miércoles, 23 de enero de 2013

Lectura de las elecciones israelíes

Los electores israelíes han vuelto a dar su apoyo a la coalición gobernante Likud-Beitenu, que ha obtenido 31 escaños (frente a los 42 que tenía en la anterior legislatura). Yish Atid, la formación laica y centrista del periodista Yair Lapid, ha dado la sorpresa al convertirse en segunda fuerza con 19 escaños y atraer buena parte del voto de castigo contra Netanyahu.

En tercer lugar ha quedado el Partido Laborista con 15 escaños (dos más que en las anteriores elecciones, pero muy lejos de las abrumadoras mayorías que obtenía décadas atrás). En cuarto lugar, el ultraortodoxo sefardía Shas (con 11 escaños), empetado con el ultranacionalista Casa Judía de Nafatali Bennett(con 11 escaños, el doble de los que disfrutaba su predecesor el Partido Nacional Religioso). Hatnua, de la excanciller Tzipi Livni, ha conseguido seis escaños (recogiendo parte del voto de Kadima, que se ha quedado con sólo dos, pero sin confirmarse como alternativa de gobierno). El izquierdista Meretz ha duplicado su representación (pasando de tres a seis escaños). Los partidos árabes, por su parte, han obtenido 12 escaños (Lista Árabe Unida, Hadash y Balad).

El gran perdedor ha sido Benjamin Netanyahu, que se presentaba como el salvador de Israel y como el hombre fuerte que podría garantizar la seguridad de Israel y golpear el programa nuclear Irán. No sólo no ha conseguido mantener su posición, sino que además se verá obligado a forjar una alianza más inestable que la de la anterior legislatura. Es de prever que, dada la atomización de la Knesset, el primer ministro israelí trate de formar una coalición lo más amplia posible, algo que, sobre el papel, permitiría evitar el chantaje de las formaciones minoritarias. Para Ze'ev Elkin del Likud "cuanto mayor sea, la coalición será más estable y menos vulnebrable a las extorsiones" de los partidos bisagra.
Aunque Lapid se ha presentado como el adalid del laicismo y ha cuestionado los privilegios de los que disfrutan los ultraortodoxos, podría participar en el próximo gobierno en el caso de que le ofrezcan una cartera de relevancia. Ayer por la noche apoyó la creación de una amplia coalición de centro-derecha para hacer frente a los desafíos a los que se enfrenta Israel, poniendo énfasis en la agenda doméstica y la situación socioeconómica. Algunas fuentes sitúan a Lapid como futuro ministro de Asuntos Exteriores, lo que sería una maniobra perfecta para mejorar la imagen exterior de Israel y tratar de corregir el daño causado por Liebermann como canciller. Habrá que ver si Lapid se presta a ser la cara amable del Gobierno de Netanyahu.

Irán volverá a focalizar la atención del nuevo gobierno israelí, que tratará de seguir su estrategia de hechos consumados en los Territorios Palestinos. Al hacerlo se pondrá en evidencia el consenso de la escena política israelí en torno a la necesidad de enterrar de manera definitiva la solución de los dos Estados y apostar con claridad por la solución un sólo Estado no democrático, tal y como señala el analista israelí Roi Maor en 972 Magazine.

Para Miguel Ángel Bastenier, veterano analista de El País y excelente conocedor de Israel, la solución "un solo Estado para las dos nacionalidades, resulta aun más intratable: un Estado democrático en el que no se distinguiera a los ciudadanos por su origen, como defiende al menos nominalmente la izquierda palestina, es inaceptable para la práctica totalidad de judíos israelíes porque pasarían a ser una minoría en el Estado; y un ordenamiento político en el que los palestinos fueran nacionales de segunda clase, o aún peor en el que se transfiriera a gran parte de ellos a los Estados árabes limítrofes, no tendría nada de democrático".

2 comentarios:

  1. Estimado Ignacio,
    Creo que existen dos errores en el cómputo de diputados que figura en este post.
    1) Si bien se ha registrado un aumento en el número de diputados árabes electos en listas propias, este incremento ha sido de un diputado, por lo que son 12 y no 13 los diputados de los partidos árabes (5 de la Lista Árabe, 4 de Hadash y 3 del Balad).
    2) El Shas ha obtenido 11 y no 12.
    Un saludo.
    http://www.haaretz.co.il/st/inter/Global/center/night_center_eng.htm

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Es cierto que algunas de las cifras bailaban por haberme basado en los sondeos a pie de urna. Ya he corregido con los resultados definitivos. Gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar