viernes, 11 de mayo de 2012

Palestina, Alepo y El Cairo

El blog Traducciones de la Revolución Siria publicaba hace unos días este artículo del libanés Elías Khoury titulado "Desde Palestina, hacia Alepo en el norte y El Cairo en el sur" originalmente aparecido en el diario londinense Al-Quds al-Arabi. A continuación reproducimos algunos extractos:

"La huelga de hambre de los presos palestinos ha entrado en su tercera semana, mientras que Alepo ha presenciado uno de los episodios más salvajes de represión al irrumpir los servicios de seguridad en la ciudad universitaria y disparar. Por su parte, Egipto está viviendo uno de los más violentos enfrentamientos con la Junta Militar gobernante. La sangre corre en los tres grandes centros del Oriente árabe: represión, resistencia y movimientos populares que expresan una dignidad que han minado durante mucho tiempo la ocupación, la represión y la dictadura.

¿Hay alguna relación entre estos tres hechos simultáneos? ¿Qué relación hay entre Alepo y las cárceles israelíes? ¿Cómo pueden unirse los cruentos sucesos de Al-Abbasiya (Egipto) con la huelga de los presos o con el levantamiento de los estudiantes de la universidad de Alepo? El denominador común está claro: es la resistencia a la injusticia y la defensa de la dignidad, pero lo curioso es que la ola de revoluciones árabes en el centro sirio-egipcio-palestino ha adoptado su forma más violenta y sangrienta, como si todo lo que ha pasado desde la revolución tunecina se concentrase ahora aquí y se estuviera acercando al momento decisivo. Aquí se decide hoy el destino de las revoluciones árabes, y con ellas, el destino de la región.


Aquí, es decir, en Egipto, Siria y Palestina, se está construyendo el presente árabe y se están abriendo los horizontes del futuro. Si las revoluciones siria y egipcia sufren de un vacío en el liderazgo político, fruto de la incapacidad de los jóvenes de la revolución de conformar nuevos y sólidos marcos políticos que dirijan el movimiento de las masas, el levantamiento del hambre que están llevando a cabo los presos de Palestina es también expresión de la falta de liderazgo, al ser incapaces ambos bandos (Hamas y Fatah) de conformar un nuevo horizonte para la lucha palestina contra la ocupación.

Este claro vacío de liderazgo expresa una nueva realidad que las élites de la oposición no han podido plasmar en programas políticos claros ni en nuevas formas de organización. Es un indicio de que lo que sucede es un nuevo comienzo sin precedentes, que, como tal, está abocado a tropezarse y caer en cierta ambigüedad y desorientación intelectual.

Esta falta de orientación puede constituir un gran peligro porque las fuerzas del poder dictatorial y de la ocupación saben bien lo que quieren: los militares en Egipto quieren mantener su imperio de poder político y económico sin tener que rendir cuentas, la mafia militar-económica en Siria quiere mantenerse en el poder aunque ello acarree la destrucción total del país, y la ocupación quiere seguir con su política de apoderamiento de tierras, limpieza étnica, y anexión de territorios. Sin embargo, estas fuerzas no podían ni imaginarse la voluntad de resistencia de la que hacen gala los pueblos, una voluntad que ha superado al miedo y a la muerte, haciendo del presente árabe un modelo sorprendente de la voluntad de unos pueblos que han roto todas las cadenas [...]".

No hay comentarios:

Publicar un comentario