miércoles, 2 de mayo de 2012

Presos en huelga de hambre

Abdo Tounsi, editor de la revista Palestina Hoy, reflexiona en "Mi celda, mi tumba número 9" sobre la situación de los miles de presos palestinos detenidos en las cárceles israelíes muchas veces sin ningún tipo de acusación bajo leyes vigentes desde la época colonial británica. Miles de ellos llevan a cabo una huelga de hambre reclamando sus derechos.

"La noticia: “el preso Hassan Salameh en celda de incomunicación al igual que otros 18 presos, relato su calvario y describe su celda: “Mi celda, es mi tumba número 9, fría y desoladora, oscura y estrecha…es mi tumba”… lo dice en un trocito de papel que pudo filtrar a otros presos
El relato del preso Hassan Salameh incomunicado en una celda de las cárceles del único “Estado democrático” de la zona, que la describe como una tumba, SU TUMBA NÚMERO 9, es un relato de escalofrío y de indignación ante la clara infracción de los DDHH, una situación que la viven otros 18 presos incomunicados totalmente: ni abogados, ni Cruz Roja, ni familiares con solo una comida al día, insultos, maltrato físico y psíquico (música alta y luces fuertes). Cabe señalar que estos presos incomunicados están en esta situación porque son líderes en las protestas que a través de huelgas de hambre “Vientres Vacíos” que los presos políticos palestinos llevan a cabo para exigir sus derechos, derechos que las leyes internacionales les otorga por ser presos políticos y por ser presos de una POTENCIA OCUPANTE.
Oyendo lo que cuenta el ex preso franco-palestino Salah Hamouri recién liberado, hablando de los niños presos en las cárceles del Estado sionista: “Totalmente privados de cualquier presencia adulta. Nunca hay una ONG presente con ellos. Prohibición de seguir los estudios o de tener libros. Sin visitas (¡para algunos, sin visita desde 2006!) Ejemplo de maltrato: Los desplazamientos al tribunal. Despertados a las 4h de la mañana, luego encerrados en una pequeña sala de aislamiento hasta las 10:00 h o las 11:00 h. Registro. Esposas. Llegada de las fuerzas especiales. Segundo registro corporal. Desplazamiento en un bus cuyo interior es totalmente metálico (un horno en verano, un congelador en invierno). El desplazamiento puede durar varias horas. A la llegada a la cárcel de donde depende el tribunal: tercer registro. Cada niño pasa alrededor de 3 días en aislamiento. Día D del tribunal: Levantados al alba. 4º registro en presencia de perros. Espera en una habitación abierta a la intemperie desde las 7 de la mañana hasta, a veces, las 7 de la noche. Interdicción a los padres, si están presentes. El abogado no puede acercarse al niño a más de un metro” Nos damos cuenta hasta que punto estos relatos son documentos para ser una prueba contundente para condenar a ese Estado sionista “democrático” a las más severas condenas jurídicas y someterle a un aislamiento total hasta que caiga su régimen, como cayó el de Sudáfrica del Apartheid.
Basta ya de tanta hipocresía hay que poner las cosas en su sitio y la población del mal llamado “mundo libre” ha de poner a sus políticos ante la realidad de su doble rasero y el baile de aguas que le hace al sionismo. De lo contrario estas poblaciones pagarán caro sus indiferencias como lo pagaron sus antepasados con tantas guerras y desastres en circunstancias parecidas, donde la desidia dejó paso al Mal, porque esta situación es un fuego bajo el hielo de sus conciencias que hará que paguemos justos por pecadores".

1 comentario:

  1. Gracias estimado Ignacio por hacer eco de nuestras publicaciones. La causa de los presos palestinos en general y los que está en huelga de hambre en particular, merece una especial atención de todos nosotros ya que los medios no lo retratan tal como es. Un saludo http://abdotounsi.com/2012/05/04/no-digas-a-madre-que-estoy-ciego/

    ResponderEliminar