 exportó al mercado israelí por valor de 17.000 millones de euros (un 26% de las importaciones israelíes, solo por detrás de EEUU) e importó de este país unos 13.000 millones. El mercado comunitario absorbe el 35% de las exportaciones israelíes. En 2010 las inversiones directas de la UE en Israel supusieron casi 4.000 millones de euros, un aumento del 22% en relación a 2009. Israel participa muy activamente en los programas marco europeos de I+D". La UE, por lo tanto, si tiene mecanismos a su disposición para obligar a Israel a retomar el proceso de paz.

Ayer el presidente Obama nominó al senador republicano Chuck Hagel como secretario de Defensa o, lo que es lo mismo, máximo responsable del Pentágono. Destacados miembros del lobby pro-israelí en Washington se apresuraron a denunciar que Hagel no es partidario de atacar a Irán y defiende el diálogo entre Israel y Hamás, intentando presionar para que la Casa Blanca revise su decisión o para que el Senado obstaculice su nombramiento.
El New York Times recoge en su edición de ayer una carta que el American Jewish Committee habría enviado a los senadores instándoles a oponerse a la nominación de Hagel. Dicha carta cuestiona "sus opiniones en torno a las prioridades básicas de la seguridad nacional de Estados Unidos, en particular sobre la eficacia de las sanciones contra Irán, sobre la opción militar contra Irán, sobre la categorización de Hezbollah como organización terrorista y sobre la naturaleza especial de la relación Estados Unidos-Israel".

En su portal, la BBC recogía algunas declaraciones del senador Hagel, quien habría señalado en 2008 lo que es un secreto a voces: "El lobby judío intimida a muchas personas aquí". Además habría defendido su autonomía frente a las presiones de los sectores pro-israelíes: "Soy un senador de Estados Unidos, no un senador israelí". Este tipo de declaraciones han generado la alarma de los partidarios de Israel en Washngton. Resumiendo un estado de ánimo colectivo, Matt Brooks, director ejecutivo de la Coalición Judía Republicana, señaló que la designación de Hagel era "una bofetada en la cara de todo americano preocupado por la seguridad de Israel".

En su primera entrevista tras la nominación, Hegel se ha declarado un firme defensor de Israel, aunque dejó entrever su criticismo con las políticas de sus gobiernos. Según recoge The Jerusalem Post, Hagel señaló: "Lo que es del interés de EEUU es ayudar a Israel y a los palestinos a encontrar un medio pacífico para que vivan juntos". Además reconoció el creciente aislamiento de Israel tras la Primavera Árabe: "Israel está en una muy delicada situación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario