jueves, 17 de enero de 2013

Los Hermanos Musulmanes en el CNS

El último número de la revista Maghreb-Machrek, que lleva el número 213 y está dedicado a la crisis siria, incluye mi artículo "Le Conseil national syrien: genèse, développement et défis", en el que analizo la evolución del Consejo Nacional Sirio (CNS) desde su creación hasta nuestros días. El artículo es bastante extenso, pero me permito recuperar algunos de sus párrafos sobre la implicación de los Hermanos Musulmanes en dicho consejo:

Los HHMM representan la mayor corriente en el seno del CNS. Según diferentes estimaciones, al menos un tercio de sus integrantes pertenecen a la corriente islamista, lo que en la práctica les da capacidad de veto a la hora de elegir su presidente o fijar sus estrategias. La paradoja reside en que los HHMM no cuentan con similares apoyos en el interior del país donde nunca extendieron su influencia más allá del ámbito urbano. Como reconociera su propio guía supremo Mohammed Riad Shaqfa: “Los HHMM no tiene una base sólida en Siria debido a la ley 49 de 1980, que castiga con la pena de muerte la pertenencia a la organización”. En las últimas tres décadas, el régimen sirio ha patrocinado un islam oficial a través del control de las instituciones religiosas y ha promovido a las órdenes sufíes como contrapeso a dicho movimiento islamista.

A pesar de esta circunstancia, los HHMM disponen de una amplia representación en el seno del CNS, lo que ha llevado a diversos analistas a tacharlo de un club árabe suní e islamista. Por ejemplo, Thamer al-Jahmani, abogado de la sureña ciudad de Deraa, manifestó al respecto: “EL CNS ha tomado un color islamista justo en el momento en el que necesitábamos asegurar su futuro en la Siria post-Asad a todas las minorías y étnias”. Probablemente esta sobrerrepresentación tenga mucho que ver con el papel de Turquía como uno de los principales patrocinadores del CNS y con el respaldo financiero que recibe tanto de Qatar como de Arabia Saudí.
Pese a esta sobrerrepresentación, los HHMM han aceptado la instauración de un Estado civil, plural y democrático tras la caída del régimen. En consonancia con los planteamientos defendidos en su programa político de 2004, la Hermandad es partidaria del pluripartidismo y rechaza instaurar un Estado islámico. Como manifestara el propio Shaqfa en una entrevista con el diario Al-Sharq al-Awsat: “Los HHMM no pretenden imponer un Estado religioso en Siria y, si llegamos al poder, no vamos a ignorar a nadie. Vamos a trabajar con todos y vamos a poner en vigor leyes que garanticen la libertad, la justicia y la igualdad... Todos los ciudadanos serán iguales en derechos y deberes y no habrá distinción en base a la religión o la secta. Todas estas enseñanzas son acordes con los principios islámicos”.

De hecho, los HHMM publicaron el 25 de marzo de 2012 un nuevo pacto político en el que se pronunciaban a favor de un Estado civil, plural y moderno con un gobierno electo en elecciones libres, competitivas y transparentes, en el que los ciudadanos tuvieran los mismos derechos independientemente de su étnia, religión, escuela de pensamiento u orientación política y en el que se respetaran los derechos humanos, tal y como fueron dictados por la ley divina y son recogidos en las convenciones internacionales. Un Estado que respetase la separación de poderes, basado en “el diálogo y la participación y no en el monopolio, la exclusión y la dominación”. En definitiva, un Estado que reconociera que “la diversidad es enriquecedora”.

En todo caso parece que el CNS no es la única apuesta de los HHMM. Tras la victoria electoral de Ennahda en Túnez y de los HHMM en Egipto, la rama siria de la formación está convencida de que asumirá un papel central en la Siria post-Asad. En estos momentos, la prioridad de los HHMM es poner fin a la anomalía que supone su escasa implantación en el interior del país. Para revertir esta situación estaría empleando diferentes mecanismos, entre ellos la prestación de ayuda humanitaria, el respaldo material a los grupos opositores y la creación de brigadas armadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario